Esto es una publicación

Cultura 09/07/2021 Por Mauricio Micheloud
La lectura y los mismos soportes pueden desafiar lo que pensamos que es un libro. La experiencia de lectura a partir de libros poco convencionales. ¿Cómo se supone que es un libro? ¿Qué idea viene a la mente cuando pensamos en ese objeto?
esto es una publicación
Cada una de estas publicaciones desafían al lector. Leerlas no es simplemente pasar páginas y entrar de lleno a la lectura sin más.

chapa_ed_impresa_01  

 

Especial para La Nueva Mañana

¿Cómo se supone que es un libro? ¿Qué idea viene a la mente cuando pensamos en ese objeto? Seguramente aparecerán imágenes del último volumen que leímos, o de aquel que nos hizo pasar un buen momento, o varios, de lectura. Es de esperar que la forma habitual que surge primero es la de este objeto foliado al tradicional estilo códice: formato rectangular, hojas pegadas o cosidas al lomo y tapas más gruesas. Más o menos así sería, y no es de extrañar porque estaríamos ante el formato dominante de nuestro tiempo. Aunque es posible que también alguien piense en un libro digital como opción. 

Claro que esto es lo habitual, así como también es habitual que contengan textos e imágenes de diversos géneros literarios o tal vez manuales y contenido técnico. Siempre pensando en qué es un libro para cada uno de nosotros según la experiencia que hayamos tenido con ellos.

Claro que en el campo del arte no está previsto que las cosas sean como deben ser o como se espera que sean. Hay siempre espacio para lo disruptivo. Hay quienes se toman el tiempo de pensar como podría ser de otro modo aquello que ya tenemos normalizado. 

La semana pasada me encontré con una publicación, al estilo de plaqueta o fanzine, proveniente del Taller del Califato Impresor, que lo que propone es desnudar la estructura de lo que es un objeto de lectura de ese tipo. Su formato es el habitual: cuatro pliegos A4 doblados al medio y abrochados, nada más. Su contenido formal es solo de texto en diversos tamaños y el título que se infiere a partir de su jerarquía es: “Esto es una publicación”. Debajo continúa aclarando: “sobre un tema que ud. no conoce tanto, pero le llama la atención” y ahí está el punto: el llamado de atención. Luego se pueden encontrar en cada página referencias a que en ese lugar hay una ilustración o algún artículo y el correspondiente texto acompañado de su título. Páginas completas de un metacontenido que nos advierte que estamos frente a una publicación que es un objeto particular de lectura como tantos otros, pero que casi siempre invisibilizamos al centrarnos solo en la lectura.

En el campo del arte no está previsto que las cosas sean como deben ser o como se espera que sean; hay siempre espacio para lo disruptivo. Hay quienes se toman el tiempo de pensar como podría ser de otro modo aquello que ya tenemos normalizado.

También recibí, hace unos días, libros del sello “El Rucu Editor”. Pequeñas plaquetas de poesía que en sus páginas emulan el formato de redes sociales como Instagram o Facebook. Son parte de la colección post.poesía en la cual ya desde la tapa agregan elementos que buscan relacionarla con la pantalla de un celular. Cada poema está inserto en una especie de posteo en el que no faltan lo elementos típicos: íconos, fecha, cantidad de “me gusta” y demás elementos que propician una experiencia de lectura diferente, incluso cada poema finaliza con puntos suspensivos y la leyenda “ver más” y esto lleva a mirar al libro con más atención y no solo a centrarse en los poemas que contienen.

Otro día abro un sobre, de esos que dicen “vía aérea” y tienen las rayitas celestes y blancas alrededor de los bordes. Está dirigido a la Sra. Sor Filotea De La Cruz y el remitente pertenece a Sor Juana Inés De La Cruz. Son varios folios fechados el 1 de Marzo de 1962, en México. Es una carta, pero está publicada por Editorial Maravilla. Entonces ¿qué tengo en mis manos? ¿Puedo decir que este conjunto de hojas sueltas es un libro?

Hoy leí un pequeño poemario. Muy pequeño. “Casi haikus” se llama. Una obra de Eduardo Abel Giménez, editado por Dábale Arroz. Es apenas una hoja de papel plegada de tal forma que se puede leer pasando las páginas, pero en forma horizontal. Y se guarda adentro de también un pequeño sobre que no es del todo sobre porque no tiene solapa. Entonces lo miro y lo extiendo y lo vuelvo a su forma original. ¿Será un casi libro entonces?

Cada una de estas publicaciones desafían al lector. Leerlas no es simplemente pasar páginas y entrar de lleno a la lectura sin más. Un darse cuenta que el libro está ahí también formando parte de la experiencia de lectura, que cada una de las partes que lo constituyen nos dicen algo y nos sacuden un poco la costumbre de dar las cosas por sentado. El libro es soporte material y es también portador de sentido. Hay un trabajo editorial que no siempre se percibe en la lectura, pero sus huellas están presentes para que podamos reconocerlas y tomar de ellas otra lectura que enriquece el texto que contiene. Seguiré a la espera de que me sigan desafiando a lecturas nuevas. Lecturas para las que no siempre esté preparado.

Más info:

El Rucu Editor

Taller Perronautas

Dábale Arroz

Editorial Maravilla 

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

 

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"