Paralelo al Procrear, lanzan plan para convertir tierras en lotes urbanizables

“Para llevar adelante una política de vivienda, el primer paso es contar con suelo urbanizado de calidad y bien localizado”, expresó a LNM el director nacional de Acceso al Suelo.
Cafiero Bielsa Habitat
- El Plan Nacional del Suelo Urbano tiene un objetivo ambicioso a mediano y largo plazo: permitirá convertir tierras en lotes urbanizables y asistir la demanda habitacional que existe en el interior provincial.

chapa_ed_impresa_01

 

Unas 120 mil personas se anotaron ya en el programa de viviendas recientemente relanzado Procrear, que además registró unas 5 millones consultas. El interés generado por este programa sorprendió a la propia ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa, quien aseguró esta semana que el mismo obtuvo un “resultado extraordinario”.

Pero en simultáneo con el relanzamiento del Procrear, otro programa generó expectativas y es el Plan Nacional del Suelo Urbano, que se articula con el programa de viviendas ya que tiene un objetivo ambicioso a mediano y largo plazo: permitirá convertir tierras en lotes urbanizables y asistir la demanda habitacional que existe en el interior provincial. 

“Este programa va a complementar de manera extraordinaria el acceso directo a la vivienda”, sostuvo Bielsa en su momento, al recordar que “en muchos lugares es más caro el suelo que la casa”.

El Plan Nacional de Suelo Urbano fue presentado el pasado viernes, en un acto en el que participaron por videoconferencia unos 38 intendentes de todo el país, entre ellos, el de Río Tercero, Marcos Ferrer.

“Elegimos estos municipios para el lanzamiento de este programa porque son los que comenzaron a tener una política de gestión de suelo urbano interesante y que otras localidades podrán ver, aprender y replicar”, explicó el director nacional de Acceso al Suelo, Juan Ignacio Duarte a La Nueva Mañana

Cuatro ejes programáticos

En diálogo con este medio, el funcionario del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat explicó que el Plan Nacional del Suelo Urbano tiene cuatro ejes programáticos. 

“El primero es el Programa Nacional de Producción de Suelo, cuyo objetivo es que los municipios que tengan tierras y que requieran de obras de infraestructura para transformarlas en lotes urbanizados, puedan hacer esa solicitud al Gobierno nacional para que aporte el financiamiento a fin de dotarlos de los servicios necesarios: red eléctrica, alumbrado público, desagües pluviales, cloacales, red de agua corriente o de gas, siempre y cuando haya factibilidad de servicios para ellos”, precisó Duarte.

La segunda línea de trabajo es un Programa Nacional de Capacitación y Asistencia Técnica. “La idea es plantear cursos de capacitación para que funcionarios y técnicos municipales puedan aprender en materia de políticas de suelo. El viernes pasado se realizó el primer encuentro de un webinar o seminario vía web sobre legislación urbanística para mejorar el acceso al suelo urbano, que se realizó en conjunto con la red de concejalas de la Federación Argentina de Municipios”, comentó.

“La tercera línea de trabajo es la conformación de una Mesa Intersectorial de Políticas del Suelo, para debatir con actores del sector público, del sector privado, colegios profesionales, martilleros, universidades y llegar a acuerdos básicos en determinados temas afines”, indicó Duarte.

Y en cuarto lugar, anunció la creación de un Observatorio Nacional de Acceso al Suelo para recabar datos sobre la oferta y demanda en cada localidad del país en la relación a las posibilidades de acceso al suelo de las familias. 

Por más suelo urbanizado

“No es casual que el lanzamiento de este plan haya sido prácticamente en conjunto con Procrear. El primer paso para construir viviendas, ya sea a través de un programa estatal, a través de un crédito hipotecario por autoconstrucción, es contar con suelo urbanizado de calidad y bien localizado”, aseguró el director nacional de Acceso al Suelo.

“Y también lo es planificar la producción de suelo de manera previa a la construcción de las viviendas, que es en definitiva el fin último. De esta forma, cuando hay financiamiento para políticas nacionales de vivienda, como ahora lo vuelve a haber masivamente a través del programa Procrear, el impacto sea el buscado. Es decir, más gente accediendo a una vivienda porque además cuenta con suelo urbanizado en sus localidades donde poder construirla”, enfatizó.

Descentralización y arraigo 

El Plan Nacional de Suelo Urbano, que será presentado en próximas semanas en Córdoba y otras provincias, pone el foco además en el debate sobre los mayores niveles de concentración poblacional en los grandes conglomerados como el del Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba). 

“El presidente Alberto Fernández viene planteando desde su campaña la necesidad de mejorar, ampliar y generar arraigo en las distintas ciudades y pueblos del país. Y arraigo no depende solo de acceder a un terreno y a una vivienda, sino también de las posibilidades de desarrollo que brinda cada lugar del territorio nacional. El desafío es entonces que haya desarrollo a lo largo y a lo ancho del país, generando empleo de calidad, oportunidades educativas, acceso a equipamiento sanitario, y que esto no esté concentrado sólo en las grandes ciudades”, precisó Duarte.

Pero el programa tiene además por objetivo contar con datos fehacientes sobre las necesidades habitacionales de los argentinos. Hasta ahora, se viene planificando en base al Censo de población de hogares y vivienda del año 2010 -que se realiza cada diez años y en la actualidad cuenta con información desactualizada ya que debería realizarse en este año un nuevo censo-. Otros de los indicadores se extraen de la Encuesta Permanente de Hogares, que releva algunas cuestiones de la situación habitacional de los argentinos, pero no específicamente de las necesidades de acceso al suelo. 

Trabajo asociado con provincias y municipios

“En Argentina, se estima que entre 3 millones y 3,6 millones de hogares argentinos padecen una situación de déficit habitacional. De ellos, un 40% (alrededor de 1,4 millones de hogares) necesitan una vivienda nueva. El resto, necesita mejorar la vivienda existente, ya sea con una refacción, un mejoramiento o una ampliación”, indicó Duarte quien explicó que el objetivo de lograr indicadores y planificar en base a ellos, será central el observatorio permanente, planteado como uno de los ejes del Plan Nacional de Suelo Urbano. 

“Para esto, es central el trabajo asociado con provincias y municipios, porque no se trata de dotar de infraestructura al suelo localizado en cualquier lugar, sino que es necesaria la planificación urbana y la idea de ciudad que cada municipio tiene, con sus normas y políticas municipales. No es el objetivo que las ciudades se expandan indefinidamente, sino coordinar con las distintas áreas para lograr ciudades más compactas y con mayor calidad de vida”, precisó Duarte.
 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar