Hepatitis aguda grave: “Por el momento no es una alarma para la población”

Ed Impresa 20/05/2022 Por Mónica Hernández
Así lo manifestaron especialistas en virología en diálogo con LNM, luego de que la OMS difundiera casos de hepatitis aguda grave desconocida en niños.
Laboratorio © NA
En Argentina, los casos registrados están dentro de los valores manejables y que normalmente registramos. Foto: NA

chapa_ed_impresa_01   

 

La Nueva Mañana dialogó con Viviana Ré y Belén Pisani, especialistas en Virología de la Facultad de Ciencias Químicas de la UNC, respecto a la hepatitis aguda grave en niños/as. 

En primer lugar, Ré sostuvo: “Por el momento, no es una alarma para la población, pero sí un llamado de atención para los profesionales de salud, para que estén atentos ante estos signos y síntomas en niños/as. Luego de descartar las posibles causas comunes de hepatitis es necesario indagar acerca de otras causas. Se han acelerado un poco los canales de diagnóstico y de alertas en los centros de salud, especialmente en aquellos que atienden infancias, para que podamos hacer un diagnóstico diferencial más rápido”.

En tanto, Pisano dijo que “todavía no se ha recibido ninguna muestra en Córdoba porque en realidad se trata de un alerta ante el aumento inusual de casos sin diagnóstico y sin etiología, que es el estudio de las causas de las enfermedades”.

Como corolario, ambas especialistas sostuvieron: “En Argentina todavía no se está dando el aumento inusual; aún los casos registrados están dentro de los valores que nosotros manejamos y que normalmente registramos. Pero estamos atentos, por supuesto, y ya se han confeccionado los protocolos a nivel Nación y Provincia por si hay algún caso que presente estas características para estudiarlo”.  

Entonces, ¿cuál sería la diferencia entre esta hepatitis y las otras? 

Los síntomas son exactamente iguales, por ello clínicamente no se puede distinguir, es decir la coloración amarilla pigmentosa, heces blanquecinas, orina oscura, dolor abdominal, fiebre, etcétera, y haciendo toda la batería de análisis para estos casos en el laboratorio se empiezan a descartar ciertas causas que hacen a la etiología de la enfermedad. 

En lo referente a la relación hepatitis-Sars-Cov-2-adenovirus, Pisano agregó: “El adenovirus es muy común ya que produce conjuntivitis, problemas respiratorios y diarreas, y, a su vez, es común dentro de nuestra población, por lo tanto no sería raro que un paciente lo tenga porque al tener esa característica no se puede establecer esa relación entre esta hepatitis y adenovirus, siendo una de las tantas hipótesis que se barajan. Otra es la que por una infección por Sars-Cov-2 después de unas semanas podría llegar a ocasionar hepatitis, todo lo cual hasta ahora son hipótesis. Lo importante es el alerta para que los médicos y la comunidad científica estén atentos a los casos y los estudiemos”. Asimismo, “probablemente sean parte de lo que ya veníamos viendo porque este aumento inusual no se ha registrado, lo cual está bueno también seguirlo”, analizó Ré. 

De acuerdo a la información con la que se cuenta, la mayoría de los niños afectados por la hepatitis aguda grave no recibió ninguna dosis contra Covid-19, por lo que se descarta que los casos reportados estén relacionados con la vacunación. 

Si bien la comunidad científica cuenta con pocos datos todavía para dictaminar si existe un brote o epidemia en la Región, por ahora el riesgo mundial es bajo, y como tampoco hay certezas sobre el origen; se está transitando, hoy por hoy, una situación que antes pasó inadvertida debido a la poca cantidad de casos detectados. 

Informe del Ministerio de Salud nacional

De acuerdo a lo divulgado por el Ministerio de Salud de la Nación acerca de las “Recomendaciones para el estudio y vigilancia epidemiológica” para los equipos de salud sobre la hepatitis aguda grave en pediatría, la situación internacional es que “hasta el 17 de mayo se han reportado más de 420 casos, la mayoría menores de 5 años y provenientes de países europeos, incluyendo 26 niños y niñas que requirieron trasplante hepático, y el 15% necesitaron del ingreso hospitalario o en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI)”. 

En Reino Unido es donde se ha notificado la mayoría de los casos (163) y recientemente se observó “un aumento significativo de las infecciones por adenovirus en la comunidad (particularmente detectadas en muestras fecales de niños y niñas) tras los bajos niveles de circulación anteriores a la pandemia de Covid-19. Los Países Bajos también informaron un aumento simultáneo de la circulación de adenovirus en la comunidad”, describe el informe.

De 8 casos que requirieron trasplante en Inglaterra se testearon para adenovirus 7 de ellos, los que dieron resultado positivo.

En tanto, “la OPS evaluó que aún hay pocos datos para definir si hay un brote o epidemia en la Región, y por ahora el riesgo mundial es considerado bajo. Y como tampoco hay certeza sobre el origen, existe la posibilidad de que estemos identificando una situación que previamente pasó inadvertida porque los casos eran muy pocos”, consideraron las catedráticas. 

Como conclusión, la infección por SARS-Cov-2 puede llevar a formar un reservorio viral en el tracto intestinal lo que conduciría a liberar repetidas veces proteínas virales a través del epitelio de intestino lo que produce un mecanismo que causa el síndrome inflamatorio sistémico en niños.

Para finalizar, se recomienda a la población mantenerse informados y monitorear la situación, ya que el origen de los casos está en estudio y los expertos continuarán con el apoyo técnico para divulgar las investigaciones.


Qué es la hepatitis

Esta es una inflamación del hígado, con diferentes causas que conducen a ese estado, como una infección o una intoxicación por medicamentos o sustancias y los agentes infecciosos más frecuentes son los virus responsables por las hepatitis A, B, C, D y E, y cuando la inflamación se produce rápida y abruptamente se habla de hepatitis aguda, además de que puede tornarse crónica: las B, C y D.

Normalmente en el laboratorio de Virología lo que se reporta son “casos que no están provocados por los virus comunes que son 5 (de la A a la E), los cuales se descartan y también casos provocados por otros virus como el que genera la mononucleosis o citomegalovirus que son los más comunes que provocan hepatitis y otras causas como la autoinmunidad o las hepatitis tóxicas. Entonces una vez que se descartan todos estos virus posibles y otras causas comunes, a partir de allí se puede sospechar de esta hepatitis desconocida de la cual se sabe muy poco”, analizó Ré.

Este brote de hepatitis en niños es considerado inusual pues “las pruebas de laboratorio excluyen que sean casos de hepatitis virales conocidas”, de acuerdo a lo expresado por Organización Panamericana de la Salud (OPS). 

Lo principal es estar atento a los síntomas, como diarrea o vómito, y principalmente si hay señales de ictericia, que es la coloración amarilla de los ojos y la piel, para de inmediato recibir atención médica.

Por último, para prevenir contagios se recomienda seguir con las medidas básicas de higiene: lavarse las manos siempre luego de ir al sanitario, evitar tocarse ojos, nariz y boca, cubrirse al toser o estornudar, completar los esquemas de vacunación, etcétera, lo que también sirve para evitar la transmisión del adenovirus. 

LNM - Edición Impresa 259

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar