"Las y los docentes tenemos predisposición. El Estado debe invertir más"

El secretario general de la UEPC, Juan Monserrat, dijo que los Gobiernos deben realizar una mayor inversión en las herramientas técnicas para el futuro sistema educativo dual.
Juan Monserrat panal Centro Cívico reforma by Javier Imaz LNM
Este viernes concluye la paritaria nacional donde se definirán precisiones para un protocolo sanitario en las escuelas. - Foto: Javier Imaz / LNM

A días del retorno del ciclo lectivo tras el receso invernal, el secretario general de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC), Juan Monserrat, evaluó los desafíos que se abren con un protocolo sanitario que permita a futuro el retorno a la actividad escolar que incluya un sistema dual de clases virtuales y presenciales. También el papel de los gremios en la crisis laboral y la discusión de paritaria nacional que para los docentes tendrá una instancia crucial este viernes. 

En diálogo con La Nueva Mañana, Monserrat expresó que es posible que promediando la semana próxima se tengan algunas precisiones sobre cómo se retomará a futuro la actividad en las escuelas para avanzar en la curricula escolar del corriente año y evaluó cómo serán aplicados los lineamientos esbozados recientemente desde el Consejo de la Educación.

“Las medidas que está proponiendo la autoridad sanitaria, tanto a nivel nacional como provincial, intentan sobre todas las cosas que el virus no se propague y estamos en uno de los peores momentos de la epidemia, que ha tomado una virulencia muy significativa. Por lo tanto, hay que extremar las medidas del aislamiento social, preventivo y obligatorio. Más allá de lo que técnicamente se puede plantear, que seguramente va a ser de mucha rigurosidad, tenemos que ver cómo se van a llevar adelante esos protocolos”, evaluó. 

“El protocolo federal, que fue aprobado por el Consejo Nacional de Educación, es muy extenso pero creemos que este viernes cuando concluya la paritaria nacional docente -que se va a reunir a partir del mediodía-, ya tendremos lineamientos más concretos, para que en cada una de las escuelas tenga claridad al momento de que estén dadas las condiciones de poder retomar la tarea presencial”, adelantó Monserrat.

Otro de los temas a tratar en la paritaria nacional, será el pedido ya elevado de prorrogar el Fondo nacional de Incentivo Docente, que es uno de los componentes del salario que tenía vigencia hasta este mes de julio.

“Nosotros insistentemente le hemos propuesto al ministro de Educación, Nicolás Trotta, a la Vicepresidenta y al Presidente de la nación, que hagan un esfuerzo de continuidad de ese pago en lo que resta del año”, aclaró.

Por otro lado, el secretario general de la UEPC aseguró que en la pospandemia las relaciones no serán las mismas, no solamente en el campo educativo sino en todo aquel que incluya la reunión de personas.

“Las y los docentes tenemos la mejor predisposición, pero también será necesaria la mayor inversión posible por parte de los Estados y la actividad privada para poder contar con todos los elementos técnicos necesarios. Nos adentramos a un mundo nuevo, con una forma dual de presencialidad muy acotada y una virtualidad que será la mayoritaria”, expresó.

Al respecto, señaló: “Esperamos que en el momento de retomar las negociaciones salariales, que ahora nos será en agosto sino en octubre, el Gobierno provincial haya tomado nota de cada uno de los reclamos que hemos elevado, entre ellos, la necesidad de que cada docente tenga accesibilidad gratuita a la conectividad y los elementos técnicos necesarios para poder enlazar el trabajo de cada docente con el trabajo de cada alumno. Eso conlleva una inversión que no está prevista todavía en ningún presupuesto ni provincial ni nacional”.

El retorno a las aulas

- Ante un futuro retorno del sistema presencial en las aulas, ¿se abre la posibilidad de que sea alto el ausentismo por un lado y por el otro, surja algún caso en el ámbito escolar que pueda despertar la discriminación como ocurrió con algunos trabajadores de la salud?

- “Es muy probable que esto suceda. Vamos a hacer todo lo posible para que no existan discriminaciones y que la gente entienda que la enfermedad no es sinónimo de muerte. La tasa de mortalidad por Covid-19 es muy baja y los procesos de recuperación, sin bien son lentos, son efectivos. Hay que evitar en todo lo posible la internación, que es allí donde se producen las mayores dificultades.

Pero estamos con la distancia obligatoria y cuidándonos tal cual lo propone las autoridades sanitarias. Seguramente habrá muchos más contagios de los que ya hay hoy, que son muchos, pero eso no necesariamente significa el deceso de quienes padezcan la enfermedad o sean portadores del virus. Hay que alertar a la población que el estar contagiados no significa necesariamente la posibilidad cierta de que uno pueda perder la vida. Eso es muy importante tenerlo en cuenta para no entrar en pánico y generar temor y discriminación”.

Mesa de negociación y paritarias

Esta semana, el Gobierno de Córdoba decidió posponer para el mes de octubre la negociación salarial para la segunda etapa del año que debía iniciarse en agosto, y abonar el aumento salarial previsto para el corriente mes de Julio en la segunda quincena de agosto. 

Desde UEPC advirtieron al respecto no estar dispuestos a resignar derechos salariales y laborales ni se retrocederían en los reclamos que vienen realizando en los últimos meses.

- Desde antes de la pandemia, el sector educativo venía realizando reclamos salariales. En la crisis económica generada a partir de ella, ¿cómo es esa negociación y qué posición se discute en las paritarias?

- “La pandemia, dicen los especialistas, va a traer una incesante incremento de la pobreza y desigualdad. Van a perderse muchos puestos de trabajo y los niveles de pobreza e indigencia en la población va crecer muchísimo como así también los porcentajes de desempleo. Estamos ante una sociedad cada vez más desigual, con los sectores más empobrecidos y con menos posibilidades de acceder a bienes y derechos básicos.

"Me parece que el escenario, si bien nosotros cobramos nuestros salarios en tiempo y forma -ahora con un poquito de demora en el aumento salarial del mes de julio- tenemos una situación bastante mejor que han perdido su trabajo. También respecto a los jóvenes que consiguen trabajos muy flexibles o precarios, sin ningún tipo de seguro, aportes jubilatorios u obra social, y sin certezas sobre su horario de trabajo o remuneración”. 

“Como movimiento sindical, tenemos que abocarnos en lograr cierta normalidad en las relaciones laborales, para que algunos sectores no ganen cifras exorbitantes con la pandemia y otros pierdan prácticamente su dignidad. Tenemos una gran labor por delante y esperemos que los gobiernos también entiendan que tienen que abandonar los planes de ajustes perpetuos y redistribuir más bienes a los sectores más castigados, porque así también se activará la demanda y el mercado interno que tanta falta hace para que aumente la producción y también la circulación de la economía y el país”.

- ¿Se ha realizado un relevamiento por la situación de los docentes en establecimientos privados? 

- “Los colegios que tienen subsidio estatal están cobrando y los que no lo tienen, están en peores condiciones. Y una de las cuestiones por las cuales hay que volver rápidamente a la presencialidad es precisamente para que los papás retomen la habitualidad de enviar a los hijos a la escuela y a pagar las cuotas que se han comprometidos para el sostenimiento de esas propuestas de educación privada en la provincia. Pero ahí hay una doble dificultad: me temo que ha habido un gran retraso en el pago de las cuotas, no sólo por la situación de pandemia sino que seguramente las familias vienen sufriendo las consecuencias económicas por la falta de actividad económica”.

- Con la caída de la recaudación en los gobiernos, ¿no persiste el temor de que se profundicen los recortes salariales en el sector?

- “Veníamos mal antes de la pandemia, con grandes dificultades para cumplir con los compromisos de la deuda pública y bajar los indicadores de pobreza, indigencia y desocupación. Con la pandemia, estos indicadores fueron desmejorando. Por lo tanto, hay una cuestión que es significativa y es que es que el Estado se tuvo que hacer presente: emitió muchísima cantidad de dinero para que no caigan en una peor situación los sectores sociales, para contribuir a que muchos trabajadores pudieran cobrar aunque más no sea la mitad de su salario y para otros tantos pudieran acceder al ingreso familiar de emergencia (IFE).

“Por eso creo que se configura, a partir de la pospandemia, un Estado mucho más presente donde los términos de ajuste, de equilibrio fiscal y del pago de compromisos con actividad económica genuina, no van a existir por lo menos en el corto lapso de tiempo”.
 

Te puede interesar