"Mientras hacen un banderazo, se mueren los nuestros luchando contra el Covid"

Sociedad 13/10/2020 Por Consuelo Cabral
Leonardo Quiroz tenía 38 años y trabajaba en la terapia para pacientes con Covid del Hospital Vicente Agüero, en Jesús María. Falleció ayer, luego de batallar tres semanas con el virus.
image
Leonardo Quiroz era enfermero, tenía 38 años y una hijita. Falleció tras luchar tres semanas contra el coronavirus. - Foto: gentileza.

Mientras este lunes en nombre de la "libertad", cientos salían a las calles en plena pandemia a despotricar contra el gobierno de Alberto Fernández, en una cama del Hospital Regional Vicente Agüero, fallecía Leonardo Quiroz. "Leo", como le decían sus compañeros, tenía 38 años, una hijita, y trabajaba como enfermero en la línea de fuego del hospital de Jesús María: la terapia para pacientes con coronavirus, donde fue que atendiendo a personas infectadas contrajo el virus que finalmente acabó con su vida. 

Desde el 22 de septiembre estaba internado. Al comienzo no tenía muchos síntomas pero como era asmático, fue internado. Aunque le ofrecieron trasladarlo al Hospital Rawson, eligió quedarse en su hospital para estar cerca de sus compañeros. Sin embargo, con el pasar de los días y a pesar de los cuidados, su cuadro respiratorio comenzó a complicarse. Le pusieron oxígeno y luego estuvo con asistencia respiratoria mecánica. El sábado pasado tuvo un paro cardíaco, lograron reanimarlo. Pero el domingo y el lunes, sufrió una hemorragia digestiva y falleció.

El mismo lunes a la tarde, mientras afuera pasaban los tractores con personas hablando de la "infectadura" y denunciando una "pandemia falsa", Leo se moría por coronavirus y se sumaba a las 27 personas que perdían la vida en la provincia, y a las 318 en el país. Desde marzo, en Argentina fallecieron casi 24.200 personas.

"Era muy joven y siempre fue empeorando hasta que no dio más. La impotencia es muy grande porque mientras hacen un 'banderazo' se mueren los nuestros luchando contra el coronavirus. Ayer, justo en el 'Día de la Raza' salieron acá a manifestar en tractores y camionetas los integrantes de la sociedad rural de Jesús María. Entre sus consignas supremacistas, figuraban el derecho a la libertad y la propiedad de sus tierras lograda tras la campaña de exterminio contra el indio, y sus consabidas críticas a la 'infectadura'", dice Eduardo Maturano, médico cirujano que trabaja en la terapia del Hospital Regional Vicente Agüero, y especialista en Infectología y Epidemiología.

El médico también destacó que el caso de "Leo", de tener asma y a pesar de ese factor de riesgo continuar trabajan, no es excepcional: "En general la mayoría de los que trabajamos tenemos algún factor de riesgo. En mi caso por ejemplo, tengo más de 60 años y soy hipertenso. Tengo compañeros en situación parecida y seguimos trabajando. Lo hacemos por una cuestión de tipo vocacional. A pesar del riesgo -que lo conocemos-, trabajamos y estamos al servicio. Esto tiene que ver con cómo nos hemos formado, la cabeza que tenemos. Sabemos que no hay demasiado personal para cubrir esta tarea. No hablé con él el tema, pero sí sé que priorizamos prestar servicio en una situación que así lo amerita".

"Con mis compañeros estamos poniendo todo en esta pandemia y estos que se denominan libertarios ponen en peligro nuestro trabajo. Tenemos todas las camas de la terapia completas. Es indignante ver las manifestaciones con tractores, y camionetas. Es una cosa que provoca mucho desconsuelo", agregó Maturano en diálogo con La Nueva Mañana.

Además, el médico de la terapia del Vicente Agüero contó que son varios los profesionales de la salud que tienen o han tenido coronavirus: "Tenemos otros compañeros enfermos. En terapia tres médicos, y después han habido contagios en esterilización, la gente de quirófano, en sala hay un par de médicos y varios enfermeros. Tuvimos un brote. Algunos ya se han reincorporado y otros permanecen en aislamiento. Mi dupla de guardia está internado en la Clínica Romagosa, estamos dejando todo".

A las 10 camas de terapia para pacientes covid, se le suman 26 de la sala común, y en los próximos días, dada la alta demanda de hospitalización, el médico adelantó que desde el Hospital se convertirá la sala de internación obstetricia en internación para covid.

"De acuerdo a la evolución de cada pacientes vamos viendo quien pasa a terapia y quien no. Pero tenemos algunos que deberían estar en terapia y no lo están porque no nos dan las camas. Pero lo más desesperante, es que no tenemos personal para sostener el tratamiento. O estamos aislados, como es mi caso por ahora, o infectados o muertos como Leo. El desconsuelo es tremendo", concluyó el médico.

Te puede interesar