Los candidatos buscan subir la temperatura ante la apatía de la ciudadanía

Inacción, discursos contradictorios y falta de propuestas claras imperan en las campañas presidenciales de los cinco espacios que disputarán las elecciones generales.

Ed Impresa 09/09/2023 Flavio Colazo
Candidatos - Elecc 2023
Los diferentes espacios en pugna parecieran estar buscando aún de qué modo intentar seducir a un electorado escurridizo para optimizar sus posibilidades. Fotos: gentileza

chapa_ed_impresa_01   

Especial para La Nueva Mañana

CAMPAÑA ELECTORAL

Los diferentes espacios en pugna parecieran estar buscando aún de qué modo intentar seducir a un electorado escurridizo para optimizar sus posibilidades. Mientras la ciudadanía asiste a un bullicio de palabrerío contradictorio –muchas veces inentendible, y muchas veces alarmantemente violento- emitido por los principales adversarios del actual oficialismo (LLA y JxC)  -y las acciones que acompañan a sus discursos suelen tener el mismo tenor-. Un único punto de coincidencia discursiva está presente en los 5 espacios: todos se muestran como los representantes del cambio necesario para mejorar la actual dramática situación. 

A la izquierda de la pantalla…

Miriam Bregman y el FITU hoy despliegan –donde pueden-  su clásico discurso trotskista, pero actualizado, al punto que parece muy distante al radical e intolerante de otrora. Pero es sabido que -como le dijo Liliana Olivero a este medio hace poco- el espacio de acción de la izquierda trotskista está en las luchas y no en la contienda electoral. Igualmente su actuación en las PASO satisfizo a la dirigencia, y confían en que el estado de confusión reinante resulte ser un terreno propicio para mejorar su performance. 

“Hay un horrible monstruo con peluca…

…que es dueño en parte de este país de locos”; quizás hoy Charly García cantaría así su Superhéroes en relación al candidato de LLA. Es que realmente el comportamiento de Milei y sus adláteres -en sus discursos como en sus acciones- es muchas veces horrífico y monstruoso en múltiples sentidos. Las aberraciones de Milei y LLA van desde los insultos más gruesos hacia figura del Papa Francisco -proferidos por el propio Milei-,  pasando por el intento de Lilia Lemoine –esteticista de Milei y candidata a diputada nacional- de montar una operación mediática de índole sexual pervertida entre CFK, Milei y otra persona, y llegando al extremo de celebrar un acto reivindicatorio de la dictadura cívico militar –y del terrorismo de estado que ejerció- concebido por Victoria Villaruel, candidata a vicepresidenta por LLA. Pero, más allá del espantoso derrotero de la runfla dirigencial libertaria, hay que señalar otro aspecto -no se sabe si trágico o desconcertante, o ambas cosas- notable en relación a la campaña: sus palamarias contramarchas respecto las propuestas que presentó el espacio para las PASO. Así -por boca de unos de los principales referentes económicos del espacio- se ha salido aclarar que la dolarización inmediata es imposible, y por boca de Milei que la quema del Banco Central no tendrá lugar; al mismo tiempo se han presentado una serie de potenciales funcionarios de su gobierno provenientes desde lo más rancio de la “casta” a la que pretende exterminar. Estamos entonces ante el curioso caso de un candidato -y su espacio -  que comienza a incumplir sus promesas antes de arribar al poder. A todo esto Macri –supuesto líder de JxC-  ha puesto a disposición de Milei todo su aparato recaudador, incluidos los aportes de los “unicornios” -como Mercado Libre-. 

Pato criollo

Quien no parece encontrar algún rumbo – y a cada paso que da pareciera alejarse más de su objetivo- es la candidata de JxC , Patricia Bullrich. Entre las últimas torpezas y desaguisados más notorios destacan una aparición televisiva en la cual expresó que su intención es la de colocar a todos los argentinos “bajo una filosofía muy interesante”. No detalló–ni dio indicios- de a qué se refería con esta expresión tan vacía de sentido. Hasta el “amistoso” entrevistador le espetó directamente: “no entiendo”. Por toda reacción la candidata expresó: “ya vas a entender”. Sonó, por lo menos, como advertencia. A renglón seguido la ex funcionaria de la Alianza tuvo la “feliz” idea de reflexionar públicamente sobre los pasos a seguir que debiera tomar el candidato de HxNP , Juan Schiaretti, surgiéndole que declinase su candidatura. Desde dónde especula Bullrich que aquel a quien ella impidiera su ingreso a JxC podría cederle su caudal de votos es una gran incógnita -como su notoria falta de preparación en los temas centrales del poder-.  

Pero ya antes -del episodio Schiaretti- Bullrich tuvo -peligrosamente para sus intereses-un ataque de independentismo de quien se supone que lidera el partido que la contiene (PRO), Mauricio Macri. Quizás debiera recordar Bullrich que el independentismo de Macri asumido  por Larreta tuvo un precio tan alto a pagar que lo dejó hoy al margen de todo. Bulrrich ha declarado en estos días a lo Larreta cuando dijo que Macri se acomodará él mismo en el espacio cuando ella llegue a presidenta. Sonó feo. ¿Cómo decía el refrán? Ah, sí: Cuando el carro empieza a andar, los zapallos se acomodan.

El árbol caído

Sabía de antemano que largó sin chances; las PASO confirmaron el pronóstico. La candidatura de Juan Schiaretti –que tanto molesta a Bullrich- nunca terminó de hacer pié. Pero para un vencedor recurrente de batallas locales la fe es lo último que se pierde. Luego de las tristes PASO aSchiaretti, como a un árbol caído –y en desgracia-, el fuego le llega desde varios frentes–curiosamente no desde el cual él ataca pertinazmente (UxP)-. Vuelto leña, al árbol caído lo abrasan potentes lenguas de fuego femeninas. Desde fuera, la de la candidata presidencial de JxC pidiendo su declinación como candidato; y desde adentro, la de la legisladora provincial -“delasotista”- Tania Kyshakevych, quien ha acusado a gobernador de destruir al cordobesismo delasotista y al peronismo cordobés. Finalmente, como aventando los tizones para que ardan más fuertemente, la legisladora provincial expresó -en una radio de CABA- que votará a Massa. En fin, hoy Schiaretti centra sus fuerzas –y sus expectativas- en que los desorientados huérfanos del larretismo le acerquen votos suficientes para dotar de más presencia de su espacio al senado nacional.

Y por Massa… ¿cómo andamos?

El caso del oficialismo nacional es sumamente particular. Su candidato pareciera estar jugando su reelección y en realidad está haciendo malabares –cada vez más exigentes- para sostener él solo la estabilidad del país. La posibilidad de hacer una campaña que lo despegue de su gestión problematiza en grado máximo la situación. Porque un candidato debe expresar cuáles van a ser los cambios a futuro -que vendrán aparejados con su presidencia–para mejorar la vida de los ciudadanos. Más allá de sus logros como funcionario, la futura eliminación total del impuesto a las ganancias –en su posible futura presidencia- es la única gran expresión de Massa como candidato. Pero un ministro debe abocarse a lo inmediato y, cuando la realidad es la actual, es tremendamente complejo estar óptimamente aquí y allá –tirar el centro y cabecear, diría la tribuna-. Lo bueno y/o lo malo –eso se verá-, es que desde el interior del espacio (UxP) lo han dejado correr solo en su doble rol. La presencia de Alberto Fernández en la campaña, se sabe, no aportaría nada –más bien lo contrario-; y la de CFK quién sabe ¿Podría sumar más votos al candidato, o el caudal que puede aportar ya ha alcanzado su techo? Como sea Massa –destrabado el nudo FMI- posiblemente debería seguir el consejo que Lula le susurró a los gritos en Brasil: “Dejá de conseguir dólares, conseguí votos”. 

  

Edición Impresa Nro.: 327

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Últimas noticias
Lo más visto