Lo mío es tuyo: Vanessa y Celeste, pioneras en moda sustentable

Tras un viaje de ella a Nueva York, Cele volvió enamorada de las propuestas de venta de moda de segunda mano o indumentaria usada, así nació la idea que hoy está instalada en Córdoba.
moda circular 00001
Lo mio es tuyo "Si bien nosotras estábamos desde hace varios años, ahora se convirtió en un boom", comentan las emprendedoras"

“Lo mío es tuyo” es un emprendimiento que nació en el año 2015 y fue fundado por dos hermanas: Vanessa y Celeste Lucuix. Vane es comunicadora social y Cele, diseñadora de indumentaria. En diálogo con LNM, Celeste comentó que el proyecto se inició tras un viaje de ella a Nueva York, que realizó hace algunos años y volvió enamorada de las propuestas de venta de moda de segunda mano o indumentaria usada, y lo bien presentados que estaban los locales dedicados al rubro en esa ciudad. 

Notando la falta de ese nicho en Córdoba, es que le propone a su hermana Vanessa asociarse para abrir un local que fue pionero en la ciudad y surgió muchos años antes en que se popularizara el concepto de “moda circular”.

“Cuando comenzamos con ‘Lo mío es tuyo’, vendíamos en ferias itinerantes y showrooms, y luego estuvimos en un local de coworking. El primer espacio comercial lo abrimos en calle Montevideo a la vuelta de ‘Señor Espacio’ donde estuvimos unos meses, y luego nos ubicamos en Nueva Córdoba, en Achával Rodríguez 183”, contó Celeste.

lomioestuyo00002

“Por suerte nos comenzó a ir muy bien, y la moda circular empieza a implementarse en el país y especialmente en Córdoba, con muy buena respuesta de la gente hizo que hoy nos pudiéramos ampliar y sumar otro local lindante que unificamos con el que teníamos en Achával Rodríguez”, agregó.

Es de destacar que durante la pandemia, por el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, el local no pudo abrir sus puertas al público, lo que provocó que las hermanas lanzaran su tienda online (www.lomioestuyo.com.ar). Al ser cada producto único, ellas deciden mantener la tienda digital como una unidad de negocio distinta, donde se venden prendas diferentes a las del local comercial. 

“Actualmente, la tienda online se encuentra desactualizada porque este miércoles abrimos un espacio nuevo para la compra de ropa y para proveedores que quieran comercializar sus prendas. Para que la gente pueda vender lo suyo debe ingresar a nuestra web e ir a la sección ‘Vende tu ropa’; leer las condiciones y si está de acuerdo con la modalidad, y tiene ese tipo de prenda que nosotros compramos, puede gestionar ahí mismo un turno en la web y coordinar una cita. Ese día, la persona llega al local con un bolso o valija con sus prendas, se hace la selección ahí mismo y se cotiza en el momento, por lo que cobrará por compra de lote y no por consignación”, precisó Celeste.

lomioestuyo00001

En tanto, lo no seleccionado puede ser retirado por la misma persona que las trajo o dejarlas en donación. “Actualmente, nosotras trabajamos con la fundación Manos Abiertas y también lo hacemos en conjunto con el COyS y la Municipalidad en su proyecto de economía circular”, dijo la diseñadora.

Como proyectos a corto y largo plazo, las hermanas Lucuix tienen previsto relanzar la página web para vender no solo en Córdoba Capital, sino también en el interior provincial, otras provincias argentinas y prevén envíos a todo el mundo, porque cuentan ya con clientes en Chile y Uruguay. “Nos gustaría expandirnos internacionalmente, y abrir otros puntos circulares en la ciudad y una sucursal para que la gente pueda seguir vendiendo y comprando nuestras prendas”, indicó Celeste.

Ante la pregunta sobre por qué hoy la moda circular es tendencia, Vanessa reflexionó que en pospandemia este rubro comenzó a afianzarse. “Si bien nosotras estábamos desde hace varios años, ahora se convirtió en un boom. Hoy por hoy, hay un montón de locales que hacen lo mismo que nosotras en Córdoba y en Buenos Aires, y en buena hora que esto sea así. Creo que existen personas que se dedican a la moda circular por la propia crisis económica, porque pueden vender sus prendas a través de plataformas digitales. Pero también están los clientes que compran prendas usadas por conciencia ambiental, que siempre consumieron este tipo de indumentaria en ferias americanas y de moda circular”. 

“En nuestro local se ven claramente los dos tipos de clientes: los que ya no pueden acceder a prendas de marcas que antes compraban en shoppings y también los que, pudiendo comprarlas optan por la moda circular. Esto a nosotras nos llena de orgullo, porque nuestro negocio no nació por la crisis, sino que conscientemente considerábamos por entonces y lo seguimos pensando ahora, que la moda rápida no tiene futuro por su impacto ambiental”, cerró Vanessa.

Te puede interesar