Entre JxC y HpC, la estrategia es quién se presenta como más anti K

El cortocircuito entre el Panal y Fernández se evidenció cuando diputados schiarettistas tampoco dieron quórum en la sesión de Diputados impulsada por el oficialismo.
juez-machado-loredo
El endurecimiento del discurso anti kirchnerista quizás no genere más que alertas entre los cordobeses de JxC, anclados en que los discursos no deben variar mucho a la hora de pegarle al Gobierno nacional.

chapa_ed_impresa_01  

 

Con el Gobierno nacional realineado alrededor de nuevas figuras en el Gabinete tras la derrota en las Paso, las estrategias de campaña de Juntos por el Cambio (JxC) y Hacemos por Córdoba (HpC) refuerzan el mensaje anti kirchnerista con el objetivo de retener (y sumar, de ser posible) voluntades en noviembre. Los primeros, consientes de que ir con una lista única puede restar como así también de que existe un porcentaje de indecisos a quien captar. Los segundos, buscando que el “voto castigo” no fluya directamente a la ex Cambiemos mientras se busca convencer a los ciudadanos de las bondades del “cordobesismo” en el Congreso. Ambos, convencidos de que el discurso anti K suma más de lo que resta.

Esta situación se hace mucho más evidente desde HpC, donde una reinstalada retórica contraria a los Fernández muestra a las claras que la relación entre el gobernador y el Presidente se rompió. El primer avance llegó con el posicionamiento contra el cepo a la carne, con un Schiaretti sentado junto a la Mesa de Enlace. De hecho, las primeras propuestas presentadas por la lista de Alejandra Vigo y Natalia De la Sota llegaron tras las Primarias e incluyen, en primer lugar, la “eliminación gradual de retenciones a las exportaciones y que se tomen a cuenta de pago de ganancias”. “Que se levante de inmediato el cepo a la carne porque eso perjudica a nuestros productores y que se levanten las retenciones a las dos economías regionales cordobesas, la del maní y la del complejo lácteo”, indicó el gobernador en distintos actos de gobierno. También está presente el tema tarifas, uno de los únicos reclamos previos al cortocircuito post Paso. La situación siguió con la instalación de la polémica por el Aeropuerto Ambrosio Taravella y el HUB Córdoba, donde schiarettistas, viguistas, delasotistas, llaryoristas y demás corrientes pidieron al unísono la “reapertura” de esa terminal aérea, también abogando por la situación económica.

Vigo DLS
"Hacemos por Córdoba" buscará que el “voto castigo” no fluya directamente a la ex Cambiemos, mientras se busca convencer a los ciudadanos de las bondades del “cordobesismo” en el Congreso. 

“Me voy a poner el hombro esta campaña”

Quizás el endurecimiento del discurso anti kirchnerista no genere más que alertas entre los cambiemitas cordobeses, anclados en que los discursos no deben variar mucho a la hora de pegarle al Gobierno nacional. Lo que sí genera ruido es la influencia del gobernador con los intendentes y la posibilidad de un traspaso de votos peronistas desde la pata local del Frente de Todos hacia HpC. “Con todas las letras digo que, en las Paso, el pueblo de Córdoba expresó su opinión de lo que son otras variantes políticas que se autotitulan peronistas”, aseguró Schiaretti el pasado viernes frente a 225 intendentes y jefes comunales de la provincia. Facundo Rufeil, máxima autoridad de La Calera, fue mucho más directo: “Necesitamos el compromiso de todos los intendentes. Porque en 2023 no van a estar ni Cristina ni Alberto Fernández ni Macri ni Rodríguez Larreta: van a estar Juan Schiaretti, Hacemos por Córdoba y esta gestión”. 

“Siempre vamos a defender a los cordobeses. Es más, el 15 de noviembre vamos a pedirle formalmente una reunión al gobernador para poner a disposición las bancas que hayamos conseguido. Los intereses de Córdoba lo vamos a defender con fiereza”, afirmó Luis Juez en una entrevista a Canal 10 tras los dichos del gobernador. 
Schiaretti sabe que cuenta con el poder de movilización para que en el interior esos “votos castigo” no vayan a la ex Cambiemos. Consultados por La Nueva Mañana, hombres cercanos a JxC también coincidieron en que la “kirchnerización” del FdT Córdoba podría hacer crecer los números que necesita el Panal para obtener tres de las nueve bancas en juego para la Cámara baja. Si la meta de la lista de Luis Juez y Rodrigo de Loredo es llegar a los seis legisladores, en ese armado el discurso anti K tiende no solamente a reforzarse, sino también a radicalizarse.

El Presto y Juez

Las dos propuestas netamente libertarias que se presentaron en Córdoba en las Paso (La Libertad Avanza y Republicanos) lograron superar el 1,5% y competirán el domingo 14 de noviembre. Asimismo, ninguna representa de manera directa a Javier Milei y José Luis Espert. De hecho, el propio espacio negó tener presencia en Córdoba y criticó la presencia de Rubén Petetta como primer candidato a diputado en una de las boletas. El motivo fue una causa que data de 2006 por el supuesto cobro de una coima equivalente a 10.000 dólares de ese entonces. Uno de los que acusó al actual tesorero y apoderado de la Ucedé fue el influencer Eduardo Prestofelippo, alias El Presto. Alejado de Agustín Spaccesi, principal figura del Partido Libertado de Córdoba, El Presto se mostró como un inesperado aliado de Juez durante la campaña, llamando a su audiencia a votar por el ex intendente frente a la “tibieza” de algunos miembros de JxC. “Esta victoria también es tuya”, le dijo Juez tras el triunfo. No son pocos los cambiemitas “moderados” que conectan la buena relación de Milei con Patricia Bullrich y este actual apoyo del youtuber hacia los ganadores de la interna. El aporte llega a través de un discurso duro que atrae a muchos jóvenes, no representados por las versiones libertarias locales, por el radicalismo y ni siquiera por Mauricio Macri. Mientras los números cierren, la distancia entre El Presto y esos mismos “tibios” será cada vez más corta.

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar