Las carnicerías prevén un repunte en las ventas por la fiebre mundialista

Ed Impresa 26/11/2022 Por Facundo Piai
Con el estancamiento de ventas y precios que no registran alzas importantes, las carnicerías cordobesas se entusiasman con el clima mundialista.
Ed 286 © Pito Campos
El l consumo de carne vacuna por habitante es de 47 kilos al año en todo el país. Ilustración: Daniel "Pito" Campos

chapa_ed_impresa_01   

Especial para La Nueva Mañana

TODA LA CARNE AL ASADOR

Las carnicerías cordobesas esperan que el partido del sábado traccione las ventas de carne. Ocurre que el consumo viene en decadencia en el último cuatrimestre del año y no pocos ven en la cita del fútbol qatarí la oportunidad para que levante. Mundial y asado en la previa es un maridaje que existe desde tiempos remotos y aúna dos tradiciones nacionales. De modo tal que el baldazo de agua fría que significó el fallido debut mundialista de los campeones de América fue doblemente amargo para el rubro. Todos queremos que la selección juegue los siete partidos, pero el carniza tiene una motivación extra. 

Para muchos sectores económicos la máxima cita deportiva del año es un gran dinamizador que tracciona por cercanía con el evento la demanda de camisetas, todo tipo de prendas de la marca AFA, el más variado merchandising y televisores. Pero la ola mundialista también llega a otros sectores del comercio. Los bares del Mercado Norte, por caso, lo percibieron el martes por la mañana en el debut de la selección, según nos confirman fuentes de ese polo comercial. Igualmente, el efecto que tiene en la parrilla la participación mundialista del seleccionado nacional motoriza la actividad en los puntos de venta y la industria que los provee.

Precios sin movimientos hace tres meses, pero con demanda estancada

Asimismo, de lograr el hito de jugar la totalidad de matchs, además del juego de mañana, la selección estaría haciéndolo en dos fines de semana más o, incluso, hasta podría llegar a medirse en tres más, dependiendo el orden en que clasifique. Música para los oídos de un sector que viene con altibajos. Así lo describió el gerente del Mercado Norte, Fabián Lattanzi, quien señaló a este medio que las ventas en este polo comercial “venían bien hasta la primera quincena de agosto”. De modo tal que la actividad se contrajo, tras ocho meses de buena performance. 

Lattanzi destacó el aumento del financiamiento de las compras, principalmente de carne, con tarjeta de crédito. Además, como ocurriera en toda la economía, dentro de la profusa oferta del Mercado hay locales con un nivel de actividad superior al de la prepandemia. Es el caso de la oferta gastronómica del polo comercial que recuperó con creces lo perdido durante el periodo de aislamiento social. Sin embargo, la mayoría de los negocios emplazados en Oncativo al 50 aún no recuperaron la cantidad de ventas del año 2019, señala Lattanzi. 

Carniceria © gentileza

“Se empezó a mover bastante mejor”

En lo que respecta a las carnicerías, las expectativas de una recuperación de las ventas son variadas. Las dudas vienen por el lado de la demanda ya que en los últimos tres meses el precio de la carne vacuna prácticamente no tuvo movimientos y, sin embargo, esto no estimuló el consumo. Además, si bien en los últimos treinta días “se empezó a mover bastante mejor”, sostienen desde dentro del Mercado, temen que los eventuales aumentos de diciembre (típicos de un mes de alto consumo motorizado por el efecto aguinaldo) terminen por opacar una eventual recuperación.  

Además, desde el mercado más antiguo de la ciudad destacan la consolidación de una tendencia que se advierte desde hace varios años: menor consumo de cortes vacunos, pero un incremento de la demanda de pollo y cerdo. Esta última carne sí ingreso a los puntos de ventas con aumentos en los últimos meses, luego de mantener casi durante un año su precio prácticamente estancado, sostienen en el sector. Esta tendencia que se advierte en Córdoba también está presente en los principales centros de venta de carne del país. 

Las tendencias de Córdoba, a la par del consumo en todo el país

De acuerdo al último informe del Instituto de Promoción de Carne Vacuna Argentina (IPCVA), tomando el comportamiento del precio de la carne en los principales centros urbanos del país (Córdoba, Rosario Capital Federal y conurbano bonaerense), en promedio experimentó una suba de 2% en octubre en relación a septiembre. De este modo, en la comparación octubre de este año con el mismo mes del 2021 las subas de los cortes vacunos llegaron a 71,8%. Visiblemente por debajo de la inflación interanual que llegó a 88 puntos porcentuales en octubre, de acuerdo a Indec.  

Aumento de la producción y contracción de las exportaciones

Parte de esto se explica por el aumento de la producción de la industria que abastece a las carnicerías. Desde la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (Ciccra) dan cuenta que el volumen de carne producida en el período enero-octubre muestra una expansión respecto al año pasado, llegando a niveles de la prepandemia. Incluso, superior a la cantidad de carne producida por la industria en los primeros diez meses del 2018. Además, también incrementó la cantidad de carne vacuna volcada al mercado interno, representando alrededor del 70% del total producido.

Esta expansión de la oferta de cortes vacunos en el mercado interno se da en el marco de una contracción de las exportaciones en los últimos dos meses por la caída de la demanda de China y Europa (no obstante, el volumen exportado en el acumulado, más allá de la última merma, se mantiene 8% arriba de las exportaciones del 2021). Con todo, el desinfle de los despachos al exterior y el estancamiento de los precios no apalancaron el consumo interno que sigue deprimido, siendo el consumo de carne vacuna por habitante de 47 kilos al año en todo el país. Es decir, se consume 7% menos de carne vacuna que en el 2019, año en el que el consumo también había caído notablemente. 

Carniceria © NA

El pollo y el cerdo, con subas más pronunciadas

Por otro lado, el precio de las carnes sustitutas de los cortes vacunos tuvo subas más pronunciadas, pero desde pisos mucho más bajos. El pollo experimentó un alza mensual de casi 7 por ciento en el décimo mes del año, incrementando su valor casi un 99% en comparación con octubre del 2021. En lo que respecta al cerdo, hubo aumentos mensuales también en torno a 7%, con incrementos interanuales en su precio de 78%, lo cual lleva a algunos cortes a la par de los vacunos. Pero pese a las subas, el consumo de cerdo arrastra subas en torno a 10%, de acuerdo a registros del primer semestre. Mientras que el consumo per cápita de pollo también acumula una variación positiva.

Así las cosas, si bien el consumo de carne vacuna por habitante se encuentra en mínimos históricos, explicado por la pérdida del poder adquisitivo de los ingresos frente a una inflación que se aproxima a los tres dígitos, el aumento de la demanda de otras carnes suple esa merma. De acuerdo a datos oficiales, durante el primer cuatrimestre del año cada argentino venía comiendo a un ritmo promedio de 47 kilos de carne vacuna, 45,67 kilos de carne de pollo y 16,29 kilos de carne porcina. Esto habla de un total de 109,8 kilos de proteínas animales per cápita, que superaría los 110 kilos sumando consumos marginales de pescados y carne ovina.  Se trata de uno de los niveles más elevados en todo el mundo. Solo superado por el consumo de proteína animal por habitante en los Estados Unidos y Australia. Sin embargo, la demanda de asado, que el Gobierno había prometido en campaña que aumentaría, aún en el debe. 

viral argentinos improvisan un carrito de supermercado como parrilla 2El asado y el Mundial de fútbol: el ritual incorporado en Doha y en Córdoba

   

  

La Nueva Mañana - Edición Impresa 285

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

2022-09-05_360x360

 

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"