Alejandro Rébola, de jugador condicionado a referente del equipo "Pirata"

Ed Impresa 23/09/2022 Por Federico Jelic
El defensor de Belgrano fue mirado de reojo por los hinchas por su pasado en Instituto, sin embargo con el correr de los meses se ganó el afecto de todos por su compromiso y calidad.
REbola
Alejandro Rébola, pilar en la última línea del equipo de barrio Alberdi. Fotos: gentileza.

chapa_ed_impresa_01   

 

Cuando llegó a barrio Alberdi, Alejandro Rébola no causó conmociones ni emociones por parte del hincha de Belgrano al ser confirmado como refuerzo. Al contrario, portaba la etiqueta de haber salido en Instituto y por esas razones (injustas desde lo ético, entendibles desde la pasión futbolística)  fue mirado de reojo y con algo de desconfianza. Sin embargo, su transformación desde enero a la actualidad hoy lo proclama como un referente no solo de la defensa sino del equipo en general. Pilar en la última línea, garantía en el juego aéreo y personalidad para cada cruce, fueron algunas de las virtudes que le fue imprimiendo a su juego, al punto que  hoy es indiscutido. Pero lo tuvo que demostrar. Hoy, con un Belgrano a un centímetro del ascenso, el zaguero se brindó un espacio para reflexionar de su evolución.  

“A decir verdad, sabía que al principio no me iba a ser fácil ser aceptado en Belgrano. Venía de Instituto y eso a veces pesa mucho pero de todas formas nunca me dejé influir por eso. Es parte del folklore del fútbol. Vine a hacer lo mío”, arrancó diciendo Rébola, con un convencimiento que a esta altura ya es habitual. “Yo traté de aislarme de esos pensamientos, sabiendo que cada partido iba  a ser un examen doble. Pero dependía todo de mí. Yo me esforcé al máximo, metí esfuerzo y sacrificio en cada entrenamiento y hoy me miran de otra forma. Esto es muy gratificante”, declaró, para después adentrar la charla en la gran posibilidad de ascenso de este fin de semana y de la gran campaña realizada.  

Están ahora a un paso del ascenso… 

- Sí, de esa pregunta no me voy a esconder porque es real. Es algo muy lindo. Estamos a un paso. Yo le deseo lo mejor a Instituto, nací en ese club y ojalá se meta en el otro ascenso. Nosotros no queremos dejar pasar la chance de ser campeones en este fin de semana. 

¿A qué se debe la consolidación de tu rendimiento? 

- Belgrano fue un salto de calidad. Este club te magnifica todo. Es la realidad, los otros clubes no tienen tanta prensa como Belgrano, acá sobresale lo bueno y lo malo también. Nos ven muchos más. Esta camiseta tiene mucha repercusión y más con el campeonato que hicimos, la verdad que lo que viví este año no se ve en otro lado. 

Igual, es una responsabilidad fuerte…

- En Belgrano no podés ni pestañear. Se vive así, tiene más presión, en cada partido hay que brindarse al 100 por ciento. Lo supe entender de ese modo, vine con ese propósito y creo que lo aproveché. 

¿Cómo viviste el triunfo ante Instituto, con un casi gol tuyo? 

- Bien, fue el partido que empezó a descomprimir todo. Yo grité el gol y a muchos les cayó mal. Lo grité sin ser consciente, abrió el juego, había mucho por ganar y dentro de los festejos, uno sabe si lo grita desaforadamente con rencor o bronca y cuando con emoción. Hay otros aspectos donde se puede faltar el respeto, este gol no fue así. Además no hay nada más lindo que gritar un gol, sino ¿para qué jugamos al fútbol? Si alguien se sintió ofendido no fue mi intención. 

Rebola IACC

¿Te gustaría seguir en Belgrano? 

- Por supuesto. En este club encontré la regularidad y el nivel que venía buscando. Estoy más que conforme. Jugar en Alberdi es muy lindo, toda la gente es muy pasional, los festejos son tremendos, los recibimientos te alteran por toda la locura que le meten… Es impresionante. Y nosotros le queremos devolver en cancha todo ese apoyo. Es inconmensurable. 

¿Cuál fue la virtud del equipo? 

- Hemos sido punteros desde la fecha 1. Hicimos nuestro torneo, algunos sectores criticaban que no jugábamos lindo, sin embargo, nunca perdimos la punta. Fuimos muy efectivos. El torneo es largo, nos pudimos mantener en lo alto, yo en lo personal me sentí bárbaro. Falta un poquito para que la fiesta sea completa. 

¿Te molestaban esas críticas? 

- A decir verdad, hay que entender el contexto, Belgrano está obligado a ascender y nosotros fuimos prácticos. Por ejemplo San Martín de Tucumán perdió partidos. Nosotros no fuimos tan vistosos pero nos las ingeniábamos para no perder. Y San Martín, sin desmerecerlo, metió grandes partidos pero perdieron los juegos claves. Entonces nosotros entendimos que la base de todo es la solidez.  Supimos entender cómo es el torneo. Tuvimos momentos buenos, malos, irregulares y regulares pero nunca dejamos de estar arriba. Pasa que al ser Belgrano, como te dije antes, todo se magnifica.  

¿Te imaginabas este presente? 

- Sí, porque nos comprometimos a cumplirlo. No escondemos el pie, estamos a un paso y lo queremos coronar. Llevamos 34 fechas punteros y hay mucha ilusión del hincha. Pero tenemos los pies en la tierra, en Belgrano nadie puede aflojar. A eso lo tuvimos bien claro, esa fue una de las bases. Y en Alberdi armamos una fortaleza.  

Peregrinación a San Nicolás 

Luego de ingentes gestiones, la dirigencia de Belgrano con el presidente Luis Artime a la cabeza lograron que AFA autorice a Brown de Adrogué a que pueda salir de su cancha y ser local en otro escenario, para favorecer la presencia de público visitante. Es que Aprevide, organismo de seguridad deportiva de Gran Buenos Aires y Capital Federal, no permite hinchas visitantes, pero finalmente se llegó a buen puerto luego de una álgida reunión, con el aval de AFA.  

El lugar elegido es el Estadio Único de San Nicolás de los Arroyos, sede también de varios partidos de Copa Argentina, con capacidad para 23 mil espectadores. 

El cotejo va este domingo a las 13.40, con varias particularidades: Belgrano tendrá 20 mil lugares para sus hinchas y ese mismo día coincide con la histórica procesión a la Virgen, que congrega entre 150 mil y 200 mil feligreses. Es decir, habrá una multitud en todo sentido, por lo que el operativo de seguridad tendrá mucho trabajo en virtud de mantener una peregrinación y un eventual ascenso en paz. 

 

La Nueva Mañana - Edición Impresa 277

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar