Acusan a la Provincia de no intervenir para frenar los despidos

Política / Economía 02/10/2020 Por Facundo Piai
En los primeros meses de la cuarentena se perdieron en Córdoba unos 20.500 empleos privados. Fuertes críticas del titular del gremio de los metalúrgicos, Rubén Urbano.
Metalúrgica

chapa_ed_impresa_01


Especial para La Nueva Mañana

Por estos días, la pandemia deja un saldo de más de 33,7 millones de contagios y más de un millón de víctimas fatales, lo cual evidencia la falta de respuesta de los sistemas sanitarios globales. Del mismo modo, en el plano económico se advierten lesiones ocasionadas por el avance del covid-19, siendo el empleo una de las víctimas predilectas de esta crisis. La coronacrisis también muestra la falta de respuesta de la organización social de la producción frente a este imponderable. 

El último informe oficial publicado por el Ministerio a cargo de Claudio Moroni sobre la evolución del trabajo registrado privado en el mes de junio muestra una desaceleración de la caída, por tanto los números siguen siendo negativos. El primer semestre concluyó con 5,781 millones de personas asalariadas en el sector privado, esto significa que se registraron unos 5 mil puestos de trabajo menos en relación al mes anterior. Es decir, se observó una merma de 0,1% de asalariados del sector privado.

No obstante la desaceleración de la merma y la recomposición de algunos sectores, los números se encuentran muy por debajo de los registros de trabajadores en blanco de hace un año atrás. En la comparación interanual (junio del 2019, contra mismo mes del 2020) se advierte una retracción de casi cinco puntos porcentuales. 

Más de 20 mil empleos perdidos en Córdoba

Los sectores con más caída interanual en el nivel de empleo fueron: Construcción (-27,7%), Hoteles y restaurantes (-10,9%), Explotación de minas y canteras (-4,1%) y Servicios comunitarios, sociales y personales (-4,0%). Mientras que la industria manufacturera, el transporte y el comercio también cayeron pero a menor ritmo. En Córdoba, el indicador de todos los trabajadores registrados (esto supone la suma del empleo privado, más el público, el trabajo en casas particulares y los monotributistas) si bien aumentó 0,3% en junio en comparación con mayo, de la mano de un aumento de los monotributistas, sufrió una contracción interanual de 4,7%.

Si comparamos todo el empleo registrado en Córdoba un mes antes del arribo del Covid-19 (mes de abril) con los números de junio vemos que la pandemia se habría cobrado 20.500 empleos en la provincia mediterránea. Uno de los más afectados son los trabajadores de la construcción, en donde se habrían perdido alrededor de 7.300 puestos de trabajo según el Informe de Coyuntura de la Construcción (Ieric). Pero no serían los únicos afectados, la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) también aduce pérdidas de fuentes de trabajo. Desde el sindicato alegan que en el Ministerio de Trabajo de la Provincia no encuentran respuestas efectivas para evitar los despidos.

“El Ministerio de Trabajo está al servicio de las patronales, exclusivamente”

En diálogo con este medio, Rubén Urbano señaló que la cartera de Trabajo provincial “no existe, para ningún sindicato” y sólo da respuesta a los requerimientos de las empresas para reducir costos efectuando despidos durante la pandemia. El Ministerio de la calle Bernardino Rivadavia 646 “se encuentra literalmente cerrado. Cualquier trabajador de a pie que vaya a reclamar lo que fuere no tiene en donde hacerlo, ni siquiera las organizaciones gremiales” encuentran respuesta.

El secretario general de los metalúrgicos calificó de “lamentable” la actuación de esta cartera, cuya ausencia no deja a los trabajadores otra alternativa que “ir al conflicto”, con los riegos sanitarios que esto implica al circular en un contexto de pico de contagios.

La virtualidad que tomó durante la crisis sanitaria la cartera del ministro Omar Sereno dilata las audiencias para resolver los conflictos, “lo cual le conviene esto a las empresas, así pasan de cuarto intermedio a cuarto intermedio y no se soluciona el problema”. La apatía del Ministerio frente al reclamo se advierte en la inacción frente a los conflictos, “no han dictado ninguna conciliación obligatoria, ni siquiera una multa, ni un llamado de atención para las empresas” frente a los despidos. Este problema es común a todos los sindicatos de Córdoba, “el Ministerio de Trabajo está al servicio de las patronales, exclusivamente”, denunció Rubén Urbano.

Naturalmente, los conflictos entre el capital y el trabajo aumentan en contextos críticos; en ellos, muchas unidades productivas necesitan redefinir su estructura de costos para superar la depresión. Mientras que también están quienes aprovechan la debilidad de los trabajadores como consecuencia de los despidos y el aumento de la pobreza para terminar de disciplinarlos, crisis mediante. En efecto, la falta de respuesta oficial frente a los despidos atentaría contra la “promoción, regulación y fiscalización del cumplimiento de los derechos fundamentales de los trabajadores”, que es la función primordial que tiene el ministerio. 

Urbano 2
Rubén Urbano: “La cartera de Trabajo provincial no existe para ningún sindicato, y sólo da respuesta a los requerimientos de las empresas”.

Crítico panorama pospandemia 

El virus dejará un mercado laboral erosionado. En el primer semestre del año, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) indica que se registró una caída del 14% de las horas trabajadas a nivel mundial, una cifra mayor a la que se preveía al comienzo de la pandemia. Las economías en desarrollo son las más afectadas según el relevamiento del organismo internacional; el continente americano perdió la mayor cantidad de tiempo de trabajo con el 18,3% menos, seguido por Europa y Asia Central con 13,9%, Oriente Medio con el 13,2% y África con el 12,1%.

El informe de la OIT concluye que durante el primer semestre de este año se perdieron alrededor de 400 millones de empleo a tiempo completo alrededor del mundo. En consonancia con estos registros, el FMI prevé una contracción del PBI mundial de 4,9%, en consecuencia se trata de proyecciones menos venturosas de las que planteaban al comienzo de la pandemia cuando proyectaban una merma global de tres puntos porcentuales.

En efecto, la crisis provocará, conforme estas aproximaciones, una pérdida acumulada valuada en más de 12 billones de dólares. El Fondo prevé una recuperación de la economía mundial de 5,4% para el año próximo, pero las estimaciones son muy volubles  puesto que no se sabe qué ocurrirá con los temidos segundos brotes, tampoco se conoce cuándo estará la vacuna y además se desconoce la efectividad de la misma. 

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar