El "Gigante de Alberdi" ya luce su metamorfosis más emblemática

El estadio de Belgrano logró importantes remodelaciones y ampliaciones en los últimos años, y el miércoles lo celebró con una victoria ante Huracán.

Ed Impresa 14/04/2023 Federico Jelic Federico Jelic
Remodelacion alberdi 2
Los celestes celebraron las remodelaciones del estadio con un triunfo ante Huracán el miércoles pasado. Foto: gentileza.

chapa_ed_impresa_01   

 

Alberdi es la gran representación de Belgrano, su hogar, ese al que nunca renunciaría en utilizar. Las mudanzas al estadio Córdoba fueron obligatorias o por circunstancias que así lo exigieron, pero está claro que su hábitat natural y fundamental es esa barriada con tonada cordobesa y con tanta historia. Y sí, el “Julio César Villagra” significa más que un estadio de fútbol, es un símbolo indiscutido e inconfundible en el corazón del hincha. Y su fisonomía sigue cambiando con el paso de los años, no solo en confort y en capacidad de aforo para que la menor cantidad de “Piratas” se queden afuera, solo que llama la atención las inversiones que fue recibiendo en los últimos años, pasando de poco más de 20 mil lugares a los 34.800 espacios que tiene ahora tras la última remodelación. Y ante Huracán estrenó su nueva casa con victoria y mucha fiesta, como para empezar a compararse con los estadios más emblemáticos del fútbol argentino. 

Con recursos propios

Pero para ese mote hubo que trabajar e invertir. La novedosa platea Súperceleste, los arreglos en vestuarios, palcos de prensa y recovecos debajo de la platea Heredia llevaron casi siete meses de intervención, para darle forma a la nuestra estructura del “Gigante”, uniforme en sus tribunas para que dejara de notarse esa construcción/ampliación por etapas que estéticamente no dejaba la mejor impresión. Ahora es un lujo según puede verse en las imágenes en drones que desde la secretaría de prensa del club suelen difundir en sus redes sociales. 

¿Cómo se llevó a cabo el financiamiento de las obras? Con recursos genuinos, autofinanciados, sin necesidad de sacar dinero de otra ecuación u operación, sea venta de jugadores, por ejemplo. Así lo cuenta Pablo Siciliano, responsable del área de infraestructura junto a Héctor Genaro. 

“Lo mejor de esta acción de los palcos y de la ampliación del Gigante se llevó a cabo con dinero recaudado de la venta de asientos de la platea Súperceleste. Fue un éxito, apenas notificamos la intención, los socios se acercaron a colaborar. Se financiaron casi automáticamente, sin necesidad de buscar dinero en las arcas del club”, contó Siciliano. Y claro, en total se vendieron 1.500 lugares, a 200 mil pesos por una temporada y a un valor de 400 mil pesos por dos años. De esa forma, la inflación fue absorbida, ya que el primer proyecto abarcaba una inversión de 160 millones de pesos y finalmente los números fueron duplicados en erogación, pero sin perjuicio en las finanzas de Belgrano. 

Belgrano Huracan

De la Cuellar a la Heredia  

De todas maneras, antes de esta etapa, en 2017 llegó el gran salto patrimonial en el Gigante de Alberdi: luego de varios años de recaudación y acopio, se logró colocar una segunda bandeja sobre la platea lateral que da espaldas a la calle Hualfin, ampliando el estadio de 20 mil a 30 mil espectadores. Fue ante San Martín de San Juan, en la gestión de Jorge Franceschi, en una de sus primeros anuncios como presidente luego de suceder nada menos que al histórico dirigente-gerenciador Armando Valentín Pérez. Esas tribunas fueron bautizadas con el nombre de un referente y capitán como Tomás Rodolfo Cuellar. Justicia. 

Esas obras lograron un financiamiento particular: los hinchas podían colaborar con donaciones y bolsas de cemento, y por cada donación la dirigencia ponía su parte en la misma cantidad. Es decir, si un socio donaba 100 bolsas, la conducción se comprometía a poner la misma cantidad. En casos particulares y generales. Era una forma que Pérez utilizó para comprometer al socio, que ya exigía un mejor escenario y a su vez, para empezar a tomar distancia del estadio Kempes. Es cierto que el ex gerenciador al principio luego de ascender a Primera en 2011 prefería usar de localía al mundialista, aunque luego la necesidad lo fue obligando a invertir en la casa de todos los “Piratas”, algo que pudo cristalizar años después. Y según cuentan desde la dirigencia, antes de volver a proyectar obras en el predio, la deuda pendiente es completar los 18 metros restantes de la platea alta y baja de la Cuellar. 

Luego llegó el homenaje a la “Milonguita” Juan Carlos Heredia, otra joya histórica de Belgrano. Su apellido quedó inmortalizado en la platea oficial, separada en dos partes por la platea dorada y celeste, algo que ya quedó en el pasado. Es decir, la identidad se encontró no solo con sus ídolos sino con la participación directa de hinchas y socios, algo que es motivo de orgullo de todos sin duda, en un estadio que no solo tuvo una distinción al ídolo cuartetero Rodrigo Bueno con una estatua sino también con la película-documental de la “Chacha” Villagra, ambas financiadas por hinchas y algunos aportes de la comisión del hincha y departamento de Cultura. Todo sea para sumar. Y las pintadas en la fachada del “Gigante” también es parte de la construcción de identidad, como la designación-bautismo con el nombre de “Miguel Delavalle” (primer jugador de Belgrano en vestir los colores de la Selección Argentina en 1921) a un pasaje lindante al estadio. Un proceso de construcción identitario como una huella digital pasional, que hoy presume con poca modestia y sin disimulo ni límites el hincha “Pirata”. 

Remodelacion alberdi

¿Podrá ser todavía más “Gigante? 

A pesar de que no lo confirmó oficialmente y se trató más de un deseo en voz alta que un proyecto concreto, el presidente de Belgrano Luis Fabián Artime no dejó de soñar con un “gigante” de Alberdi todavía más grande. “Si en el futuro llegamos a comprar definitivamente los terrenos que restan detrás de la Cuellar más los espacios cercana a la popular que da a espaldas a la ex Cervecería, podríamos imaginar un estadio para casi 50 mil personas”, deslizó el “Luifa”. ¿Es alfo factible? No a corto plazo, no hay ni un plano ni nada. Además, esas obras superarían los cinco o seis millones de dólares. Pero no sería utópico suponer la decisión política de la entidad de algún día animarse a ampliar el estadio. 

Dicho sea de paso, ya está disponible el dinero tras la disputa en el TAS de FIFA por Lucas Zelarayan por tres millones de dólares más las cuotas en euros por el Mecanismo de Solidaridad tras la venta de Cristian “Cuti” Romero de Atalanta a Tottenham Hotspurs (1.300.000m euros). Un sueño palpable aunque no en lo inmediato.

 

   

 

Edición Impresa Nro.: 306

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Últimas noticias
Lo más visto