El caso Vicentin, eslabón de un sector concentrado en capitales extranjeros

Política / Economía 31/01/2020 Por
El gigante agroexportador es investigado por “maniobra fraudulenta” contra el Banco Nación. Así opera el sector que tiene a 6 de la principales 10 empresas en manos extranjeras.
Vicentin
El gigante agroexportador Vicentín es investigado por posible “maniobra fraudulenta”

chapa_ed_impresa_01


Especial para La Nueva Mañana

Como es de público conocimiento, el gigante agroexportador Vicentín es investigado por posible “maniobra fraudulenta” en complicidad con la anterior dirección del Banco Nación. Javier González Fraga, quien presidió el banco entre 2017 y 2019, quedó bajo la lupa luego de que el nuevo directorio de la banca pública advirtiera que el crédito otorgado a la compañía agroexportadora superaba ampliamente el límite de capital prestado a Grandes Empresas. “Sin fundamento alguno la empresa obtuvo la refinanciación que requería sin hacer las cancelaciones correspondientes para volver a encuadrar en la normativa”, afirma un informe emitido por el directorio del banco más grande del país que remarca que la anterior administración prestó dinero violando las reglas vigentes.

Aportes de campaña a Macri, expansión, deuda y “estrés financiero” 

Por lo tanto, el economista y ex candidato a vicepresidente por la UCR en el 2011 deberá dar cuenta de las irregularidades ocurridas durante su gestión en el directorio del banco. Asimismo, la conducción de Vicentín (principal aportante de la campaña presidencial de Macri, según señala el periodista santafesino Germán Mangione) enturbió aún más su situación al declararse a principio de diciembre del año pasado en “estrés financiero”, interrumpiendo, así, pagos a sus acreedores, al fisco y a toda la cadena agroindustrial de proveedores. Según el registro de deudores del Banco Central, el holding acumula doce cheques rechazados por un total de 60 millones de pesos. Mientras que la máxima autoridad monetaria calificó a la deuda que mantiene con la banca pública como de “alto riesgo de insolvencia”. Casi el 80 por ciento de la deuda contraída por la empresa afincada en la localidad de San Lorenzo tiene al Banco Nación como único acreedor, con más de 18 mil millones de pesos. 

Sin embargo, esta declaración de “estrés” no se condice con el proceso de expansión del patrimonio neto (activo menos pasivos) que denotan los últimos balances de la empresa. El balance Nro. 60 de Vicentín da cuenta de un crecimiento del patrimonio neto de casi un setenta por ciento en relación a los poco más de $12 mil millones del año 2017. Recordemos que el holding manejado por las familias Padoán-Novelli no solo almacena y procesa cereales y oleaginosas para producir harina, aceites y pellets, principalmente; también produce miel, carne, vinos, jugo de uva y biodiesel (en asociación con una multinacional suiza). Poco más del 10% de lo producido por el holding se destina al mercado interno, el resto se despacha al exterior por puertos propios ubicados en la localidad santafesina de San Lorenzo. Por los puertos de esa localidad, en su mayoría privados, en la rivera del Paraná, se despacha el grueso de la producción agropecuaria del país.

En un informe realizado por el economista y ex diputado nacional Claudio Lozano sobre los balances de la empresa agroexportadora se advierte que hay una baja imputación de los activos en moneda extranjera, lo cual no se condice con el claro perfil exportador de Vicentín que destina al mercado externo el grueso de su producción, por tanto sus ganancias están dolarizadas. “Claramente aquí hay un punto por demás contradictorio en el balance de esta firma”, señala el actual director del Banco Nación.

El comercio exterior recoge dólares con un colador

A diferencia de lo que ocurre con otros sectores de la economía en cuya estructura de costos los insumos importados son importantes; en la cadena de valor de la agroindustria las importaciones no son significativas. En consecuencia, las exportaciones del sector son vitales para la balanza comercial, al generar dólares genuinos. Las últimas publicaciones detalladas referidas a exportaciones agropecuarias dan cuenta que solo tres empresas agroexportadoras explican el 36% del total de todas las exportaciones agropecuarias, primarias y agroindustriales. Las mismas pertenecen a capitales extranjeros. Cargill, A.D.M. Agro, Bunge, COFCO y AGD son las cinco compañías que despacharon mayor volumen en el 2018; la suma de sus exportaciones explica el 54% de los despachos vinculados con el agro. Si a ese lote le sumamos a las firmas Vicentín, Dreyfus, Oleaginosa Moreno, Molinos Agro y ACA, obtenemos las diez principales exportadoras de Argentina. El top ten representa el 90% del volumen exportado sobre un total de casi cincuenta empresas exportadoras de productos agropecuarios.

De lo anterior se desprende que de las 10 empresas que representan el 90% de los despachos de cereales, oleaginosas, subproductos, harinas y aceites, solo cuatro son de capitales privados nacionales, el resto tiene su sede en Europa, Estados Unidos o China. De las empresas que explican el grueso de las exportaciones; las de origen nacional representan solo el 30% del volumen despachado. Esta información dada a conocer por el Ministerio de Agricultura refleja que un puñado de compañías define el flujo de dólares en la economía. Es indudable el poder de condicionamiento e injerencia en la política económica que detentan las compañías señaladas al disponer de un bien estratégico para la economía del país cuando la restricción externa (escasez de divisas) es un problema estructural de Argentina.

¿Qué pasó con Vicentín?

A todo esto cabe preguntarse qué ocurrió con Vicentín, ¿cómo explica su expansión en los últimos cuatro años teniendo en cuenta que no presenta un crecimiento significativo en despachos de aceite, su principal producción?¿Por qué financiaron la reelección de un modelo que les generó “estrés financiero”? ¿A qué se debe su supuesta insolvencia? ¿Será que el “reperfilamiento” de deuda que aplicó el gobierno anterior fue un palo en la rueda de la bicicleta financiera sobre la cual se montaron? ¿Cuántos dólares se pierde la economía por la subfacturación de exportaciones que realizan las acopiadoras en sus puertos privados? ¿Cuántos de estos dólares generados por compañías extranjeras desaparecen por vía legal en concepto de giro al exterior de remesas y utilidades, teniendo en cuenta lo permisivo de nuestra ley de inversiones extranjeras?.

A la fecha poco se sabe de la situación del holding que en el 2018 exportó más aceite y subproductos que el resto. Sólo tenemos la certeza de que el sector estratégico que canaliza la producción argentina hacia el mercado mundial, el encargado de cambiar por divisas bienes competitivos, se encuentra concentrado. El comercio exterior no solo está en pocas manos, también está fuertemente extranjerizado. Por su parte, la conducta de los capitales locales no siempre se diferencia del accionar de las multinacionales. Puesto que habitualmente fugan divisas producto del intercambio comercial y de la defraudación al fisco. Por caso, Molinos Agro, novena en el ranking de despachos al exterior, sus capitalistas son de origen nacional; sin embargo, Gregorio Pérez Companc, máximo responsable de la firma, figura vinculado a una entidad off shore, según la información filtrada  por los Panama Papers. 

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar