Con una actividad industrial fortalecida, cambio de riendas en Producción

Ed Impresa 10/06/2022 Por Facundo Piai
La salida de Matías Kulfas generó sorpresa al interior de la industria; sin embargo, en el sector valoran la experiencia política de quien asumirá en la cartera, Daniel Scioli.
Kulfas © NA
La renuncia de Kulfas se da en un contexto en que la industria metalúrgica muestra robustez respecto a 2021. Foto: NA

chapa_ed_impresa_01   

Especial para La Nueva Mañana

Tras las subas de los precios y la interna de una alianza de gobierno que parece no poder coagular, la economía se mantiene activa. Desde el sector productivo miran con inquietud una inflación que ya llega a 30 puntos en solo cinco meses y también temen que el desgaste político del gobierno repercuta en la actividad que, pese a todo, acumula un alza del 6% en relación al primer trimestre del 2021. A todo esto, la salida de un ministro con iniciativa que avanzó en la tarea de reactivar la producción genera incertidumbre entre los industriales.

Paradójicamente, la renuncia de Matías Kulfas luego del “off gate” se da en un contexto en que la industria metalúrgica muestra robustez respecto al 2021. Por caso, en abril este sector tuvo un crecimiento interanual de 11%, según un informe de la asociación de metalúrgicos de todo el país (ADIMRA). Si bien en la comparación con marzo el nivel de actividad se contrajo algunos puntos, este sector de la industria pesada registra un crecimiento interanual acumulado del 6% durante el primer cuatrimestre.

Buenos números en muchos sectores

Sectores que integran la cadena de valor de la minería, la extracción de petróleo y su refinamiento mostraron aumentos de dos dígitos. Estos tuvieron una performance por encima del promedio de toda la industria metalúrgica, según el informe de Adimra. Mientras que diferentes sectores, como maquinaria agrícola, mantienen un nivel de actividad superior al del 2019 e inclusive al registrado en 2018. Datos que corroboran la defensa que el ministro saliente Matías Kulfas hizo de su gestión cuando en su renuncia detalló las características de la “reactivación industrial”, “inversiones productivas”, “la incorporación de maquinaria y equipo producido en el país” y la “recuperación del empleo industrial”.

La renuncia del economista especializado en desarrollo económico sorprendió a un sector productivo que supo valorar su gestión. Al ser consultado por La Nueva Mañana, un importante industrial de Córdoba destacó la “muy buena relación” que el ministro saliente tenía con el “sector productivo”. Si bien reconocen que el nuevo ministro de Producción designado, Daniel Scioli, también mantiene “un buen diálogo con la industria”, un cambio “no era lo ideal”. En el sector entienden que podría dilatar los tiempos de gestiones que son claves hoy “ante los grandes desafíos” que tienen por delante, en una economía con problemas estructurales y un mundo inestable.

Scioli © NA
En medio de la repentina salida de Matías Kulfas, todo indicaría que Daniel Scioli mantendría la primera línea de funcionarios de su predecesor, a quienes el ex gobernador ya conoce. (Foto: NA)

Gran parte de los industriales destacan las cualidades políticas y administrativas del ex gobernador de la Provincia de Buenos Aires. Nuestra fuente aclaró que, “mínimamente”, esperan una “continuidad de las gestiones” para evitar que haya un “período de adaptación” que genere dilaciones y “no se ajuste con las urgencias que a los sectores nos apremian”. Al parecer todo indicaría que el nuevo ministro de Producción mantendría la primera línea de funcionarios de su predecesor. Se trata de tres secretarios de estado, de los cuales Scioli ya conoce a dos de su paso por el Ejecutivo de la provincia con más fábricas del país. 

El BCRA vende más dólares de los que compra y esto inquieta a la industria

A todo esto, pese a la recuperación que muestra el sector fabril, la principal preocupación de la industria pasa por las divisas. Las dificultades que tiene el Banco Central para fortalecer sus reservas internacionales en los meses en que ingresan los dólares de las exportaciones de origen agropecuarias no son un buen indicio de lo que puede pasar en los meses de menor liquidación estacional. “Las ventas de dólares del Central están siendo muy importantes”, agrega nuestra fuente de la industria. Así, entre la “inercia importadora”, rasgo de la recuperación económica, y la importación de energía, la industria avizora que aumentarían las restricciones a las divisas en los últimos meses del año. 

La nueva gestión deberá trabajar sobre estas expectativas. Ocurre que no pocos empresarios fabriles comienzan a ajustar su actividad frente a una inminente reducción de las importaciones por falta de divisas, y esto está comenzando a enfriar la actividad. Los industriales confían en el buen diálogo de Scioli y su capacidad para “tender puentes”, pero desconfían de los problemas estructurales de la economía argentina. Problemas que, por cierto, fueron diagnosticados por el ministro de Producción entrante cuando compitió por la presidencia en el 2015.  

¿Cómo entiende Scioli a la producción?

Lineamientos para el Desarrollo Económico y Productivo de la Argentina fue el título del libro mediante el cual el ex vicepresidente de Néstor Kirchner daba a conocer su plataforma de propuestas en las elecciones de 2015. Allí planificaba una etapa de desarrollo superior a la anterior, y sus objetivos eran: mayor empleo y diversificación de las exportaciones. En sintonía, consideraba a la reindustrialización como única política de Estado precisa para llegar al desarrollo, por ser “la palanca del progreso”.

En aquel entonces proponía una etapa “de desarrollo” tras una década de “crecimiento con inclusión”, para lo cual, entendía, la clave estaba en consolidar una industria metalúrgica diversificada, integrada y transversal para el resto de los sectores productivos. Publicado por el think thank Desarrollo Argentino (DAR), el informe perseguía cuatro objetivos: empleo registrado, innovación, diversificación de la estructura productiva y aumento de los saldos exportables. Para lograrlos planteaba, por un lado, ordenar los desequilibrios macroeconómicos que dejaba el gobierno de CFK, por otro lado, estímulos fiscales para la inversión en innovación, una estructura tributaria progresiva y financiamiento para obras de infraestructura. 

De alguna manera planteaba un modelo de industrialización a partir de la sustitución de importaciones, pero del siglo XXI. El equipo económico de quien acaba de dejar la embajada de Brasil remarcaba desde el think thank DAR los límites del modelo distribucioncita de CFK. Aquel modelo se había agotado frente a la falta de dólares, alta inflación, desaceleración del crecimiento y aumento del déficit. De este modo, las restricciones estructurales le ponían un techo al crecimiento económico y la generación de empleo, sostenían. En efecto, se trata de críticas a tono con las plasmadas por el ministro de Producción saliente en su libro Los Tres Kirchnerismos. 

“Sobreideologización de la economía”

Matías Kulfas reprochó la falta de respuestas durante el gobierno de la actual vicepresidenta a los problemas estructurales y la sobreideologización de la política económica, lo cual le valió el rechazo de una parte de la alianza gobernante. Esto, sumado a errores políticos lo dejaron fuera del gobierno. Descontando en Scioli una continuidad en la línea del Ministerio de Producción, resta conocer si el cambio de nombres basta para aquietar la interna de la coalición gobernante o si, contrariamente, continuará el operativo desgaste hacia la orientación de la política productiva.

 

 

LNM - Edición Impresa 262

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar