La Nueva Mañana: 200 ediciones acompañando el cambio social

Sociedad 05/04/2021 Por Adrián Camerano
Cuatro años, pandemia incluida: pasado, presente y futuro de LNM edición papel, parte de la experiencia de periodismo autogestionado más significativa de la última década en Córdoba.
Ed 200 © Pito Campos
La experiencia de periodismo autogestivo más significativa de la última década en Córdoba. Ilustración: Daniel "Pito" Campos, para La Nueva Mañana

chapa_ed_impresa_01  

Cbzal 200 Ed

 

Si la primera edición papel de La Nueva Mañana estuvo marcada por la expectativa que toda novedad genera, y el número 100 mostraba en su portada una ilustración en la que el colectivo de trabajadores “remaba en dulce de leche” ante la crisis que ya golpeaba a la provincia y el país, este número 200 encuentra al proyecto consolidado como parte fundamental de la experiencia de periodismo autogestivo más significativa de la última década en Córdoba.

A cuatro años vista, y sin caer en la autocelebración, conviene destacar los ejes rectores de una ética que marcan la senda elegida, y la épica de subsistir y dar testimonio de los tiempos más difíciles -y a la vez interesantes- que nos han tocado vivir. 

LNM 200 ed_01

Marca de origen

Allá por 2016, cuando el neoliberalismo mostraba –otra vez- sus dientes, el primer desafío consistió en hacer de la debilidad fortaleza y comenzar de cero un nuevo medio de comunicación. Un grupo de ex trabajadores del diario La Mañana de Córdoba se vio en la encrucijada de reinventarse en una experiencia cooperativa, colectiva y autogestionada. Primero fue a través del portal informativo digital, y ocho meses después nació la edición papel, que no casualmente fue editada e impresa el 1 de mayo de aquel año, el Día Internacional de los Trabajadores.

Desde aquel número inaugural a esta parte no han faltado escollos; el principal, una pandemia que tiene fecha de inicio pero no de final y que cambió al mundo tal como lo conocíamos. En ese devenir, lo que permaneció constante en cada edición fueron las temáticas desarrolladas y las portadas ilustradas por el artista Daniel “Pito” Campos, dos características de un medio que procura anclar siempre en un agenda propia y que prioriza los intereses de los trabajadores, los derechos de las mujeres y las diversidades, y la defensa de Derechos Humanos. 

El que ilustra la tapa

Si algo marca la identidad de la edición papel de La Nueva Mañana son las tapas ilustradas con trabajos del premiado “Pito” Campos, que cuenta así el porque de su trabajo: “Hay cariño y amor por el laburo cooperativo, que es lo que más me seduce, y lo que más me gusta es ser parte de este proyecto con la libertad que me dan los chicos, que son mis amigos”.

Campos aporta su arte a un producto comunicacional que abre el juego a voces, lenguajes y temáticas emergentes, pero que a la vez tiene ejes rectores muy claros: Género, Ambiente, Economía Social, Derechos Humanos. Temáticas que no siempre ocupan el lugar que se merecen en el mundo mediático provincial.

LNM 200 ed_02

Con agenda propia

Un somero recorrido por las portadas de la edición papel de La Nueva Mañana permite dar cuenta de continuidades y ejes de una agenda propia, determinante de la línea editorial del medio. Una mirada compartida por los lectores, que a la vez ejercen la lectura crítica y aportan al crecimiento del producto. No alcanza este espacio para referir las tapas de doscientas ediciones, pero una selección arbitraria y por año permite dar cuenta de algunas de las temáticas abordadas de modo recurrente.

En 2017, por caso, se informaba que “Las farmacias podrán vender aceite de cannabis en Córdoba”, se pedía la aparición con vida de Santiago Maldonado y se daba cuenta de la “Caja de Pandora para el mundo del trabajo” que significaban las reformas laboral e impositiva que impulsaba el macrismo.

En 2018 se reflejaba que “La economía social y solidaria” resistía, se destacaba la intención de “promocionar por ley la inclusión laboral de personas trans en Córdoba”, y un proyecto para prohibir el uso del glifosato, además de una edición especial en ocasión de la muerte del ex gobernador José Manuel de la Sota, la noticia política provincial más importante de ese año y los que vendrían.

Un año más tarde La Nueva Mañana se hacía eco del golpe de Estado en Bolivia, titulaba “Emergencia Forestal: Córdoba ya perdió más del 95% de su bosque nativo”, informaba que “En Argentina se usan 107 plaguicidas prohibidos en el mundo”, reflejaba las eternas fallas del sistema de transporte público y adelantaba los esbozos de la nueva ley de alquileres, cuyos ecos resuenan aún hoy.

En 2020, el año del coronavirus, la pandemia ocupó las primeras planas. “Cómo se prepara Córdoba para enfrentar el pico de la pandemia”, “Alertan que el sistema sanitario está al borde del colapso” y “Rebrotes en plena temporada” fueron algunos de los títulos. También hubo margen para repasar el primer año de las gestiones nacional y municipal, una recordada tapa que daba cuenta de 132 mujeres asesinadas en femicidios cometidos en apenas los primeros cinco meses del año y el impacto de la muerte del ídolo Diego Armando Maradona. Aquella vez el título elegido fue eco del sentir popular: “El corazón hecho pelota”.

Algunas portadas de este incipiente 2021, a modo de ejemplo, destacan cuáles son los centros de salud que atienden abortos legales en Córdoba, insiste con el cannabis medicinal y Villa Ciudad parque como polo provincial en la materia y revela “Lo que desnudó en la Fuerza Aérea el femicidio de Ivana Módica”.

LNM 200 ed_03

Todo a pulmón

Son entonces 200 -nada menos- los números acompañando e incidiendo en la agenda pública cordobesa, con una mirada particular que se corre del vértigo y la supuesta primicia, para anclar en artículos de análisis e interpretación, reflexión y contexto. Cada edición entraña un esfuerzo notable del colectivo de trabajadores y en especial de los editores, que se esmeran para intentar llevar el mejor producto posible a los kioscos cordobeses.

Uno de ellos, Santiago Bibiloni, señala que “cada semana un grupo de periodistas intenta acercar información, trabajarla con responsabilidad y visibilizar los problemas de los sectores más vulnerables de la sociedad, conflictos que no suelen estar en la agenda de los grandes medios”. Para el periodista, “cada edición es un desafío en el que prima el respeto a la información y el tratamiento que a ella le damos”.

Su par Maru Cisneros considera a su vez que “La Nueva Mañana es por muchos motivos especial. Destaco su importancia por ser un medio gestionado por sus trabajadoras y trabajadores, y en lo personal, editar la versión papel tiene un costado militante y romántico; cada vez son menos los periódicos impresos y siento orgullo de que me hayan pedido tan noble función”.

Consuelo Cabral, secretaria de la Cooperativa que edita el medio y redactora, tiene aún el recuerdo nítido de aquel primer número. “Nuestra primera edición en papel se imprimió, como las 199 siguientes, en los talleres de Comercio y Justicia, y fue un homenaje al Día de les Trabajadores, una reivindicación de la fuente laboral. Nos recuerdo mirándolas como si estuviéramos ante el fuego, y fue casi una acción poética: imprimimos un diario de forma autogestionada y colectiva bajo el gobierno despiadadamente neoliberal de Mauricio Macri, y con el apoyo de la gente que se apropió de estas páginas. Y eso es mucho más que hacer un diario papel o generar una fuente de trabajo: es justicia social”.

Leandro Cirico, diseñador gráfico también de la primera hora, destaca a su vez la complejidad de “sostener un medio autogestionado que tuvo épocas sin ningún apoyo de publicidad oficial y a la vez presenta contenidos distintos, un discurso particular. La ampliación de derechos, el respeto a la diversidad, el rol de la mujer y las problemáticas de medio ambiente son temas bien marcados en nuestros contenidos”. 

“A pesar de que muchos no lo creían, ya llevamos 200 ediciones impresas y cinco años como proyecto de comunicación cooperativa”, reflexiona. 

Lo que viene

De cara al futuro, los desafíos son múltiples. En tiempos de redes, instantaneidad y sobreabundancia de información, algunos de esos retos pasan por consolidar la sinergia con los otros productos y soportes del proyecto comunicacional, y seguir avanzando en las articulaciones y redes con medios autogestionados de la provincia y del país, para continuar creciendo en conjunto, bajo la nunca desmentida idea de que la unión hace la fuerza.

La responsabilidad no es poca, más cuando la publicación se ha convertido en una referencia para vastos sectores sociales, y material de estudio en ámbitos académicos vinculados a la comunicación y el periodismo.

Otras metas a cumplir en el corto plazo son crecer en interacción con lectores, anunciantes y medios colegas, muchos de los cuales se nutren sistemáticamente de nuestras publicaciones, y seguir avanzando en pluralidad, interpretación de la realidad y análisis de la problemática social, lo que a nivel social probablemente resulte más necesario que nunca.

“Yo destaco el apoyo de los lectores. Sin los cordobeses, que nos abrieron la puerta desde la primera edición, no hubiéramos podido sostenernos en el tiempo, algo que es quizás un desafío más grande aún que el haber creado, hace cuatro años, un medio gráfico”, destaca Gabriela Yalangozian, presidenta de la Cooperativa, entre otras funciones.

Por estos días, sobre el planeta entero parece haber caído aquella maldición china que postulaba “Ojalá te toquen tiempos interesantes”. Los actuales vaya que lo son; para dar cuenta de ellos elegimos cada día, y desde hace 200 números, este camino de periodismo y autogestión.

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar