Mala Fama: “Desde las últimas elecciones la esperanza renació”

Cultura 06/12/2019 Por Gonzalo Puig
La banda actuará en la Fiesta Sabor, que se realizará este sábado. Hablamos con Hernán Coronel, el carismático líder de una de las bandas míticas de la cumbia villera.
Mala Fama © prensa

chapa_ed_impresa_01


Especial para La Nueva Mañana

Este milenio comenzó con una Argentina convulsionada que derivó en la explosión luego de la experiencia neoliberal de los 90. La banda de sonido de ese tiempo tuvo como gran exponente a la cumbia villera, esa nueva evolución de la movida tropical que había cobrado fuerza desde comienzos de los 90, sobretodo en el conurbano bonaerense. La cumbia villera fue a nuestro país, lo que el trap original de Atlanta fue a la cultura popular norteamericana. Esas canciones escandalizaban las moralinas televisivas de la época que discutían las letras de Damas Gratis, Flor de Piedra, Pibes Chorros y Mala Fama. Las letras exponían la dura vida de un gran sector de la población que generaba identificación por una masa importante de gente en todo el país. Drogas, sexo, el gatillo fácil, salir a ajustar para vivir, el ‘no future’ punk, tenía sonido cumbiero en nuestro país. Era, como dice Miss Bolivia, cumbia anti rati.

De todos esos exponentes que tomaron fuerza en los primeros dos mil, surgía uno que por espontaneidad y desparpajo se diferenciaba del resto. Eso era Mala Fama, la banda que le cantaba a la “marca de la gorra” para referirse a la policía. Desde hace unos años esta agrupación sobreviviente de esa movida vive un revival de éxito, que no va a caballo de tener hits en radios, sino del carisma de Hernán Coronel, la cabeza creativa de la banda: “No creo que no haya podido no encontrarme con la música. Sin la música no sería yo. La música se me metió en la mente desde que nací”, dice Coronel, quien afirma llevar con “toda naturalidad, mucha noción musical y alegría”  los 20 años de recorrer escenarios. "La verdad es que nunca me imagino a futuro, así que nunca me imaginé que Mala Fama iba a llegar a tener 20 años. Nunca me puse a pensar en eso”, agrega. 

- ¿A qué creés que se debe el nuevo éxito de Mala Fama?

- Yo creo que tiene que ver con mi forma de ser y obviamente que ‘la sagrada musiquera’ (N.de R.: de esta forma se refiere Coronel a la diosa de la música) cayó porque todas las canciones de Mala Fama son muy musicales, muy elaboradas. Además somos muy incisivos en lo musical. Si escuchas las canciones tienen muchos arreglos y le damos mucha importancia a eso, todas tienen un contenido copado y con un buen laburo de la rima. Van para arriba, para abajo, te hacen bailar y levantar las manos y todas esas boludeces. Además creo que soy una persona muy natural que todo el tiempo intenta alegrar a la gente. Aparte, debo tener un cierto grado de genialidad en las cosas que invento, ¿no?

- Mala Fama apareció en un momento complicado del país a comienzos de los 2000. ¿Cómo ves la cosa ahora?

- Fue muy feo este último tiempo que hemos vivido pero creo que desde las últimas elecciones la esperanza renació. Hace un tiempo atrás la veía como la veíamos todos, muy angustiado. Fue muy tedioso ir viendo cómo se caía a pedazos la economía y la gente la pasaba mal. Como nunca me había pasado, como uno tiene un mango más porque nos está yendo bien, empezaron a manguearme de todos lados. Gente que nunca te pedía plata o favores la estaba pasando realmente mal. A la gente no le alcanza la plata para nada y está sufriendo mucho. Eso te hace sufrir mucho, tuve que ayudar a todo el mundo. Ahora estoy más esperanzado. 

Mala Fama en la Fiesta Sabor, sábado 7 de diciembre. En El Bosque (Av. Bernardo O’Higgins 7500). Con La Delio Valdéz, Cachumba, Tru-la-la, Antonio Ríos, Sudor Marika, Sabor Canela y Los Peñaloza

- Siempre te escuché muy preocupado por la desigualdad…

- Lo principal que hay que hacer es lograr que haya igualdad. Si las cosas fueran más parejas habría menos delincuencia, menos muertes y menos sufrimiento. Obviamente que lo primero que hay que hacer es achicar la brecha entre los que tienen mucho y los que no tienen nada o muy poco. Porque atrás de la desigualdad hay un montón de quilombos graves. Me imagino que en este tiempo debe haber subido el problema de suicidios en estos cuatro años, por ejemplo. Eso es una locura. ¿Cuánta gente no quiso vivir más con toda esta angustia?. Yo le compro los medicamentos a mi vieja y ahora salen cuatro veces más, gasto como diez mil pesos por mes de remedios. Hay muchísima gente que no puede hacer eso. La gente se muere porque no tiene cómo acceder a un montón de cosas. Eso hay que cambiar.

- Hace una semana se realizó en Córdoba La marcha de la Gorra, vos usas gorra. ¿Cómo se explica que esa prenda de vestir aún siga siendo elemento de estigmatización?

- Primero dejame decirte que conozco la marcha, me han hablado mucho de ese evento y sé muy bien de lo que se trata. Lamentablemente la gente mala con uniforme es lo peor que puede haber. Habría que adoctrinarlos o enseñarles un poco algunas normas. Las personas que agreden no deberían estar en las calles haciendo determinados trabajos. Es complejo. Detrás de trabajos importantes debe haber gente buena. Todo depende, también, de quien los presida o de quien los gobierne. Yo ahora tengo esperanza. 

- ¿Es verdad que tenés estatuas de Calamaro en tu casa?

- Sí, tengo cuatro bustos de Andrés Calamaro.

- ¿Cómo lo conociste?

- Un día en una entrevista dije que admiraba a Calamaro y el periodista me pasó el teléfono del chabón. Esa noche le escribí, él se empezó a enamorar de cómo soy y yo soy un tipo bastante amiguero.

- ¿Con qué otros artistas de rock tenés onda?

- Y, por ejemplo, en unos días toco con Fito Páez, con quien tengo una linda amistad. Dante Spinetta es otro campeón, fue una cosa muy linda compartir con él la canción “Gordo Rata”. Por ejemplo, la semana que viene voy a actuar con Coty en la asunción del nuevo Presidente. Tengo muchos amigos en la música. Yo siempre digo que si una canción esta buena no importa el género.

- También te cruzaste con Wos.

- Sí, un maestro el pibe. Igual, hicimos un duelo, una batalla de rimas y lo destrocé, jaja. Es muy buena gente ese pibito. Su alma es de una persona muy buena.

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"