Científicas cordobesas crean innovador tratamiento para curar heridas

Sociedad 25/10/2019 Por
Investigadoras de la UNC desarrollaron film biocompatible que combina componentes anestésicos y antibióticos. Buscan implementarlo en todo tipo de lesiones de la piel.
Grupo de investigación- gentileza
- Regenecip L es el resultado de la investigación que llevan adelante un grupo de científicas de la FCQ y la Unitefa (Conicet). Foto: Gentileza

chapa_ed_impresa_01

Investigadoras de la Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Nacional de Córdoba vienen trabajando arduamente desde 2012 con el objetivo de desarrollar nuevos productos para el tratamiento de heridas de diferente consideración.

En ese marco, lograron crear un innovador film que permite el tratamiento de quemaduras y que, según se proyecta, también podría servir para el tratamiento de lesiones tales como úlceras del pie diabético o aquellas de pacientes que permanecen mucho tiempo internados o en cama.

El proyecto concentra en un solo vehículo un tratamiento anestésico, antimicrobiano, de duración prolongada y biocompatible. Todas estas cualidades intrínsecas lo transforman en un producto sin competencia en el mercado farmacológico actual y en un nuevo logro de la investigación científica universitaria.

“Buscamos generar nuevas condiciones para los tratamientos”

Regenecip L es el resultado de la investigación que llevan adelante un grupo de científicas de la FCQ y la Unitefa (Conicet). El motor fundamental se concentró en la idea de ofrecer una opción superadora a las farmacoterapias existentes para el tratamiento de heridas y quemaduras.

Para la directora del equipo, María Eugenia Olivera, los tratamientos que se ofrecen en el mercado son invasivos y lejos están de alcanzar niveles óptimos para mejorar la calidad de la asistencia que brindan a los pacientes. “Buscamos desarrollar un nuevo sistema que nos permita realizar predicciones sobre sus futuros usos, para mejorar aquellas situaciones en las cuales la farmacoterapia existente no es la óptima.  En ese sentido, identificamos en el caso de los tratamientos que se aplican en las quemaduras los valores no son óptimos y muchos de ellos están muy cuestionados. Al no haber otras opciones, que cumplan con aspectos ideales, siguen vigentes”, sostuvo la doctora en Ciencias Químicas, en diálogo con La Nueva Mañana.

En un primer momento, el grupo de trabajo se concentró en la elaboración de un hidrogel para el tratamiento de estas afecciones. Luego de una serie de pruebas, se comprobó que este hidrogel podría transformarse en un film que posibilitara una aplicación mucho menos invasiva en este tipo de casos.

El film terapéutico combina una sustancia antibiótica con una anestésica. No sólo trata la prevención de las infecciones sino también se concentra en el control del dolor. “En ambos casos, tiene una acción de liberación sostenida por lo que su duración es prolongada en el tiempo. Todo eso se concentra en un vehículo que es biocompatible, es decir que se adhiere a la piel, y esto ayuda además a la regeneración”, remarcó Olivero.

Regenecip L PRENSA UNITEFA
El film es transparente, flexible, su aplicación es indolora y se puede retirar con agua. Tiene la capacidad de barrera que impide el paso de microorganismos pero que posibilita la oxigenación.  Foto: Gentileza

Y agregó: “Esta combinación viene a demostrar que es posible desarrollar algo similar. De esta forma, existe la posibilidad de generar estas formulaciones con otros principios activos o materiales”.

Este producto es único en su tipo y en el mercado aún no se comercializa nada comparable. La directora del proyecto confirmó que esta combinación farmacológica en un producto biocompatible no existe. “Es transparente, flexible, su aplicación es indolora y se puede retirar con agua. Tiene la capacidad de barrera que impide el paso de microorganismos pero que posibilita la oxigenación”, remarcó.

El film está orientado a quemaduras, pero al ser un producto cicatrizante, también podría utilizarse para otras heridas crónicas graves como las úlceras del pie diabético o aquellas de pacientes que permanecen mucho tiempo internados o en cama.

Camino al patentamiento

Con el invento en una etapa avanzada de desarrollo, la mira del equipo de investigación está puesta en desafiar el sistema creado y someterlo a las máximas exigencias para comprobar su efectividad. Es así como se busca profundizar el estudio del tratamiento en animales que sufran quemaduras con la finalidad de poder someter el film a condiciones extremas. “A futuro si lograramos transferir los resultados, se podrían hacer algunos estudios en humanos, de acuerdo a los requerimientos de la autoridad sanitaria para proceder a la aprobación a nivel regulatorio”, precisó la investigadora que trabaja junto a María Florencia Sánchez, Liliana Alarcón, María Laura Guzmán, y Carolina Romañuk.

El proyecto es financiado con aportes provenientes de la UNC y el Conicet y ya cuenta con reconocimientos como el del Concurso Innovar que premia a la cultura innovadora en diferentes ámbitos productivos de Argentina y está organizado por la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación.

Sin embargo, se encuentran en la búsqueda de alguna empresa perteneciente al sector de la industria farmacéutica que esté interesada en participar como socia. El propósito central es poder completar la investigación y, sobre todo, “ir más allá de los ensayos para que el invento pueda llegar a la gente”, según señaló Olivera.

Por otra parte, hace dos meses, las investigadoras iniciaron el proceso para poner en marcha el patentamiento del film a través de la Oficina de Propiedad Intelectual de la UNC, y continuar avanzando con la oficialización del proyecto. Cabe destacar que si bien se trata de un largo proceso, patentar una invención permite a los titulares (en este caso, la Casa de Trejo y el Conicet) tener control sobre el uso comercial de la invención.

En busca de nuevos desafíos

Por su parte, María Florencia Sánchez, miembro del grupo y quien realizó aportes fundamentales a través de su tesis de doctorado, afirmó que el desafío de continuar con este proyecto es enorme y que aún resta mucho por hacer.

“Al desarrollar esta idea no solo pensamos en lo que se puede generar desde el punto de vista investigativo, sino que además analizamos su impacto a nivel educativo. Es un orgullo haber encontrado algo que cumple con las expectativas que nos hemos planteado”, sostuvo.

Las científicas mantienen las expectativas y esperan que surja en el futuro la posibilidad para llevar adelante la comercialización de este producto de acción farmacológica que podría revolucionar la industria.

“El conocimiento que generamos a partir de este logro es adaptable a nuevos desafíos o propuestas diferentes. Nosotros tomamos como modelo de herida de la piel lo que genera una quemadura. Pero también hay otros modelos complicados que son difíciles de tratar. ocurren en gran magnitud en el ámbito hospitalario y que aún no cuentan con un tratamiento adecuado. Esas son las realidades con las que queremos seguir trabajando”, completó Olivera.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"