“La cooperativa es la forma más genuina de trabajar colectivamente"

La cooperativa de trabajo 1936 ofrece comida saludable, tiene un espacio cultural y un Almacén de Economía Social en su local en el centro de la ciudad de Córdoba.
3 clientes
La cooperativa gestiona un restaurante en San Jerónimo 514, donde además funciona su Almacén de la Economía Social. - Foto: gentileza.

chapa_ed_impresa_01

1936 Comida Saludable es una cooperativa de trabajo autogestionada que desde hace cinco años funciona en Córdoba en el rubro gastronómico y de la alimentación. Hoy son nueve personas que realizan tareas de producción de alimentos y atención al cliente, gestión, administración y comunicación. Además, inauguraron el espacio de Cultura Libertaria donde realizan actividades culturales y educativas y, también, comercializan productos de otras cooperativas o emprendimientos familiares a través de su Almacén de Economía Social.

La cooperativa gestiona un restaurante en San Jerónimo 514 de la ciudad de Córdoba, donde ofrece de lunes a viernes, de 9 a 16 horas, el menú del día (vegetariano y con carnes), ensaladas, quesadillas, tartas, sopa paraguaya y platos clásicos como pastas y minutas. También, por la mañana, hay cafetería e infusiones.

En el mismo local funciona el Almacén de Economía Social, que está orientado a difundir y distribuir producciones de otras cooperativas y emprendimientos autogestionados de la provincia y del resto del país. “El Almacén tiene su origen en el hecho de que al principio estábamos en otro local en un corazón de manzana, sin vidriera ni infraestructura y teníamos que salir a vender a otros emprendimientos gastronómicos. Se nos hacía muy difícil insertarnos en el mercado y trabajábamos en condiciones desfavorables. La idea del Almacén surge para darle la posibilidad a otros emprendimientos de exhibir sus productos en Córdoba. La idea también es armar redes, crear vínculos, que se puedan asociar, tener un espacio de encuentro. Y ya sucedió con dos cooperativas que comenzaron a colaborar entre ellas”, le contó a La Nueva Mañana Santiago Rodigou, miembro de la cooperativa.

1 asamblea
La cooperativa 1936 en plena asamblea. Foto: gentileza

–¿Cómo empezaron con el almacén y qué productos tienen?

–Empezamos con dos cooperativas. Una que hace cosmética natural (ungüentos medicinales, talcos, bálsamo labial, herbolario, desodorantes y repelentes naturales) y otra que hace marroquinería (mochilas, alforjas, billeteras, tabaqueras). Después sumamos otros emprendimientos como uno que tiene aceitunas, aceite de oliva, dulce de membrillo y otro que produce pulpa de durazno y damasco, jugo de uva, durazno y peras al natural, aromáticas, condimentos. Otra cooperativa produce un juego que se llama Coopolis, que es como el Monópolis pero cooperativo, donde los participantes no compiten entre sí sino que colaboran para ganarle al juego. Además, distribuyen otros juegos. Tenemos emprendimientos que traen condimentos, aceitunas y aceite de oliva ahumados, cooperativas que producen yerbas mate. Otra que hace té orgánico. Otras hacen productos de la ginecología natural. Trabajamos también con unas chicas privadas de su libertad que hacen mochilas, luncheras, porta cosméticos, bolsos. Tenemos productos agroecológicos de dulce de leche, aceite de girasol, harina de maíz, mieles, dulces, arrope, fernét casero, remeras, libros, publicaciones. Productos muy diversos.

–¿Por qué eligieron conformar una cooperativa como forma de organización laboral?

–No creemos que las empresas de capital sean la forma más genuina de trabajar colectivamente. Queremos gestionar nuestro trabajo y que las responsabilidades del proyecto se distribuyan de forma equitativa, aunque no siempre se llega a eso. Tratamos de innovar, de ponerle el cuerpo y la cabeza al proyecto. Entendemos a la cooperativa como la forma más genuina de trabajar colectivamente porque reconocemos cuáles son los valores cooperativos: el apoyo mutuo, la asamblea como la forma más democrática de tomar decisiones. Igualmente, reconocemos que hay cooperativas más verticalistas o con Consejos de Administración en los que la mayoría son operarios y no militan el cooperativismo. Nosotros militamos el cooperativismo. A medida que se fue complejizando el proyecto nos dimos cuenta de que, más allá de que las decisiones importantes se toman en asambleas, tenemos mecanismos para que las distintas áreas puedan ir resolviendo cuestiones de funcionamiento diario

2 producción
"Trabajar en forma colaborativa y cooperativa, no solo entre nosotros sino también con otros, nos ha permitido sortear dificultades", aseguran los socios de 1936. Foto: gentileza.

–¿Cómo fue el proceso administrativo de conformación de la cooperativa?

–Desde el comienzo nos autoreferenciamos como cooperativa de trabajo. No creemos que se haga una cooperativa sólo por tener la matrícula. La matrícula es una herramienta que nos posibilitó el accedo a un local, a tener una vidriera, a poder comercializar productos y a tener un papel frente al Estado y a los sindicatos. El trámite era bastante engorroso para hacerlo de manera individual, así que lo hicimos de forma colectiva y eso lo aceleró un poco. Igualmente, desde que la pedimos hasta que se presentó alguien del Inaes pasó un año. Igual siempre seguimos trabajando. Pasó más tiempo hasta tener el estatuto y otro tanto para tener una cuenta de banco. Hubo bastante burocracia en el proceso. 

–¿Cuáles han sido las dificultades que han enfrentado?

–Innumerables dificultades. Pero el hecho de trabajar en forma colaborativa y cooperativa, no solo entre nosotros sino también con otros, nos ha permitido sortear esas dificultades. Eso es positivo. Hemos tenido las dificultades que seguramente tienen las cooperativas nuevas: falta de financiamiento, de herramientas, de maquinarias y la falta de conocimiento en la gestión. La mayoría venían de trabajos con patrones y hay que empezar a visualizar tareas de gestión, de responsabilidades individuales. Vamos aprendiendo. Otro tipo de dificultades tienen que ver con el grupo humano, sobre cómo trabajar de forma colectiva, cómo resolver los conflictos, cómo manejarlos saliendo de los lugares que el sistema te impone, desde el individualismo, y superarlos desde la asamblea, desde la comunidad, desde otra perspectiva. La confianza y el vínculo también nos ayuda a superar las dificultades.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar