Cooperativas de trabajo del país piden ser incorporadas al programa ATP

El reclamo lo impulsan más de 12 federaciones. Aseguran que no debe considerarse a asalariados como trabajadores de primera y a cooperativistas, de segunda.
ATP Cooperativas

chapa_ed_impresa_01

 

Cooperativas de trabajo de todo el país reclamaron a través de una solicitada y una amplia campaña de difusión en las redes sociales, que se equipare la asistencia al sector con la que se brinda a través del programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) a las pymes para afrontar las dificultades económicas que atraviesan en el marco de la pandemia de coronavirus.

En diálogo con La Nueva Mañana, el presidente de la Confederación Argentina de Trabajadores Cooperativos Asociados (Conarcoop), Ramiro Martínez, señaló que el reclamo de las cooperativas surgió como una expresión política para sentar un precedente y desterrar la desigualdad que se genera con otros sectores económicos.

“Poco después del 20 de marzo, cuando se declaró la cuarentena, entendimos la atención que el Gobierno dio a los sectores populares a través del IFE. Luego, con el decreto 332 de unos días después, observamos que se atendía a los sectores pymes con relación de dependencia. Pero una vez que se plasmó el decreto 376 que estableció el Salario Complementario dentro del programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), vimos que teníamos que expresarnos porque había una gran demanda por parte de nuestras asociadas, que son más de 12 federaciones distribuidas en 16 provincias”, relató Martínez. 

“Con el aislamiento preventivo, social y obligatorio, casi el 90% del sector cooperativo está parado y el 10% que está como servicio esencial tiene rota la cadena de valor de clientes y proveedores. Por eso, creemos que esta crisis nos permitirá sentar un precedente. Somos empresas cooperativas pymes que tenemos otra impronta jurídica, pero tributamos y somos actores económicos transversales, porque incluimos todos los rubros”, aclaró el presidente de Conarcoop. “Entendemos que hay una desigualdad de derechos y creemos se puede saldar a través del Ministerio de Trabajo, utilizando el programa para empresas autogestionadas Línea 1 con los montos equivalentes al ATP”, enfatizó. En esa línea, subrayó: “A las empresas de los grandes conglomerados económicos, llámese Clarín o Techint, le están pagando hasta 33 mil pesos de los salarios de sus trabajadores dependiendo los montos, y a nosotros nos asisten con $ 6.500 por asociado, siempre que no sea incompatible con el resto de las asignaciones”.

Ante este reclamo, Martínez adelantó que se está organizando una mesa de diálogo e intercambio virtual con el INAES y otros espacios gubernamentales, en el que esperan tener respuesta a la brevedad.

Trabajadores de primera y de segunda

Federico Tonarelli, presidente de la Federación Argentina de Cooperativas de Trabajadores Autogestionados (Facta) y vicepresidente de la cooperativa del Hotel Bauen en Buenos Aires, resumió el problema como un pedido de asistencia al trabajo y la producción.

“Nuestras empresas cooperativas producen bienes y servicios y en muchos casos superan holgadamente los niveles de facturación y la cantidad de trabajadores que tienen las pymes. Cre emos que es justo, por ser un eslabón más a la cadena de producción nacional, que seamos incorporadas a la ATP”, subrayó en diálogo con La Nueva Mañana. 

Para Tonarelli, el Gobierno nacional presentó la asistencia a empresas pero excluyó en ese programa a las cooperativas de trabajo donde no existe esa relación empleador-empleado. “En nuestro caso, se trata de trabajadores que tienen una relación de carácter asociativo entre sí y para con la cooperativa. No podemos presentar planillas de asalariados, porque no tenemos salarios, sino la figura del retiro mensual del excedente anual que va generando o produciendo la cooperativa. Lo que nosotros estamos planteando es que actualmente no tenemos excedentes porque llevamos más de 70 días con facturación cero. Esto repercute en que no podemos hacer esos retiros mensuales que vendrían a ser el equivalente al salario de un trabajador en relación de dependencia”, explicó.

“Como segundo punto, es necesario aclarar que somos empresas cooperativas y no puede haber discriminación, teniendo a los asalariados como trabajadores de primera y los cooperativos como trabajadores de segunda. Por eso insistimos en la inclusión del programa de las ATP”, enfatizó Tonarelli.

El presidente de Facta aclaró además que el Gobierno asume que los cooperativistas se encuentran asistidas en su carácter de monotributistas con el IFE y con los créditos a tasa cero, pero no son medidas que alcancen específicamente al sector: “Nosotros somos monotributistas, no porque querramos serlo, sino porque la ley lo impone para estar adheridos a la seguridad social. Desde hace muchos años que venimos luchando por el armado de un régimen propio del trabajador asociado a una cooperativa de trabajadores”. 

Créditos a tasa subsidiada para cooperativas y mutuales

Esta semana, el Ministerio de Desarrollo Productivo anunció la implementación, junto al Banco Nación, de una línea especial de créditos para cooperativas de trabajo a una tasa final del 18%, con un monto total de 2.000 millones de pesos.

Según se anunció, se prevé que esa herramienta crediticia alcance a 1500 cooperativas de todo el país. El crédito cuenta con tres meses de gracia y la garantía que ofrece el FOGAR. A partir del cuarto mes sólo se empezarán a devolver los intereses, mientras que recién desde el séptimo se comienza a pagar el capital, en nueve cuotas. Las cooperativas podrán solicitar como máximo el monto que resulta de la cantidad de asociados registrados multiplicada por tres Salarios Mínimos Vitales y Móviles o el equivalente a 30 días de ventas, el que resulte menor.

Respecto al crédito lanzado esta semana, Martínez señaló a La Nueva Mañana que “en otra coyuntura sería muy bueno”. “Nuestra sensación es que no va a aportar una solución en el corto plazo. Solo va a dilatar la espera con el período de gracia que se plantea, pero después, con la cadena de valor rota, el día después de la pandemia va a ser complejísimo afrontar la deuda“, analizó.

Por su parte, Tonarelli señaló que si bien las cooperativas saludan la medida, “hay una inmensa mayoría que no van a poder acceder”. “Como no tienen las puertas abiertas, no tienen las condiciones para poder devolver ese crédito, por más que sea del 18% anual y con tres meses de gracia”, dijo.

Cabe recordar que para solicitar el crédito, las cooperativas deben contar con el certificado MiPyME, que se tramita en la página de la AFIP y otorga el Ministerio de Desarrollo Productivo.

Más Info:

Tramitar Certificado MiPyME

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"