La gestión como forma creativa de resolver problemáticas culturales

Cultura 29/06/2019 Por Barbi Couto
Susana Guzmán, referente cordobesa del área, habló sobre la actualidad del sector y los desafíos para el desarrollo de la cultura entendida como derecho humano.
Susana Guzman00001
"La comunidad tiene una necesidad de estar viva, de construir cultura, de construir democracia", asegura Susy Guzmán. Foto: gentileza.

chapa_ed_impresa_01


Especial para La Nueva Mañana

Susana Guzmán es educadora, activista y gestora cultural. Los últimos años fue la directora y programadora artística de Cocina de Culturas, con vasta experiencia en activación y gestión de proyectos creativos, educativos y sociales. Actualmente se dedica a brindar asesoramiento personalizado, distribución digital de música y una serie de cursos en desarrollo, pensados como un entrenamiento creativo para los actores de la gestión cultural, basados en su experiencia en el campo cultural y el contacto con gestores y artistas a lo largo de los años. Forman parte de una mirada integral de la problemática que enfrentan los espacios culturales y sus agentes, y sobre todo de su necesidad de hacer un aporte a la comunidad cultural de Córdoba.

La Nueva Mañana se encontró con Susana en las oficinas de Cultura Caníbal, un cálido espacio dedicado a la creación de contenidos, asesoría integral en comunicación, arte y cultura, para conversar sobre su mirada del campo cultural cordobés y los desafíos y estrategias de la gestión cultural para acompañar el crecimiento del mismo.

LNM- ¿Puede hablarse de un panorama cultural Argentino y Latinoamericano?

- Estamos en un continente con un patrimonio cultural importante, con desarrollo cultural de sus comunidades, con gran cantidad de artistas, territorios cruzados siempre por la creatividad. Es creciente la cantidad de gestores culturales o de personas que se profesionalizan por un lado, y por otro lado es también mayor la demanda de la ciudadanía en torno a la cultura. También hay una preocupación  en cuanto al crecimiento del neoliberalismo que produce una retracción en términos de políticas culturales pero no en términos de propuestas comunitarias. Ese es el panorama en el que estamos y tenemos que poder prepararnos para tomar el desafío de gestionar, en una Argentina vibrante y en una Latinoamérica que está realmente de pie.

LNM- Dentro de ese contexto, ¿qué lectura hacés del panorama cultural y las industrias culturales de nuestra ciudad?

- En una ciudad de Córdoba con una vida urbana muy desarrollada hay barriadas enteras que organizan festivales, movidas callejeras importantes, hacia la infancia y la juventud, que no dependen del Estado aunque debieran recibir su apoyo. Puedo nombrar un montón de organizaciones como La Morera, la comunidad de Villa El Libertador que tienen fiestas impresionantes, movidas radiales comunitarias como La Ranchada, el teatro comunitario de Bella Vista, son propuestas culturales populares que están en pleno desarrollo.
Las industrias culturales son las que pasan por un sistema mecánico de reproducción -como los discos, los libros, el cine- pero yo estoy hablando también de la producción de sentido. Los colectivos de teatro comunitario o los colectivos artísticos, barriales, no forman parte de la industria cultural pero están dinamizando el desarrollo y la vida cultural de su comunidad. 

Creo que la única manera de salir adelante en la gestión, es este modo compartido de resolver, de buscarle la vuelta juntos. Eso es lo que quiero poner sobre la mesa en el entrenamiento.


LNM-¿De qué manera creés que la crisis de este último tiempo afectó lo cultural?

- Es como que se corre el foco de interés hacia cuestiones más urgentes y se deja de pensar en la cultura como factor de desarrollo. Este avance del neoliberalismo no permite que se completen los programas existentes, hay muchas organizaciones del Estado que están retraídas con sub-ejecuciones de presupuesto, hay otras políticas que permanecen y otras políticas que deberían crecer. Es ahí donde la sociedad tiene también que poder pedir y exigir desde el lugar del derecho a la cultura como un derecho humano.

Porque si lo pensamos así, como un derecho humano, el mayor acceso de las personas o de las comunidades a los derechos culturales hace que haya comunidades más desarrolladas, más preparadas, más participativas. Con esta ampliación de los derechos crecen las posibilidades de generar discursos y diálogos democráticos.

LNM-¿Cuál es el rol del gestor cultural en este escenario?

- La comunidad tiene una necesidad de estar viva, de construir cultura, de construir democracia. Ahí es donde gestor cultural o el gestor de las políticas culturales tiene una función importante, que es la de ser un puente, un facilitador, un dinamizador de la cultura. Tiene que poder estar acompañando estos procesos, desde un lugar de no entrometerse en lo que una comunidad o un colectivo artístico debe pensar, sino más bien de ayudar a buscar estrategias para poder desarrollar un proyecto, un programa, una política.

LNM- ¿Cuáles creés que son los desafíos de la producción cultural actualmente?

- Yo creo que el desafío más importante en este momento es ir por la inclusión y la equidad en todas las acciones culturales. Por ejemplo, las mujeres están trabajando fuertemente por la equiparación de género en los festivales de música. Pero también hay que ir ganando ese espacio en cargos directivos de los espacios culturales, de los museos, de los teatros, de las bibliotecas. Tenemos que poder pensar que una mujer música, una mujer gestora, una mujer productora, una mujer artista, tienen el mismo derecho que una persona de género masculino para estar en los lugares de decisión. Lo importante es que empecemos a visibilizar  estas problemáticas, que lo pongamos en palabras.

LNM-Estás llevando adelante un Entrenamiento Creativo para gestores y artistas, ¿en qué consiste?

- Es un ejercicio de la producción, un entrenamiento de pensar cómo podemos multiplicar una forma de gestionar tantas veces como haga falta. Pensar en una forma de resolver creativamente las situaciones problemáticas que tiene cualquier proyecto cultural. La idea es sacar de la experiencia de cada uno las cosas que salieron bien y con eso hacer un corpus  distinto de pensamiento.

Susana Guzman00002
Las mujeres están trabajando fuertemente por la equiparación de género en los festivales de música. Pero también hay que ir ganando ese espacio en cargos directivos de los espacios culturales, de los museos, de los teatros, de las bibliotecas. Foto: Gentileza

Quisiera que pudiéramos pensar en nuestras experiencias exitosas con una manera muy amable, decir “esto estuvo bueno”, porque si no, siempre estamos viendo lo que nos falta, lo que no sabemos hacer. Está bueno poder verse a sí misma como ejemplo, motivarse, y creo que eso también va a ir construyendo una red de una forma de hacer más solidaria, más colectiva. Siempre hay alguien del equipo que puede sumar una idea nueva. Poniendo el foco en los objetivos pero también en la gente, en la comunidad, no olvidarnos de las personas, que son los beneficiarios y los destinatarios de las políticas. Creo que la única manera de salir adelante en la gestión, es este modo compartido de resolver, de buscarle la vuelta juntos. Eso es lo que quiero poner sobre la mesa en el entrenamiento.

Hay una preocupación  en cuanto al crecimiento del neoliberalismo que produce una retracción en términos de políticas culturales pero no en términos de propuestas comunitarias. 

Este entrenamiento creativo que Susy propone acaba de comenzar, también está presentando su canal de podcast sobre temas de comunidad, arte y cultura: “‘Culturas para el futuro’ Políticas y gestión cultural para una Latinoamérica que se expresa, en especial en la voz de las mujeres”, del que ya puede escucharse su primer emisión en este enlace.

Una certeza que atraviesa la entrevista, sus redes y todo lo que vendrá: “En este desafío me he encontrado con muchos amigos, muchos gestores, muchas personas que acompañan esta forma de pensar” dice Susy y cierra: “Eso implica ser parte de una comunidad de personas que pueden pensar en la cultura solidariamente, colectivamente, democráticamente, una cultura popular, una cultura para todos en donde somos muchos los que nos acompañamos”.

Enlaces

Instagram

Web de Susy Guzmán 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar