Pax cambiaria, el puntal de una tenue recuperación

Política / Economía 26/02/2021 Por Facundo Piai
La liquidación del complejo exportador alivia el tipo de cambio y reconforta las reservas del BCRA. El equilibrio de la macroeconomía derrama certidumbre en la economía, y la escalada de precios debilita las proyecciones oficiales.
dolar-clavo

chapa_ed_impresa_01  

Especial para La Nueva Mañana

Concluye otro mes en donde se consolidan las tendencias económicas del último periodo; las positivas, como así también las que generan inquietud. Dentro de las primeras se destaca la liquidación de los agrodólares que según comentarios de consultores agropecuarios se mantiene elevada. Gran parte de la cosecha fina de granos ya fue liquidada a mediados de este mes. Sin embargo, la expectativa está puesta en las oleaginosas; el maíz y la soja, principalmente, que aún queda más de 10 millones de toneladas de la campaña pasada sin vender. Así, tras un 2020 con una de las liquidaciones más bajas de la última década, se espera para este año un record de u$s35.000 millones. 

La liquidación de enero es consistente con las expectativas. De acuerdo a información del Centro de Exportadores de Cereales (CEC), las empresas del sector inyectaron 2.140.354.575 dólares al mercado único de cambios. Esta cifra supera ampliamente a la liquidación de diciembre y también a la del mismo mes pero del año pasado. Así las cosas, los números del primer mes del año son de los más elevados de todos los eneros de los últimos 18 años. En parte, los altos precios internacionales de los commodities son la clave, puesto que permiten generar más divisas con menor tonelaje exportado. 

Crecen las reservas del Central al ritmo de la liquidación de divisas

Quien mira atento el ingreso a la economía de las divisas de las exportaciones agropecuarias es el presidente del Central Miguel Pesce. Esto no es casual. El ritmo de liquidación de divisas, en una economía primarizada, tiene suma incidencia en el comportamiento de las principales variables de la economía. A propósito de ello, otra tendencia positiva que se consolida tiene que ver con las reservas internacionales del Central, que se fortalecen. De acuerdo a información publicada por la máxima autoridad monetaria, las reservas crecieron en 40 de las últimas 52 jornadas hábiles. Entre diciembre y lo que va de febrero, las reservas se incrementaron en 824 millones de dólares. Una cifra que contrasta con los más de u$s4 mil millones de drenajes que sufrió el Central entre agosto y noviembre del año pasado. Periodo en el cual la liquidación de las exportaciones primarias escaseaba y la brecha entre la cotización oficial y los tipos de cambio paralelos superaba el 130%. En efecto, si bien la divisa no llegó al valor sideral que pedían algunos sectores, se aumentó la depreciación del peso, cerrando el año con una devaluación de 40 por ciento. 

De acuerdo a información del Centro de Exportadores de Cereales (CEC), las empresas del sector inyectaron 2.140.354.575 dólares al mercado único de cambios.

De este modo, la tenue recuperación de los dólares que administra el BCRA es la base de la pax cambiaria en ciernes. Esto le permite al Central administrar un menor ritmo devaluatorio en torno a la inflación proyectada para este año (29%), para de este modo cumplir el objetivo inflacionario manteniendo un tipo de cambio competitivo. 

La inflación se mantiene elevada en los primeros meses

Con el frente cambiario estabilizado y sin indicios de devaluaciones en el panorama, la elevada inflación continúa siendo una de las principales preocupaciones. Al igual que en el último trimestre del año, cuando los precios subieron en promedio 3,6%, el comienzo del 2021 evidencia una inflación elevada. Consultoras privadas auguran que la suba de febrero será más baja que los 4 puntos de enero pero no alcanzará a perforar el 3%. Así, el piso de subas que quedará a las puertas del primer trimestre será elevado, poniendo en dudas el objetivo inflacionario del gobierno para este año. 

Tanto el Presidente como las principales figuras del gabinete económico manifestaron la necesidad de que los salarios le ganen a la inflación para que la economía “se encienda”. Si los ingresos fijos no recuperan poder adquisitivo, termina condicionando la recuperación de la actividad económica. Desde la administración del Frente de Todos apuestan a la mesa del acuerdo de precios y salarios para que se corrijan las distorsiones de los costos en las diferentes cadenas de valor y, de este modo, la inflación de marzo perfore el piso de los tres puntos, marcando una nueva tendencia. Algunos especulan con que Alberto Fernández podría utilizar el tipo de cambio como ancla. Sin embargo, el atraso cambiario desalentaría al agro a vender y a los exportadores a liquidar, puesto que el Estado no maneja el comercio exterior.

Entre diciembre de 2019 y lo que va de febrero del presente año, las reservas del Banco Central se incrementaron en 824 millones de dólares.

Sin expansión de la demanda el consumo masivo seguirá desplomado, lo cual repercute en el nivel de actividad y, por tanto, en la oferta de empleo, entre otras variables. De acuerdo a datos de la consultora Scentia, el consumo masivo concluyó el año cayendo 0,1%, una baja exigua. Sin embargo, el 2019 tuvo una retracción de 7,3% en relación al 2018, acumulando así cinco años consecutivos de retrocesos. El dato positivo dado a conocer recientemente tiene que ver con las ventas de supermercados que crecieron, el año pasado, por arriba de la inflación. Según Indec, los supermercados mejoraron su performance en sólo 0,8%, mientras que los autoservicios aumentaron su recaudación en 6,7 puntos, en relación al 2019. Se espera que conforme se vaya controlando la crisis sanitaria la actividad económica consolide su andar. De lo anterior se desprende que la vacunación es central para la recuperación de la economía. 

Marzo, clave para el “impuesto a la riqueza”

Comienza un mes central para las cuentas del Estado nacional puesto que en marzo el decil más rico del país deberá presentar la declaración jurada dentro del marco del “aporte Solidario y Extraordinario, para morigerar los efectos de la pandemia”. Mediante este tributo la administración nacional estima recaudar 3 mil millones de dólares adicionales, destinados para dinamizar la economía. El sistema de salud, el desarrollo de la mediana y pequeña empresa, las becas estudiantiles y la infraestructura de gas natural, serán los principales destinos de lo recaudado. 

Se espera que conforme se vaya controlando la crisis sanitaria la actividad económica consolide su andar, por lo que la vacunación es central para la recuperación de la economía. 

De este modo, el ingreso de recursos fiscales extra a las arcas de AFIP consolida la tendencia recaudatoria del último cuarto del año que mostró números positivos, por arriba de la inflación. Si bien la recaudación concluyó el año fiscal 2020 con retracción producto del parate de la pandemia, se espera una recuperación en el corriente año. En ese sentido, los números de enero evidencian un incremento consolidado de la recaudación. 

  

  

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar