Hacia la reducción de residuos textiles con soluciones colectivas

Economía social 01/10/2021 Por Mónica Hernández
Hilanda fue seleccionado en el programa Impulso X, una formación y aceleración de negocios, con fondeo focalizado en la acción para aquellos emprendimientos liderados por mujeres.
Hilanda
“Creemos que aprender es la forma de cambiar el estado de las cosas". Foto: gentileza.

chapa_ed_impresa_01  

HILANDA - IMPACTO POSITIVO

Somos un equipo formado por personas comprometidas con el cuidado del ambiente y la inclusión social. Trabajamos en la industria textil desde el 2002, fabricando y comercializando uniformes escolares”, contaron a LNM los referentes de la agrupación.

Cuentan con marcada experiencia en la recuperación de los propios descartes textiles y están convencidos de que otras empresas pueden sumarse al cuidado ambiental y con gran entusiasmo darles nueva vida útil a los descartes de materiales textiles, desde varias generaciones atrás, quienes atravesaron guerras y etapas de profunda necesidad. Sin ellos y su valioso legado, Hilanda no existiría, y como las crisis los desafían y alientan a crear “soluciones nuevas”, como ellos dicen, para seguir mejorando procesos, productos y formas de hacer el trabajo, es que iniciaron Hilanda en 2020, en plena pandemia.

Asimismo, este grupo crea redes de trabajo colaborativo para hacer realidad el trabajo inclusivo, el cuidado del ambiente y la generación de oportunidades, además de fortalecer la inclusión, el trabajo digno y la reducción de residuos contaminantes.

En tanto, “creemos que todas las personas pueden aprender, por eso nos proponemos innovar continuamente y confiamos en que cada solución, por pequeña que sea, produce impacto positivo. Seguimos sumando cada vez más personas a este camino hacia un mundo sustentable, además de fomentar el trabajo colaborativo entre entidades públicas, privadas y del tercer sector para potenciar iniciativas productivas dentro de la industria textil sustentable y la economía circular”, expresó Verónica Ravarotto, cofundadora de Hilanda. 

“Compartir para crecer”

“Creemos que aprender es la forma de cambiar el estado de las cosas y por ello tenemos la firme convicción de capacitar y transmitir lo que sabemos y generamos redes donde compartir la información y donde es posible acceder a experiencias innovadoras de donde surgen las nuevas oportunidades”, añadió Verónica.
Ante este problema a nivel mundial, los emprendedores comentaron que las “soluciones están mucho más cerca de lo que pensamos. Buscamos reducir la cantidad de residuos y generar puestos de trabajo incluyendo a personas excluidas. Para esto, solo necesitamos trabajar en red, buscando soluciones colectivas”.

Visión y valores 

Con su trabajo Hilanda desea convertirse en la iniciativa argentina con mayor impacto en la industria textil sustentable, en la inclusión social y en la generación de valor a través de sus productos y servicios de triple impacto.

Los programas de cursos y talleres que desarrollan están destinados a cooperativas, organizaciones sociales y empresas que buscan desarrollar oportunidades comerciales en el marco de un modelo de negocio, fortaleciendo la inclusión, el trabajo digno y también tendiente a la reducción de los descartables textiles. Con las acciones diarias pretenden atender al cuidado del planeta y de las personas, con calidad en los procesos y, fundamentalmente, la colaboración en equipos participativos. 

La inclusión como premisa

Resumida en tres palabras: asistencia, ayuda y acompañamiento, las mujeres de Hilanda, a pesar de atravesar situaciones de vulnerabilidad, debido al desempleo, la exclusión o la falta de recursos, tienen el deseo de hacer algo para mejorar sus vidas. Las ONG que se han acercado junto a este grupo, asimismo, ofrecen la posibilidad de capacitarse en el rubro de la confección textil sustentable, fabricar productos a partir de descartes recuperados de la industria textil, además de generar ingresos y de enseñar a realizar una bolsa para las compras a partir de una camisa usada.


Productos sustentables

olla Briuja

Hilanda desarrolla varios productos y entre los principales se destacan la “Olla Bruja”, como ellos la llaman, que permite que los alimentos que se llevan a ebullición continúen su cocción durante hasta 8 horas, para lo cual no requiere ni electricidad ni gas, por lo que es seguro dejarla mientras se realizan las actividades cotidianas.

En tanto, permite ahorrar entre el 30 y el 80% de la energía que normalmente se requiere para cocinar, además de ser portátil para convertirse en muy práctica para el hogar, campings, viajes y picnics. Funciona también como conservadora, ya que mantiene refrigerados los alimentos y las bebidas, ayudando a la reducción de la huella de carbono con la generación de tres horas de trabajo justo, ya que se confeccionan en ONGs que apoyan a mujeres en situación de vulnerabilidad. 

En tanto, el “Zafu Hilanda” es un almohadón muy versátil con funda lavable y si bien su uso más conocido está relacionado a la meditación y la práctica del yoga, se adapta a múltiples necesidades. Está relleno con materias primas recuperadas de la industria textil, elaborado junto a ONGs que participan en su confección, generando un impacto positivo en el cuidado del ambiente y las comunidades donde actuamos. Y el “Zafuton Hilanda” es la alfombra que acompaña al Zafu, el versátil almohadón, y también relleno con los materiales recuperados de descartes, con la incorporación de la técnica de aglomerado textil y de otras técnicas innovadoras.

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar