Turismo: Salto La Estancita, la cascada escondida de las Sierras Chicas

Ed Impresa 21/01/2022 Por Vanina Boco
A pocos kilómetros de la ciudad Capital, este lugar es un oasis para escapar del sofocante calor del verano con su adorable olla y una cascada con una caída de 13 metros.
Estancita00005

chapa_ed_impresa_01  

 

Especial para La Nueva Mañana

A pesar de que el calor nos dio una tregua estos últimos días, todavía queda mucho verano por delante. Por eso, siempre es bueno tener un par de planes armados, listos para preparar la mochila y salir de la ciudad apenas aparezca la oportunidad. 

Ya sabemos: son muchas las opciones que brinda la provincia de Córdoba para locales y turistas y eso a veces dificulta la elección. Pero, para eso existen columnas como estas, para recomendarles lugares que vale la pena descubrir.

El encanto de las Sierras Chicas

Estancita00010

Saliendo de Córdoba por la ruta E53, la que va por el aeropuerto, nos dirigimos hacia las Sierras Chicas. Un puñado de pueblos y ciudades se ubican a la vera de la autopista que permanecen hermanados a la capital cordobesa por su cercanía. 

En la rotonda siguiente a la entrada de Río Ceballos, desviamos hacia el Camino del Cuadrado, promocionada como una de las ocho rutas escénicas de la provincia por su paisaje de sierras, curvas y vistas panorámicas.

Unos kilómetros más adelante, justo frente al puesto de control policial, hay un cartel que indica el ingreso a la Reserva Hídrica y Natural Municipal Salsipuedes. Se trata de un área protegida creada en noviembre de 2019, con una superficie aproximada de 6.000 hectáreas, “comprendiendo importantes relictos de bosque nativo con toda su biodiversidad y la cuenca hidrológica del río Salsipuedes, como principales valores de conservación”, según señala la Municipalidad.

Justo en ese punto hay que abandonar la ruta y entrar unos kilómetros por un camino de tierra. En el estacionamiento, inspectores municipales reciben a los visitantes para darles las indicaciones referidas al comportamiento dentro de la reserva, tomar los datos personales y guiar hacia el sendero que lleva a la cascada. Una info importante: no se cobra estacionamiento ni entrada al lugar, es totalmente gratuito. 

Camino a La Estancita

Estancita00001

Luego de dejar el vehículo a la intemperie, es momento de empezar la caminata de unos dos kilómetros de distancia. Es fundamental llevar zapatillas para hacer este trayecto porque en el tramo final del recorrido, el sendero requiere estabilidad y firmeza.

Primero, el recorrido se hace por una calle de tierra, en bajada, y a los costados se pueden ver distintas propiedades privadas que quedaron dentro de la reserva. En partes, los árboles forman unas galerías que brindan una sombra agradable y necesaria para los días de calor. 

Al llegar a un pequeño puesto que vende provisiones, hay que dirigirse hacia la izquierda y allí, al cruzar la tranquera, se acaba la calle y comienza un típico sendero serrano (para lo que es importante usar las zapatillas): piedras, pendientes, al que se le suman escaleras de troncos y de cemento. 

Desde esta parte hay unos 800 metros, de dificultad media, y que demanda un20 minutos para llegar al Salto La Estancita. El sendero está bien señalizado y a los pocos metros ya nos encontramos con el río Salsipuedes que tiene poco caudal y que hay que atravesar por unas piedras para seguir viaje.

El tramo final es un descenso, primero por una escalera de troncos y luego por una de piedras y cemento, ambas bien empinadas.  

La cascada permanece escondida hasta llegar al final de las escaleras y recién ahí se la puede observar en todo su esplendor. 

La cascada

Estancita00006

Es un oasis en medio de las Sierras Chicas, uno de esos lugares que una no se imagina que existen. La Estancita tiene una caída de unos 13 metros de alto que, de acuerdo a la época del año y a las lluvias, tiene mayor o menor caudal. En su base forma una olla no demasiado profunda, pero que sirve para refrescarse y pasar el día rodeados de la naturaleza. Eso sí: hay que llevar todo lo que se desee consumir porque lo único que hay es la proveeduría del inicio del sendero y puede que no tenga todo lo que necesitemos. 

Alrededor de la cascada se ubican muchos árboles autóctonos y exóticos que brindan buena sombra, algunos cuelgan de las paredes del salto de agua como las zarzamoras y también hay musgos que las tapizan.  
La Estancita es uno de esos lugares ideales para escaparse del ruido y el clima de la ciudad. Es un paseo que sirve para despejar la mente y combinar un poco de actividad física con recreación. ¡Agendalo!

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar