Avanza plan municipal de obras con un “silencioso” aporte de Nación

Se alcanzarán los $2.240 millones invertidos en dos años de gestión, de los cuales $610 millones fueron aportados por Nación. Implicancias políticas y el plan de Nación hacia 2023.
Emef1ufWMAA4Fg8
En noviembre del año pasado, Llaryora agradeció el aporte de Nación para obras de bacheo junto al actual candidato a diputado nacional por el FdT, Martín Gill. Foto: prensa Municipalidad de Córdoba.

chapa_ed_impresa_01  

El ejido urbano de la ciudad de Córdoba tiene 3.720 kilómetros de calles, de las cuales más de 2.800 se encuentran pavimentadas con hormigón o asfalto. Una gran cantidad de esas vías están cumpliendo o ya alcanzaron hace años su “vida útil”. Es decir, muchas sufren de problemas estructurales porque su construcción llega o sobrepasa los 40 a 50 años y poco se hizo en las últimas dos décadas para frenar el envejecimiento de la estructura, sobre todo en los barrios más antiguos. Frente a esta situación, desde la Municipalidad se lleva adelante el llamado “Plan de bacheo y rehabilitación” que implica trabajos en profundidad en vías principales y secundarias junto al arreglo de baches y “micro baches” en calles terciarias y barriales. En dos años, la gestión de Martín Llaryora invirtió alrededor de $2.240 millones: $610 millones el año pasado y $1.630 en el 2021. Esto sin tener en cuenta futuros trabajos de pavimentación, ya que la ciudad tiene más de 900 kilómetros de calles de tierra. Casi la misma distancia que hay en auto hasta Corrientes capital.

Estos trabajos los desarrollan empleados municipales, empresas contratadas y trabajadores del Coys y Tamse, coordinados a través de un sistema de monitoreo que no solamente permite optimizar las obras sino también dirigir efectivamente los reclamos que llegan a través de la app Ciudadana del municipio. “Todo está regulado por la Secretaría de Desarrollo Urbano y forma parte de la misma decisión. Con el Coys o Tamse se planifica y se les da libertad a la hora de organizar las tareas. Pero todo va dentro de las mismas tareas”, indicó a La Nueva Mañana el subsecretario de Infraestructura, Juan José Tuninetti. Sobre su cartera recaen no solo las obras viales, sino también las de mantenimiento, alumbrado, espacio público, redes sanitarias, redes de gas y la Unidad Ejecutable de Agua Potable.

Rehabilitar es más caro que pavimentar de nuevo porque tenés que romper, sacar y volver a poner, en pocas palabras. Desarrollamos un plan vial que abarque a todo el espectro pensando en esta gestión y las que vienen. Porque se envejeció mucha infraestructura que se construyó prácticamente junta”, detalló el funcionario, poniendo énfasis en la necesidad de soluciones estructurales por encima del simple rellenado de pozos.

bacheo

Un aporte “silencioso”

Los fondos destinados al plan durante 2019 recibieron por parte del Gobierno nacional un apoyo posterior del 100%. “Nosotros hacemos la inversión, desarrollamos las tareas, justificamos el gasto y luego solicitamos un reintegro”, explicó el funcionario. Lo llamativo de esta situación tiene su implicancia política al día de hoy: la casi nula difusión de esos aportes y los posteriores trabajos por parte del Frente de Todos en y para Córdoba. Más teniendo en cuenta que, posiblemente, los baches sean una de las tres quejas más habituales de los vecinos, junto al transporte y el alumbrado. En un día a día donde los reclamos pasaron de “las calles están todas rotas” a “no se puede manejar de la cantidad de carteles de obra”, el poco eco del FdT en la segunda ciudad del país podría tener una explicación con mirada a largo plazo. 

“Pasa que no hay intenciones de generar una verdadera alternativa de Gobierno desde acá”, indicó un miembro del armado kirchnerista cordobés a este medio. La estrategia del “silencio”, entonces, se explica en una construcción mayor que podría tener al intendente sanfracisqueño como protagonista en 2023. Llaryora sería entonces una de las caras de la “unidad” del peronismo cordobés, con una imagen positiva sustentada en obras propias que tengan o no fondos enviados desde Buenos Aires. Esta posibilidad fue deslizada por integrantes del Gobierno nacional a LNM, aunque se abstuvieron de dar mayores detalles contemplando que ni siquiera se votó en las PASO y en dos años “se pueden romper y arreglar muchísimas cosas”. Tampoco sería la primera vez que se trazan puentes entre el kirchnerismo y un schiarettismo que goza de una envidiable cintura política.

Sin apoyo este año

Mientras tanto, es importante aclarar que en años electorales poco se puede hacer para llegar a acuerdos de financiamiento y hasta hoy no se hayan aceitado negociaciones con Nación para obtener nuevos aportes en obras viales. Las decisiones “son políticas”, explican desde el Palacio 6 de Julio. Es que, aunque algunos digan que van por “carriles separados”, la gestión y la campaña se juntan en varios tramos.  

“Tratamos de generar todos los acuerdos posibles, pero cómo decide el Gobierno nacional intervenir en cada distrito es un tema netamente político. Por supuesto que todo financiamiento viene bien, pero las épocas electorales dificultan muchísimo los acuerdos para infraestructura”, resaltó Tuninetti y subrayó: “Cuando sos funcionario, el trabajo previo entre elecciones es lo que realmente te lleva a buen puerto”.

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar