Montevideo: historia, cultura y belleza natural cruzando el charco

Ed Impresa 26/08/2022 Por Vanina Boco
Con conexión directa con Córdoba, la ciudad uruguaya ofrece muchos atractivos únicos para disfrutar del turismo urbano y la hospitalidad del país vecino.
Montevideo © Vanina Boco00001
El Mirador desde el Cerro de Montevideo y la Fortaleza.

chapa_ed_impresa_01   

Especial para La Nueva Mañana

Distante a unos 1000 kilómetros de Córdoba, Montevideo es una ciudad ideal para quienes disfrutan del turismo urbano, con riqueza cultural, arquitectónica y una belleza natural cautivante.

Desde Córdoba es posible llegar directamente, sin necesidad de pasar por Buenos Aires. Se puede ir en vehículo particular o en colectivos que salen dos veces a la semana (miércoles y domingos) y demoran 14 horas en llegar a la ciudad uruguaya, arribando a las 8 de la mañana, justo para aprovechar todo el día.

Esta opción fue la que tomé para hacer una escapada de dos días y en esta crónica, les comparto todo lo que se puede hacer “cruzando el charco”.

Casco histórico

Para comenzar a pasear, salí caminando desde mi hospedaje en un hotel céntrico, hacia el casco histórico de la ciudad.

Era lunes por la mañana y los montevideanos comenzaban a llenar las calles, con su típico termo y mate debajo del brazo, sin importar si iban caminando o en bicicleta.

A pocas cuadras, el monumento al héroe nacional Gervasio Artigas me dio la bienvenida junto a la bandera uruguaya en la Plaza de la Independencia. El casco histórico, también conocido como la “Ciudad Vieja”, fue origen de la fortificación militar española.

Tenía murallones de piedra que delimitaban la ciudad fuerte denominada San Felipe y Santiago de Montevideo. Estaba custodiada por una fortaleza, llamada Ciudadela. 

Actualmente, la estructura que sostuvo la puerta de la entrada a la fortaleza se encuentra en su antiguo lugar, entre la Plaza Independencia y la Peatonal Sarandí, siendo uno de los puntos de referencia del paseo histórico.
Alrededor de la plaza, se erigen edificios de una riqueza patrimonial y arquitectónica que salta a la vista, como el Teatro Solís inaugurado en 1856, la Casa de Gobierno y el Palacio Salvo.

Este último, ubicado en una de las esquinas más emblemáticas, entre la Plaza Independencia y la Av. 18 de Julio, fue inaugurado en 1928 y su historia es una más de las que une a Argentina y Uruguay: fue diseñado por el arquitecto Mario Palatini, que había construido el Palacio Barolo en Buenos Aires, inspirado en la Divina Comedia.

Este edificio declarado Monumento Histórico Nacional tiene 95 metros de altura y es posible realizar visitas guiadas y subir hasta su cima, para tener una vista extraordinaria de la ciudad.

Montevideo © Vanina Boco00007
Para pasear, relajarse y disfrutar de las extensas costas.

“La Rambla”

Para hablar de la belleza natural de Montevideo hay que remitirse a las extensas playas que bordean la ciudad. 
Conocida como “la rambla”, son casi 30 kilómetros de una costanera amplia, que va hilvanando barrios y paisajes y que es uno de los atractivos más destacados de la ciudad.

Tanto para los turistas como también para los lugareños, la gran masa de agua que delinea el horizonte es mencionado como “el mar”, pero en realidad se trata de un estuario, es decir, una desembocadura, en el mar, de un río amplio y profundo donde se intercambia agua salada y agua dulce.

Salir a caminar o simplemente sentarse a tomar unos mates son un gran plan, siempre. Se puede llegar hasta el cartel de Montevideo para tener “la foto” del lugar y contemplar la amplitud del paisaje.

Mirador panorámico

Montevideo © Vanina Boco00009

Volviendo al área central de la ciudad, otra propuesta para no perderse en Montevideo es visitar el Mirador de la Intendencia, ubicado precisamente en la sede donde funciona el palacio municipal.

Allí, se puede subir al piso 22 en un ascensor transparente que permite ir viendo la ciudad mientras ascendemos los 77 metros del edificio.

Una vez arriba, se encuentra una cafetería y el mirador que ofrece espectaculares vistas panorámicas desde donde se puede observar gran parte de la ciudad.

También se alquilan binoculares para descubrir edificios históricos siguiendo las imágenes que están en el vidrio que resguarda el perímetro. La idea es apuntar con los binoculares donde está el dibujo y encontrarlo, además, hay información sobre cada uno de estos monumentos.

La Fortaleza

Ya alejándonos del centro, vale la pena visitar el Cerro de Montevideo que con una altura de 135 metros apenas, es un punto referencial y que se ve desde distintas partes de la ciudad. Allí está la Fortaleza General Artigas, lugar emblemático por ser protagonista de grandes momentos históricos. Hoy alberga un museo histórico militar y el primer faro del Río de la Plata que se pueden visitar todos los días, abonando una entrada.

Además, en las inmediaciones del lugar, hay un extenso parque donde está otro cartel de Montevideo y se puede tener otra vista de la bahía, la ciudad y la inmensidad del río. Montevideo es riqueza cultural, natural, arquitectónica e histórica. Pero también es la sonrisa amable, la atención constante y la familiaridad en tonada y costumbres de sus habitantes. 

 

 

La Nueva Mañana - Edición Impresa 273

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

360-x-360

 

 

HINS-Energía---360x150

 

PyL_Neum-360x150

 

2022-09-01 - Muni VM - 360x150

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"