Universidades a la vanguardia de la inclusión y la expansión tecnológica

Sociedad 25/05/2019 Por
La UTN impulsa un programa estratégico para acercar las nuevas tecnologías a distintos sectores de la sociedad cordobesa. La UPC lanzó una innovadora Diplomatura en Videojuegos.
Diplo videojuegos UPC
- La industria de los videojuegos es parte de los que se denomina economías naranja o creativas y es una actividad que no se puede automatizar por lo que siempre requerirá de recursos humanos. Foto: Gentileza UPC.

chapa_ed_impresa_01


Especial para La Nueva Mañana

‘El sueño del pibe’ del siglo XXI es alcanzar la inclusión digital plena de toda la sociedad que lo rodea. Hacer foco en este aspecto no significa dejar de lado otras problemáticas que aquejan al mundo en general (y a nuestro país en particular), sino que, por el contrario, esta idea busca acercar herramientas a aquellos sectores que quedan por fuera de la frontera 3.0.

Las nuevas tecnologías pueden incrementar las diferencias socioeconómicas entre los ciudadanos, o puede ser una vía para que quienes están excluidos del sistema educativo o laboral logren insertarse y adaptarse a las demandas de la época.

En ese contexto, la Regional Córdoba de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) impulsa una serie de proyectos que buscan generar conocimientos para igualar oportunidades en distintos barrios de la ciudad de Córdoba y localidades del interior, a través de vínculos con la Unesco y organismos estatales. Por su parte, desde la Universidad Provincial de Córdoba (UPC) se abre las puertas a una nueva propuesta académica para los cordobeses interesados en la industria de los videojuegos, una actividad económica que crece a pasos agigantados pero que en la actualidad carece del porcentaje de recursos humanos necesarios para su expansión.

“La claves es generar oportunidades”

“Conocimientos, habilidades y sensibilidad” son algunas de las premisas del plan estratégico que lleva adelante desde principios de 2019 la Regional Córdoba de la UTN. Es así como surgieron cuatro proyectos claves (Andén, Enlace, Incluir y Edubot) para acercar a la universidad a la sociedad y hacerle frente al analfabetismo digital en la capital cordobesa y en ciudades del interior provincial. El secretario de Extensión Universitaria de la Casa de Altos Estudios, Federico Olivo, dialogó con La Nueva Mañana sobre la esencia del programa, sus desafíos, el impacto social de la iniciativa y el acuerdo firmado con la Unesco (organismo especializado en educación, ciencia y cultura de la ONU).

¿Cómo surgen los proyectos y cuáles son sus principales objetivos?

- Luego de una serie de relevamientos realizados en barrios de la ciudad determinamos que en algunos sectores hay un fuerte nivel de analfabetismo digital, y entendemos que como universidad tenemos que estar presentes. Somos conscientes de que existen decenas de prioridades en materia económica, sin embargo creemos que podemos generar nuevas oportunidades desde la tecnología. Por eso, el objetivo de cualquiera de nuestros proyectos es llegar a distintos segmentos sociales, y focalizarnos en aquellos sectores con menos oportunidades.

Entonces ¿puede decirse que la propuesta tiene un objetivo académico y social?

- La UTN se hace presente en los barrios a través de distintos proyectos con un fin social. Lo que nosotros intentamos es integrar la parte educativa y de extensionismo, con herramientas, conocimiento con el mayor alcance posible. En los parques educativos municipales ya se están llevando adelante estos programas.Nuestra mayor aspiración es que toda la provincia pueda contar con este tipo de propuestas y que hasta en el último pueblo de Córdoba alguien sepa cómo se opera una impresora 3D. Esto aún no pasa porque muchas veces las personas identifican las actividades en línea directa con los oficios que necesitan para autoabastecerse, y con la demanda inmediata de trabajo. Se sigue percibiendo a la tecnología como algo alejado y no se logra interpretar como algo accesible. Nuestra obligación entonces es despertar iniciativas y ampliar los mapas intelectuales. Hay programas para niños y otros que pueden arrancar desde los 16 años o ampliarse si es necesario. Eso es lo que tienen las universidades, nosotros nos podemos adaptar en función de las necesidades de la sociedad. La clave es ofrecer oportunidades.

¿En qué se basa la carta de entendimiento firmada con la Unesco?

- Unesco se transformó en un aliado estratégico para conseguir financiamiento de entidades privadas nacionales e internacionales. El acuerdo promueve el aprendizaje de las nuevas tecnologías, tanto en alumnos del secundario como en personas que no están insertadas en el sistema educativo. También a personas privadas de la libertad tal es el caso del programa ‘Incluir’ que busca crear un nexo con el Estado y sector privado para acompañar a estos jóvenes en su reinserción laboral en materia de testing de software, digitalización de archivos y programación.

¿Cómo analizas el panorama provincial en materia de capacitación tecnológica?

- Hay que poner en discusión la formación de mayor cantidad de ingenieros y abrir nuevas oportunidades. Hoy en Argentina hay un ingeniero cada 6.000 habitantes. También, existe mucha oferta académica por parte de distintas instituciones pero no se las trabaja de forma integrada. En la UTN hay una línea directa entre las carreras, pero existe un segmento de la sociedad que sigue sin llegar. por eso nosotros queremos incentivar a que lleguen a través de estos programas.

Diplo videojuegos UPC 1
 La industria ‘gaming’ genera más de 100 mil millones de dólares por año alrededor del mundo, y se encuentra en constante crecimiento ya que proyecta para 2020 una facturación de más de 128 mil millones. Foto: Gentileza UPC


“Existe la necesidad de capacitar a los recursos humanos”

La Universidad Provincial de Córdoba (UPC)  impulsa la primera Diplomatura en diseño, programación y arte de Videojuegos que se dictará en la institución de educación superior provincial. La propuesta intenta desafiar el contexto actual y brindar, desde la práctica, una formación específica que capacite recursos humanos para la inserción laboral.  La industria ‘gaming’ genera más de 100 mil millones de dólares por año alrededor del mundo, y se encuentra en constante crecimiento ya que proyecta para 2020 una facturación de más de 128 mil millones.

En Córdoba y el país, aún es muy baja la tasa de profesionalización en este sector pese al crecimiento constante de la demanda. “Existe una necesidad latente de equipos de trabajos capacitados, que se especialicen en este tipo de conocimientos. Por eso uno de los objetivos de la oferta es que sea dictada por personas que ya formen parte del campo de los videojuegos y que puedan enseñar las herramientas que se utilizan actualmente”, cuenta  Mauricio Navajas, director académico de la diplomatura, en diálogo con La Nueva Mañana.

Para Navajas, la industria de los videojuegos “es parte de los que se denomina economías naranja o creativas y es una actividad que no se puede automatizar por lo que siempre requerirá de recursos humanos”. “Viene creciendo de forma exponencial y ya hace tres años que le gana a la industria del cine a nivel mundial en materia de consumo. Lo cual la hace atractiva a la hora de insertarse en el mercado. Como las barreras de la inserción en el mercado han bajado porque hay nuevas herramientas para producir videojuegos,  las exigencias de los usuarios se han incrementado”, manifiesta. En ese sentido, señala la necesidad de profesionalizar a quienes quieran formar parte del sector.

Asimismo, reconoce que el mayor impacto de la capacitación será abrir las puertas a nuevos empleos “desde Córdoba al mundo”.

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"