Talleres y una noche imposible de olvidar a pesar de la eliminación

Los hinchas del Albiazul vivieron una jornada repleta de emociones en el estadio Mario Alberto Kempes con su equipo jugando en Copa Libertadores de América.
FZ0cXsCWYAMIO3z
La parcialidad albiazul brindó un espectáculo en las tribunas. Foto: Twitter Talleres

Una locura albiazul. ¡Qué gratificantes son estas jornadas que quedan inmortalizadas! “¿Te acordás de aquel 10 de agosto del 2022 cuando jugamos cuartos de final de la Libertadores en el Kempes?”. Será una pregunta entera. Será el motivo de anécdota de muchas generaciones, recordando dónde estaban viendo el partido de Talleres ante Vélez.

Yo estaba en la casa de mi abuela. Uh, yo tenía una novia en Villa Libertador y lo vi ahí. Lo vi con unas amigas en un bar. Fue el último partido que vi con mi viejo. Yo estuve en el estadio con mis hermanos. Por cábala no lo vi, los escuché por radio encerrado en mi pieza. Lo seguí por internet, lamentablemente la crisis me expulsó del país, pero a Talleres lo seguí siempre. Yo me emborraché. Esa noche me enamoré... Y tantas historias se contarán. Tantas añoranzas de este juego de Libertadores que serán inolvidables.

La llegada del colectivo de Talleres. La llegada de los hinchas. La ovación a Guido. Las 60 mil almas. El Kempes lleno. Los silbidos a los jugadores de Vélez. Los aplausos para Caixinha. Los silbidos injustos al Cacique Medina. Los optimistas. Los pesimistas. La ida en Liniers había sido 3-2 y el recordado golazo de Garro. El verde, el azul, el blanco... El “dale, dale T, dale, dale, dale T” ensordecedor. El himno de la Libertadores. Los fuegos artificiales. La noche iluminada. “Viejo y glorioso Talleres - de corazón sin igual - la banda te lo agradece y te alienta hasta el final”. El estadio moviéndose. El pitazo inicial del paraguayo Aquino. A 90 minutos de “la gloria eterna”. Imposible olvidar.

Pizzini Jara Talleres Velez ConmebolTalleres cayó con Vélez en un Mario Kempes lleno y le dijo adiós a la Copa

El “gol” de Pratto a los 3 minutos. Las lamentaciones. El VAR. Las dudas. La mano de Janson confirmada cuatro minutos después; y el gol anulado. El festejo de los hinchas de Talleres. Las esperanzas renovadas. Imposible de olvidar.

 “Ponga huevo, Talleres, ponga huevo. Ponga huevo Talleres sin cesar - Que esta noche cueste lo que cueste - esta noche tenemos que ganar...”, que se cantó tan fuerte. Imposible de olvidar.

Ese primer tiempo donde los nervios fueron protagonistas, donde las corridas de Enzo Díaz ilusionaban, donde las banderas flameaban esperanzadas mientras los hinchas soñaban con esa jugada salvadora. Ese primer tiempo timorato, lleno de incertidumbres, pases inconclusos y uñas comidas. Imposible de olvidar. 

WhatsApp Image 2022-08-10 at 4.57.51 PMJuega Talleres por la Libertadores: el campo de juego luce espectacular

El segundo tiempo y las corridas de Godoy. El cabezazo de Valoyes. La inexplicable lesión de Girotti. La ovación para él. Los centros y más centros. Las indicaciones de Caixinha. La expulsión del Cacique Medina. Los insultos al uruguayo.  El aliento que bajó desde los cuatro puntos cardinales. Hasta que llegó el golazo a los 33 minutos de Julián Fernández. El trompadón de Fernández. "Fue hermoso mientras duró", dijo una plateísta. Imposible de olvidar.

El 10 de agosto de 2022 Talleres jugó los cuartos de final de la Copa Libertadores. Estuvo entre los ocho mejores equipos del continente. Fue una noche que será imposible olvidar para el fútbol de Córdoba.

 

Te puede interesar

Boletín de noticias

 

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"