Boom turístico: el plan de reactivación ya mostró su as en la manga

Córdoba volvió a ser uno de los destinos más elegidos del país y el sector comienza a proyectarse de cara a la temporada de verano. El rol del Estado y las cuentas pendientes.
Ed 228 © Pito Campos
El turismo es un gran generador de empleo e impulsor de las economías regionales. Por eso, será uno de los motores de la reactivación. Ilustración: Daniel "Pito" Campos, para La Nueva Mañana.

chapa_ed_impresa_01  

 

Los números del pasado fin de semana volvieron a ser contundentes. El turismo volvió a marcar récords a nivel nacional y, particularmente en Córdoba, superó todos los números que se habían registrado durante los últimos seis años. Las imágenes que se vivieron a lo largo de todo el país sirvieron para, al menos por un rato, dejar andar la sensación de que la salida de la pandemia está cada vez más cerca y, con ella, el rebote económico que desde hace tanto tiempo se viene postergando. En esa empresa, “la industria sin chimeneas” mejor explotada en Córdoba confirma su papel estelar.

La semana pasada, en la previa al fin de semana XXL que no hizo otra cosa que sumar expectativas respecto al impulso que puede tomar el sector turístico de cara a la reactivación económica, Esteban Avilés dijo a La Nueva Mañana que en los principales valles, los agentes turísticos ya comentan que la temporada de verano 2021-2022 está “prácticamente vendida”. Eso, a comienzos del mes de octubre, con la primera apenas desperezándose.

“Si el parámetro es el fin de semana auguramos una buena temporada”, señala el titular del Cámara de Turismo de la Provincia, José Alejandro González, al ser consultado sobre esas perspectivas por este medio. En esa apuesta, destaca algunas ventajas comparativas como el precio del dólar y la dificultad de moverse hacia otros destinos turísticos del exterior, aunque no deja de lado algunas observaciones críticas que el sector ve con preocupación como la imposibilidad de ingreso de turistas extranjeros al país. Aunque vale aclarar que, oficialmente, esas barreras se levantarían a partir del próximo 1 de noviembre.

Confiamos que los empresarios van a saber aprovechar las ventajas comparativas y no se van a poner locos con los precios. Si bien vivimos un proceso inflacionario permanente, tenemos que tener en claro que uno de los aspectos fundamentales a la hora de pensar en el movimiento turístico es la previsibilidad”, asegura.

Puente Centenario Carlos Paz prensa @SecTurismoVCPaz

PreViaje: el rol del Estado y una nueva forma de planificar

Así como algunas políticas de Estado que han marcado históricamente al movimiento turístico en el país, el PreViaje parece ser una medida virtuosa que fue rápidamente asimilada por los usuarios y volvió a modificar las formas de viajar por los destinos nacionales.

El punto fundamental tiene que ver con la planificación, esa que permite anticipar un buen movimiento interno entre diciembre y enero, cuando apenas acaba de comenzar el mes de octubre.

“El programa ayudó mucho con las ventas a futuro, ante una situación como la que viene transitando el país eso es positivo y para el sector, que venía muy golpeado, genera una expectativa inmediata de estabilización y posible crecimiento”, dice González que afina el lente y advierte que, desde su mirada particular, no termina de ser una política suficiente. “Yo creo que sigue estando dirigido a una franja de la población que está en una situación económica que le permita planificar un viaje, quizás se podría pensar en esfuerzos similares para poder proyectar el turismo social. El trabajador que con su salario apenas llega a fin de mes, difícilmente pueda planificar un viaje, incluso tomando esa devolución del 50%, porque lo que le cuesta es proyectar”, advierte.

Tomando como atinada la observación, se hace necesario advertir que el movimiento económico generado alrededor del PreViaje ya sobrepasó en su nueva edición las previsiones que las propias autoridades del área se animaban a imaginar. El ministro Matías Lammens habló de una respuesta un 70% por encima de la primera edición del 2020 y se espera que la demanda continúe creciendo.

Así como con el primer peronismo el Estado empezó a permitir que la clase trabajadora pudiese vacacionar sin riesgo de perder sus ingresos y generó las condiciones para que esos días de descanso tuviesen su lugar en los que ahora son los principales centros turísticos nacionales, el paso de las décadas fue abriendo nuevos caminos, aprendiendo a superar incluso las grandes crisis económicas. El PreViaje se inscribe en esa tradición que, traída a nuestros días da lugar a planificaciones a largos plazos con la previsibilidad sobre, al menos, algunos de los aspectos que mayor esfuerzo económico suelen demandar: los viajes y las estadías.

Mirando hacia atrás, González asegura que los argentinos “hemos aprendido a viajar, pese a todo”.  “Es algo cultural, en otro momento uno ahorraba para comprarse un auto, hoy se hace un viaje y que el auto espere. Incluso en las grandes crisis, los argentinos siguieron viajando, el ejemplo más concreto son los 90, cuando durante diez años uno podía viajar a cualquier lugar del mundo. Eso es impensado ahora, pero esa práctica se hizo carne y hoy se replica en el marco de las posibilidades”, analiza.

El turismo es un gran generador de empleo e impulsor de las economías regionales. Por eso, será uno de los motores de la reactivación”, afirmó el presidente Alberto Fernández al celebrar los números del pasado fin de semana, cuando en la Argentina se generaron ingresos por 17.700 millones de pesos.  “Detrás de cada turista hay un camarero, una cocinera, un transportista, una gerente, un proveedor y miles de personas cuya economía se moviliza”, afirmó.

En la Provincia también lo saben, por eso Manuel Calvo, en un movimiento cargado de timing electoral y festejo propio tomó las expresiones que Juan Schiaretti suele usar para hablar del campo y lo trasladó a la nueva perla económica. “Al turismo también lo defendemos con uñas y dientes”, dijo el martes de visita en Miramar; días antes el gobernador celebró en el valle de Punilla el presente de un sector que, en sus palabras, genera “trabajo para 160 mil cordobeses”. Después de más de 15 meses de penurias, todo fue euforia y celebraciones.

De esa forma, los Estados van apuntalando a la industria turística alrededor de todo el país y, a la espera del levantamiento de las barreras sanitarias, hay una apuesta que se sostiene de hace años y pone al turismo entre las principales cartas a las que la Argentina echa mano pensando en su recuperación.

  

  

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar