Fuerte apuesta para incentivar el consumo interno en el último trimestre

Ed Impresa 29/10/2022 Por Facundo Piai
Con el fin de fortalecer el mercado interno frente a la inflación, busca precios congelados y lanzó el financiamiento para que la compra de electrodomésticos.
Ed 282 © Pito Campos
La tasa de interés que se pagará por la compra de los electrodomésticos que estén dentro del programa será de 48%. Ilustración: Daniel "Pito" Campos

chapa_ed_impresa_01   

Especial para La Nueva Mañana

EL GOBIERNO LANZÓ “AHORA 30”

Durante el primer semestre del año las ventas de bienes durables se mostraron al alza. Es decir, la mayoría de los rubros que componen la amplia oferta de electrodomésticos para el hogar y electrónica incrementaron en comparación con el 2021. Medido en cantidad de aparatos vendidos, los televisores aumentaron un 12%, 40% los aires acondicionados y en torno a ese porcentaje también estuvieron los lavarropas, por mencionar los más importante de la línea blanca. La alta inflación llevó a los asalariados con capacidad de ahorro a cubrirse en bienes durables, como ya lo comentamos en entregas pasadas. 

Sin embargo, la disparada de los precios a partir de julio, más el aumento de la tasa de interés que encarece el financiamiento de este tipo de compras, deprimen a esta demanda. El programa Ahora 30, anunciado durante esta semana, busca estimular la demanda de bienes durables durante los últimos meses del año. Esencialmente de los electrodomésticos que conforman la oferta de: televisores, celulares, aires acondicionados, heladeras y lavarropas. El plan incluye 268 productos que tendrán un precio máximo de referencia hasta fin de año a pagar en 30 cuotas fijas mensuales. 

La tasa de interés que se pagará por la compra de los electrodomésticos que estén dentro del programa será de 48%, muy por debajo del costo de financiamiento de las tarjetas de crédito. De acuerdo a los dichos de Sergio Massa durante la presentación de Ahora 30, “el programa no tiene costo fiscal”. Es decir, el Estado no estará por detrás subsidiando la tasa de interés con sus recursos, ya que tanto el congelamiento de los precios como el financiamiento barato responde a un acuerdo entre la industria línea blanca, las cadenas de comercialización y el sistema bancario.

Massa © NA
“El ministro de Economía, Sergio Massa, presentó el programa Ahora 30 en el marco de una serie de medidas que buscan morigerar la inflación y dar impulso al consumo en la última parte del año”.

“Círculo virtuoso”

Al tratarse de productos producidos (o ensamblados) en el país, se busca generar un “círculo virtuoso” estimulando a un segmento del mercado interno. De esta manera, según información oficial, se impacta y busca dinamizar diferentes sectores de la economía que emplean a unos 80 mil asalariados registrados. Uno de los renglones más destacados en lo que respecta a la línea blanca nacional tiene que ver con la producción de lavarropas. 

Allí se destaca la empresa Alladio, líder en el rubro que fabrica desde Luque, a unos 100 kilómetros de la ciudad de Córdoba, diferentes electrodomésticos con una integración nacional que va del 70% hasta más del 90%, dependiendo el producto. La empresa produce cerca de un millón de lavarropas automáticos al año. Además, todas las marcas líderes salen de sus plantas (Patriot, Drean, Aurora, Whirpool y Electrolux). Lo cual significa que, en la fabricación de lavarropas, lavavajillas, secarropa, entre otros, producidos desde Río Segundo, la demanda de partes importadas es reducida. Al mismo tiempo, desde allí se exporta a países del Mercosur y otros mercados. 

Sin embargo, no todos los electrodomésticos y artículos electrónicos comprendidos en el programa se fabrican con estos niveles de integración nacional. El porcentaje de componentes fabricados en el país de cada heladera que sale de planta lista para ser vendida es del 71%, según datos oficiales. Mientras que en la electrónica es donde se cuenta con menos proveedores locales, por tanto, la cantidad de componente nacional es muy reducido. Incluso, los escasos proveedores nacionales no lograran tener un precio competitivo, en efecto, terminan por encarecer el producto, se quejan muchos. 

En el caso de los televisores, los componentes nacionales llegarían al 30% en algunos modelos, según explicó el CEO de la electrónica Newsan en una entrevista dada en el 2015. Por su parte, Mirgor, otra empresa tecnológica también radicada en Tierra del Fuego, produce componentes y placas electrónicas para la industria automotriz y aeroespacial pero no logró avanzar en la sustitución de importaciones para la fabricación de telefonía celular y televisores. 

SIN COSTO FISCAL. El Estado no estará por detrás del programa subsidiando la tasa de interés con sus recursos, ya que tanto el congelamiento de los precios como el financiamiento barato responde a un acuerdo entre la industria línea blanca, las cadenas de comercialización y el sistema bancario.

Los comercios dicen estar “abastecidos” para el programa

En efecto, a una semana de la implementación del programa, las cadenas de comercialización sostienen que están abastecidos de la mayoría de los productos, salvo de televisores, siempre demandados en los meses previos a los mundiales de fútbol. Por su parte, las marcas fabricantes aducen que el principal problema que están teniendo para entregar los Tvs es la dificultad para acceder a diferentes insumos. Es decir, el endurecimiento de las condiciones que tienen las empresas para acceder a los dólares oficiales para importar (consecuencia de la escasez de reservas) afecta el stock de televisores, lo cual dificultaría las ventas para este año, según los más pesimistas.  

De acuerdo al balance público de la empresa Mirgor sobre la primera mitad del año, el segundo trimestre del 2022 cerró en ascenso, pero por debajo de las ventas del mismo período, pero del año pasado. Desde el gobierno opinan que el abastecimiento de televisores dentro del programa está garantizado porque aún tienen en stock miles de unidades ya producidas, pero aún no vendidas, a las que se sumarían las que producirán a continuación conforme se regularice la importación de insumos. 

A todo esto, con una inflación acumulada del 66% en los primeros ocho meses del año, y con el promedio de los salarios comenzando a caer frente a las subas de precios en julio y agosto, ocurre lo obvio. El consumo comenzó a deprimirse. De acuerdo a un informe del BBVA sobre las compras con las tarjetas emitidas por esa entidad, éstas tuvieron una merma de 9% en el mes de septiembre. Además, por la suba de alimentos, cae la demanda de consumo masivo, confirmado tanto por informes privados como por las mismas estadísticas oficiales. 

Atentos al clima social

Así, tras perder por goleada la “guerra” contra la inflación, el Gobierno busca estímulos específicos para que el clima social no enardezca en el cierre del año. Un año que, por cierto, todo indica que terminará siendo más favorables en términos de nivel de actividad que el previsto desde la Casa Rosada. Asimismo, diferentes consultoras privadas coinciden en que la actividad se enfriará, pero menos de lo previsto.

Por caso, Juan Manuel Telechea, director del Instituto de Economía y Trabajo (ITE) de la Fundación Germán Abdala, señaló que si bien es de esperar una desaceleración de la actividad, “de todos modos”, la recuperación será “mayor a la esperada, cercana al 5%”. Desde la consultora Ecolatina también llegan a conclusiones similares, la expansión de la economía terminará siendo mayor al 4,5% previsto por el Gobierno y convalidado por los organismos multilaterales de crédito. Pero el mayor freno está dado por el estrangulamiento de la importación de insumos que afecta a la producción, comentaron a este medio industriales cordobeses. 

  

 

La Nueva Mañana - Edición Impresa 282

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar