“La pandemia demostró que hacía falta incorporar tecnología a la educación”

Tras la presentación del sistema operativo libre Huayra 5, LNM dialogó con Laura Mares Serra, gerenta de EducAr, sobre la importancia de defender la soberanía tecnológica y pedagógica.
Ed 217 © Pito Campos
Ilustración: Daniel "Pito" Campos, para La Nueva Mañana

chapa_ed_impresa_01  

 

SOBERANÍA TECNOLÓGICA

El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, y la gerenta general de EducAr SE, Laura Mares Serra, presentaron en un acto virtual el nuevo sistema operativo libre del Plan Ferderal Juan Manso llamado Huayra 5. Se trata de la nueva versión del primer sistema operativo libre desarrollado por el Estado nacional, que estará disponible en forma gratuita no solo en las netbooks que reparte el Gobierno, sino que podrá descargarse en cualquier dispositivo.

Mares Serra dialogó con La Nueva Mañana y reflexionó sobre la importancia de desarrollar software libre y estatal, con el objetivo de defender la soberanía tecnológica y pedagógica, pero también para la protección de los datos de alumnos y alumnas del país, evitando así que plataformas privadas accedan a ellos y puedan usarlos con fines comerciales.

“El primer sistema operativo Huayra se desarrolló en el 2012, en los primeros años del programa Conectar Igualdad. En ese momento fue algo muy innovador que se desarrollara un sistema desde el Estado que estuviese pensando para la educación. Sin embargo después, con el cambio de gobierno, el programa se discontinuó. Se dejó de actualizar porque no se mantuvo a ninguno de los empleados que trabajaba en este software. Aun así, como el proyecto lo tomó la comunidad, a pesar de que ya no había apoyo del Estado, se siguió trabajando de manera voluntaria para mantener vivas las versiones, y hacer al menos los mantenimientos que se requieren para que no se desactualizara”, relató la gerenta de EducAr. 

“Al iniciarse este gobierno, se comenzó a trabajar con la idea de retomar la entrega de computadoras. Y es por esto que el ministro Trotta tomó la decisión de que las mismas conlleven solamente software libre y desarrollado en Argentina. Fue un desafío porque justamente de esto hablamos cuando nos referimos a soberanía tecnológica y pedagógica, proponiendo desde el Estado cuál creemos que es la mejor forma de trabajar en la escuela”, explicó. 

Laura Serra
Laura Mares Serra: "El Ministerio de Educación nacional tiene previsto distribuir un millón de computadoras para el próximo año, con la instalación del sistema operativo y los más de 1000 contenidos y 200 programas que trae Huayra 5".

Mares Serra reconoció que cuando se presentó el sistema Huayra hubo quienes cuestionaban que todas las empresas trabajaban con Windows y por eso era necesario extenderlo a estos programas. Como respuesta, la funcionara expresó: “Primero, eso ya no es tan cierto hoy. Segundo, esas son las opiniones que validan los monopolios. Nosotros tenemos la responsabilidad de que los chicos y las chicas de nuestro país aprendan que tienen otras opciones. Después, cuando trabajen, si deben usar Windows lo usarán, pero ya saben que hay otras opciones disponibles”. 

Según comentó, el lanzamiento de Huayra no necesitará de la firma de convenios con las provincias, muchas de las cuales tienen su propio sistema de contenidos educativos. “La Provincia de Buenos Aires, por ejemplo, quiere usar la misma distribución que tenemos en sus computadoras. Pero no está previsto hacer convenios ya que el plan federal Juana Manso incluye en la plataforma de aulas, la conectividad y el equipamiento; además, es un sistema operativo que puede descargar libremente cualquiera y no es necesario un convenio para hacerlo”, aclaró.

La vinculación entre la escuela y la tecnología

Para Mares Serra, a partir del aprendizaje del 2020 y lo que va del 2021 sobre la nueva relación que se fue dando entre estudiantes, docentes y la tecnología, se puso en valor el componente de la “autonomía” del alumno. Esto es, que los chicos puedan usar la computadora cuando la necesiten y no solamente en el aula de la escuela. 

“En un principio, el modelo de Conectar Igualdad fue pensado en relación al uso de las computadoras en el aula. Hoy, lo que se ve en Argentina, en Uruguay y en los distintos países que han hecho programas similares a este, es que tiene mucho más sentido que el alumno pueda usar la computadora cuando la necesita. Que la lleve o no a la escuela según lo que va a hacer ese día, de la misma manera que haría con un manual”, reflexionó. 

Y en este aprendizaje que da la autonomía, la funcionaria también reflexionó sobre el uso de la tecnología para “el juego”. “La computadora no es una herramienta de aprendizaje en sí. Nadie aprende por tener una computadora. Es una herramienta de inclusión, que permite al alumno o alumna estudiar pero también que les permita jugar o ver una película, que son otras maneras de aprender. Se trata de una cuestión de derechos”, manifestó la gerenta. 

¿En esto mismo se pensó cuando, por ejemplo, comenzó a incorporarse al dibujo animado de Zamba (Pakapaka) para generar contenido de historia argentina en la escuelas?

- Es tal cual. Y sobre esto, también se estuvo trabajando con uno de sus personajes que se llamaba ‘la Niña’ y que era su compañera. Ahora, como parte del aprendizaje del momento en que vivimos, ´La Niña´ recuperó su nombre y pasó a llamarse Saturnina en un reconocimiento a los derechos de la mujer. 

Los derechos de los niños

Laura Mares Serra adelantó a LNM que el Ministerio de Educación nacional tiene previsto distribuir un millón de computadoras dentro del próximo año. Las mismas van a tener tanto el sistema operativo como los más de 1000 contenidos y 200 programas que trae Huayra 5.
 
“Son programas de diseño, de programación, lectores de video, y herramientas que los chicos van a poder usar, tengan o no Internet”, explicó. 

Sobre el particular, la gerenta reflexiona: “La pandemia puso en evidencia la falta que hacía incorporar la tecnología a la educación. Y a esto es un poco a lo que aspiramos como Ministerio al referirnos a la ´jornada extendida digital´: que cuando se vuelva a la presencialidad total, sigan usándose en clases estas plataformas y aquellas herramientas que permitan a los estudiantes seguir el trabajo por fuera de la escuela”.

Es por esto que, para la funcionaria, aun cuando se volviera al 100% la presencialidad el año próximo, será necesario mantener el trabajo del espacio virtual, para que los chicos puedan hacer sus tareas de manera autónoma.

“Una de las cosas que en estos dos años se instaló mucho fueron las videollamadas, el Zoom, que creemos que no es el mejor método para enseñar y aprender. Consideramos que se tiene que dar esa vinculación sincrónica donde los chicos tengan una plataforma disponible para hacer sus tareas y que su maestro o la maestra pueda revisarla a su tiempo”, señaló.

Cabe recordar que el plan Juana Manso se centra en la vinculación entre docentes y alumnos. “Son aulas virtuales donde no hay contenidos precargados sino que cada docente define desde toda la biblioteca de recursos que tiene cuáles son los que quiere utilizar e incluir aquellos que ya puedan tener descargados, como ejercicios o presentaciones o videos. Con todo ello, podrá armar su clase y dejar consignas a los chicos para que puedan trabajar”, precisó la gerenta de EducAr.

El plan Juana Manso se lanzó en agosto del año pasado y hoy hay cerca de 300 mil alumnos y alumnas usándola en varias provincias como única plataforma. “El objetivo no es tanto llegar a todos los estudiantes del país, sino el de instalar la discusión sobre la soberanía pedagógica. Porque nadie piensa demasiado en el uso que le puede dar Google Classroom o Facebook para la educación a los datos que les estamos entregando. Una plataforma como Juana Manso o como las que desarrollaron algunas provincias argentinas, te dan la tranquilidad que esos datos están protegidos, y que solo accede  a ellos el Estado o la escuela, no terceros que los puedan usar con fines comerciales”, enfatizó.


Libre, gratuito y argentino

Huayra 5 fue desarrollado con el foco puesto en las necesidades de estudiantes y docentes argentinos por el Estado, con descarga libre y gratuita. El sistema operativo incluye más de 1000 recursos educativos y 200 aplicaciones. Es compatible con los formatos de archivos más usados en todos los sistemas operativos tanto de computadoras como de celulares. Cuenta con más de 2500 “paquetes” (programas) de software preinstalado y configurado, utiliza unos 20 Gb de espacio y el requerimiento de al menos 4 Gb de RAM y procesador de 64 bits. Incluye, también, más de 500 Recursos Educativos Abiertos elaborados y curados por EducAr, y una aplicación desarrollada por el equipo de Huayra para poder verlos y organizarlos.  

Contiene recursos y aplicaciones para aprender a programar, crear videos o sonidos y animaciones 3D; para estudiar idiomas, ciencias o diseño gráfico e industrial; y desarrollos en ofimática, gestión de contenidos, navegación, comunicación, juegos y utilitarios.

Las y los estudiantes pueden contar también con aplicaciones específicas como Huayra Avatar para crear caricaturas y personajes en redes sociales; Huayra Motion para realizar cortometrajes con la tradicional técnica de animación; o Huayra Simulaciones que permite navegar por simulaciones interactivas acordes a disciplinas como óptica, termodinámica, física, química o biología.

A su vez, cuenta con un paquete de accesibilidad que adapta el escritorio incorporando fuentes grandes, colores de alto contraste, magnificador de pantalla, lector de texto y ventanas, entre otras posibilidades.

Más info:

Descarga de Huayra 5.0

Presentación de Huayra 5.0

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar