Osvaldo Giordano: “No hemos tenido contacto con el nuevo equipo económico”

Ed Impresa 18/08/2022 Por Facundo Piai
El ministro de Finanzas cordobés analiza las medidas del Ministerio integrado que conduce Sergio Massa y evalúa el futuro de las transferencias de Nación a las provincias.
Giordano 01

chapa_ed_impresa_01   

Especial para La Nueva Mañana

ENTREVISTA

En procura de lograr la meta de déficit fiscal rubricada en el Presupuesto (2,5% del PBI) el Gobierno nacional busca ordenar las cuentas públicas. Tras la segmentación de los subsidios a los servicios básicos, crece el rumor de que las transferencias de Nación a las provincias también pasarían por las tijeras de la poda del gasto. Por esto y el contexto económico actual entrevistamos a Osvaldo Giordano, ministro de Finanzas de Córdoba.
“No hemos tenido contacto con el nuevo equipo económico”, aclaró Giordano. En función de las declaraciones públicas, el planteo del equipo de Sergio Massa no difiere con el de “los anteriores ministros respecto a la necesidad de corregir parte del desequilibrio de las cuentas públicas”. En este sentido, el Gobierno nacional informó que con la segmentación de las tarifas ahorrarían en subsidios en lo que resta del año 50 mil millones de pesos. Mientras que, en lo que resta del año, en donde la segmentación impactará de punta a punta, el ahorro fiscal llegaría a $500 mil millones. Lo cual equivaldría al 0,5% del PBI para el 2023.

Respecto a los recortes de los giros que Nación hace a Córdoba, el ministro de Finanzas destacó que “las transferencias no automáticas no están sujetas a ningún tipo de condicionamiento”, ya que están definidas por “parámetros fijos, preestablecidos”. Contrariamente, sí pueden sufrir modificaciones las “transferencias discrecionales” que “dependen de decisiones políticas”. En este punto, quien acompaña desde el 2002 a las administraciones provinciales del justicialismo mediterráneo, sostuvo que la más importante de estas es la que recibe la Caja de Jubilaciones. Si bien esa transferencia se hace bajo una “regla legal”, los montos no se actualizan al ritmo de la inflación y terminan licuados. “Este es el problema para Córdoba; común a todas las provincias que tienen Caja”, explicó Giordano.

¿De haber recortes en las transferencias de Nación a la Provincia podría haber un aumento de los impuestos provinciales?

- Córdoba redujo en aproximadamente un 25% la alícuota promedio de Ingresos Brutos, fundamentalmente en los primeros años y lo ha ido manteniendo hasta ahora. La idea es mantenerlo y bajar la carga financiera y administrativa que genera este impuesto sobre los contribuyentes. Que es malo para la actividad productiva. 

¿Esa política fiscal que vienen sosteniendo, con la intención de mantener, puede verse afectada por un recorte en las transferencias discrecionales?

- No, por una cuestión de magnitud. Lo de la Caja es muy importante, pero se ha ido paleando con otras medidas, de hecho, la baja de impuestos se compensó sin resentir la recaudación y esperemos que eso se pueda sostener en el tiempo. Obviamente el contexto no ayuda, el tema de la Caja preocupa, pero más lo hace la incertidumbre en general, el nivel de actividad, la inflación, cómo seguirá la economía en los próximos meses. 

Frente a la asunción de Batakis sostenía que la situación era “compleja” y que todo dependía del “orden político” y del “profesionalismo económico”. ¿Cómo evalúa a este contexto y al nuevo equipo económico? 

- Las preocupaciones son las mismas. El diagnóstico es planteado de un modo muy parecido, al menos. No hay mucha diferencia en cuanto a que hay conciencia de que el nivel de déficit fiscal no es sostenible porque no hay financiamiento. No hay acceso al crédito internacional, ni al interno. La emisión ha llegado claramente a su límite porque obliga al Banco Central a absorber pesos con Leliq, con lo cual genera más déficit porque hay que pagar intereses. 

Entonces, sobre el diagnóstico me parece que había bastante coincidencia en los últimos tres equipos. La duda que persiste es si existe el plafón político y las ideas concretas y eficaces para corregir la situación. Sobre eso todavía no hay un panorama claro. 

¿La incorporación de Massa, una figura política experimentada, puede contribuir en esto de generar “plafón político”?

- Bajo ese sentido sí, en el sentido de que es uno de los socios de la coalición gobernante. Pero veremos si realmente funciona y si tienen contenido técnico las políticas que plantea. Por ahora lo estamos por ver, no tengo opinión porque no hay elementos de juicio como para afirmar si esto va a funcionar o no. Sería prematuro.

massa ministros © NA

En función del aspecto técnico, cómo evalúa a las nuevas incorporaciones y el rearmado del Gabinete económico.

- El problema no es de personas sino de proyectos. Tendemos a sobrevalorar las personas y subestimar los proyectos y las ideas. Es decir, de cómo resolver este tema que, insisto, creo que en eso no hay duda que este déficit no es sostenible. El punto es bajo qué estrategia se corrige y si se tiene el plafón político para llevarlo a la práctica. Ninguna de las dos cosas está clara hasta ahora. Lo cierto es que hasta ahora los subsidios siguen creciendo, más allá de los anuncios de segmentaciones que aún no se han implementado.

¿Cuál cree que debe ser la estrategia de política económica que debiera implementar el Gobierno nacional para equilibrar la macroeconomía?

- No me corresponde establecer una receta. Hay como dos planos. En lo urgente está el tema de los subsidios, no quiero decir que sea lo más importante, pero sí urgente. Porque es lo que más ha crecido en los últimos años. Ahora, desde el punto de vista más estructural, a largo plazo, de cómo sacar a la Argentina de esta larga involución que tiene, que no la inventó este gobierno, ni el anterior, sino que tiene décadas de caída, implica un replanteo más global.

Para eso escribimos un libro (N. de R.: refiere a Una Vacuna Contra la Decadencia, libro que publicó junto a dos economistas), porque lo que se requiere es un cambio bastante más estructural de cómo funciona el Estado que parece algo alejado de lo que es la urgencia actual pero que no deberíamos perder de vista y que probablemente requiera de un contexto distinto. De un gobierno nuevo y no de uno que ya está entrando en la etapa final. 

caja de jubilaciones
Caja de jubilaciones de la provincia de Córdoba.

¿Con qué escenario económico cree que vamos a encontrarnos en los próximos meses?

- Con un escenario muy complejo, muy difícil. Con lo cual, aun acertando (y con que el nuevo ministro logre hacer lo que los otros quisieron hacer y no pudieron) yo creo que va a ser un escenario difícil. Creo que nadie piensa que la inflación puede bajar rápido, ni que esté garantizado el nivel de actividad económica. Lo más optimista sería que no se agrave la situación actual, pero difícilmente esto se pueda revertir de manera rápida en las actuales condiciones. 

Los últimos reportes sobre pobreza dicen que el 40% de los cordobeses es pobre, al finalizar el 2021 ¿cómo cree que evolucionó esa variable en estos meses?

- Comparto el diagnóstico que se lo escuché decir al nuevo ministro (por Sergio Massa), de que la inflación es una fábrica de pobres. En eso coincide mucha gente y creo que es el diagnóstico correcto. Con lo cual, en la medida en que se mantenga esta inflación es inevitable que el deterioro social se profundice. 

¿Considera que estamos arriba del 40% en Córdoba?

- Hay muchas maneras de medirla, no me gusta pegarme a un número porque me parece simplista. Pero lo cierto es que la tendencia es a empeorar. Si bien hay un montón de factores que explican la pobreza, cuando la inflación tiene la dinámica que tiene actualmente pasa a ser un factor decisivo porque erosiona muy rápidamente los ingresos de la gente. Sobre todo, en el segmento de la población de menos ingresos que vive del trabajo informal. Si bien todos tienen dificultades frente a los precios, en el sector informal las dificultades son mayores. Por eso son los que más pierden. 

Se viene el Día de las Infancias ¿qué expectativas tienen desde la Provincia en esta fecha importante para el nivel de actividad del comercio?

- No tengo un feeling cercano a ese sector, pero creo que la inflación como factor que erosiona la capacidad de compra de los ingresos de la gente influye. Pero, por otro lado, también es cierto que las subas de precios motivan a que la gente rápido gaste lo que tiene porque sienten que de lo contrario pierde valor. Pero me parece que el primer factor es el más decisivo y va a pegar en el funcionamiento general de la economía.  

  

 

La Nueva Mañana - Edición Impresa 272

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar