Balza: “Hablar hoy de golpe de Estado y de guerra civil es un dislate total”

Política / Economía 04/09/2020 Por Flavio Colazo
Actores de la política nacional discurren actualmente sobre los riesgos del actual gobierno nacional de sufrir una desestabilización. Balza descarta un golpe de estado militar.
Balza © Norteonline
MArtín Balza (Foto: gentileza Norteonline)

chapa_ed_impresa_01


Especial para La Nueva Mañana

Varios actores de la política nacional, conjuntamente con analistas mediáticos se encuentran discurriendo sobre las intenciones y posibilidades reales -provenientes de sectores renuentes a asumir el resultado de las últimas elecciones presidenciales-, de desestabilizar al actual gobierno nacional. El más alarmante mecanismo expuesto para logra dicha finalidad fue la de un golpe de estado militar.

A raíz de las declaraciones públicas del 25 de agosto por parte de Eduardo Duhalde -ex senador (a cargo de la presidencia nacional por decisión de la asamblea legislativa durante 2002-2003) se instaló en la consideración pública un posible golpe de Estado –concebido éste por sectores cívicos, y susceptible de ser ejecutado por algún(os) sector(es) las FFAA, en concordancia operativa-.  En virtud de su amplia experiencia, en los ámbitos castrenses y diplomáticos, La Nueva Mañana convocó al general Martín Balza (ex combatiente en Malvinas, ex jefe de las FFAA, ex embajador, etc.) a fin de obtener algunas reflexiones al respecto.

Usted vivió desde adentro del Ejército cuatro golpes de Estado. ¿Piensa que debiéramos preocuparnos por las declaraciones de Duhalde? ¿Cuál es su parecer respecto de la posibilidad de un golpe de estado por parte de las FFAA?

-La visión expuesta por Duhalde la asumo como una totalmente errónea apreciación de un experimentado político y ex presidente de la República. En el siglo pasado hubo seis golpes militares y más de 50 golpes fallidos y chirinadas. Todos fueron cívico miliares con activa participación de sectores políticos, empresariales, sindicales, entre otros. Todos debemos recordar que la subordinación de las FFAA a las Instituciones de la República quedó materializada en el cruento enfrentamiento del 3 de diciembre de 1990 (El levantamiento arrojó un saldo de 13 fallecidos, cinco de ellos civiles). Todos los argentinos hemos madurado sobre el valor de las convicciones democráticas. Hablar hoy de golpe de Estado y de guerra civil es un dislate total.

En 2020 se cumplen 25 años desde que usted realizara una autocrítica pública sin precedentes sobre el accionar de las FFAA. ¿Qué motivos hubo para llevar adelante esa manifestación, y de qué modo, considera usted, ha sido útil para la evolución de nuestro país y su sociedad?

-El 25 de abril de 1995 el Ejército, en un Mensaje Institucional, coloquialmente denominado autocrítica, aceptó en público la comisión por parte de algunos miembros de la Fuerza, de inadmisibles delitos. Lo hizo sin conocimiento, orientación o condicionamiento de Gobierno de entonces. Entre otros conceptos, expresamos: “Si no logramos elaborar el duelo y cerrar las heridas no tendremos futuro. No debemos negar más el error vivido (…) Asumo la responsabilidad del presente y toda la responsabilidad institucional del pasado (…)

Sin embargo, de poco serviría un mínimo sinceramiento si al empeñarnos en revisar el pasado no aprendiéramos para no repetirlo nunca más en el fututo”. Fue un pequeño gran paso hacia una reconciliación aún no lograda. Debe ser analizado y valorado con la hermenéutica de aquel entonces, en que todos los civiles y militares imputados por delitos de lesa humanidad,  gozaban de un indulto inconstitucional del PEN desde el mes de octubre de 1989.

Lamentablemente nadie –hasta ahora—expresó arrepentimiento alguno acorde con sus responsabilidades, solo las FFAA. El mensaje del Ejército fue recibido positivamente en nuestro país y en el extranjero, excepto por radicalizados sectores de distintos signos. 

Usted habla de una reconciliación aún no lograda. En el levantamiento carapintada de 1990 se produjo aun con la promulgación de los indultos para los militares condenados. ¿Qué reflexión le merece esto?

-Siendo totalmente franco y directo, pienso que las amnistías y los indultos masivos históricamente no han servido para nada.

¿Qué opina respecto del análisis sobre el creciente militarismo regional expresado por Duhalde?

-Sería poco prudente que yo opinara sobre gobiernos y fuerzas armadas de otros países. Cada uno tiene un contexto político, psicosocial, empresarial, sindical y militar entre otros, diferente. Lo importante es valorar las convicciones  republicanas  de las FFAA actuales y las de los últimos 30 años. Mientras me desempeñé como jefe del Ejército (1991- 1999) traté con miembros de muchos ejércitos, y siempre aprecié sus convicciones democráticas.

¿Cómo valora usted el acto del sufragio y al poder que por su intermedio la sociedad confiere a diversos representantes políticos para gobernar el país?

-El sufragio –en el marco republicano-es la esencia de la democracia, y del respeto al pueblo argentino. La mera oposición de un partido político al otro es una perversión de la democracia. Nadie debe olvidar que el poder es una tenencia en arriendo.

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar