El Gobierno refuerza las medidas para para atender el déficit habitacional

País 21/04/2020
El Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat presentó un balance en el que se detallan políticas para avanzar en la solución del problema durante el aislamiento.
Bielsa y Vanoli PROCREAR
Entre las prioridades se buscó dar solución a las problemáticas como alquileres, construcción y entrega de viviendas. - Foto: Archivo

El Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat, que conduce María Eugenia Bielsa, redobló esfuerzos y desarrolló nuevas medidas para aliviar el déficit habitacional del país y dar respuestas a los institutos provinciales de vivienda durante la pandemia de coronavirus, según un balance elaborado por la cartera conocido este martes.

Durante el primer mes de aislamiento social y obligatorio para contener el avance de la Covid-19, el Ministerio tuvo entre sus prioridades dar solución a las problemáticas surgidas en torno a alquileres, construcción y entrega de viviendas sociales.

De acuerdo con el informe oficial, se realizó la revisión, aprobación y pago de programas de vivienda e infraestructura urbana y se diseñaron nuevos planes frente al déficit habitacional del país.

Desarrollo Territorial y Hábitat trabaja en la puesta en marcha de un Plan Nacional de Suelo Urbano y, en conjunto con el Consejo Nacional de la Vivienda, ofrece soluciones a las demandas de los Institutos Provinciales de Vivienda.

Además, se conformó una mesa de trabajo compartida con la Uocra, la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), y la Cámara de la Vivienda y Equipamiento Urbano (Cavera), con miras a reactivar la construcción y el empleo genuino.

Se elaboró un Protocolo de Prevención para obras de construcción y junto a Cámaras de materiales como las de cemento (AFCP), acero (CAA), ladrillos (Cicer) y cerámicos (Pisos) trabajan en propuestas que permitan mantener las capacidades productivas, ante una eventual reactivación del sector.

Las restricciones dispuestas para contener el avance del coronavirus obligó a postergar los plazos de escrituración para los adjudicatarios del programa Procrear Ahorro Joven, detalló el balance.

En ese contexto, el ministerio ofreció viviendas no adjudicadas para que el sistema sanitario pueda eventualmente alojar allí a población que necesite ser atendida por la Covid-19.

Desarrollo Territorial y Hábitat tiene previsto -cuando la situación sanitaria lo permita- lanzar 300 mil créditos, además de abrir una convocatoria para 200 mil microcréditos para la compra de materiales de construcción. A esas líneas crediticias se agregan los 100.000 que retoman las líneas históricas de refacción y construcción.

Mientras tanto, la cartera realiza de manera virtual los sorteos de asignación de viviendas de los desarrollos urbanísticos y los lotes con servicio del Procrear, con cuyos adjudicatarios se mantiene en comunicación por medios digitales.

Además, trabaja sobre un programa de subsidios para que asociaciones civiles y cooperativas de barrios populares puedan comprar materiales y realizar refacciones en sus instalaciones. A través de la Secretaría de Integración Socio Urbana se entregan Certificados de Organización Comunitaria y operativos de venta de garrafas a bajo costo.

En base al Registro Nacional de Barrios Populares (Renabap) se organizan cuadrillas de promotores comunitarios para que hagan seguimiento de la población de riesgo, distribuyan artículos de higiene y difundan información en los sectores más vulnerables.

Se congelaron las cuotas de alquileres, hipotecas y créditos prendarios UVA, y se estableció un sistema de pago en cuotas, sin intereses punitorios.

Por los alquileres, hubo reuniones con el Frente de Inquilinos Nacional, la Asociación de Inquilinos Agrupados y la Cámara Argentina de Inmobiliarias, además de dar respuesta a través de mensajes individuales o grupales a centenares de inquilinos.

En cuanto a las hipotecas, se dialogó de manera personalizada con los adjudicatarios y deudores hipotecarios de las diferentes líneas de crédito de Procrear.

El Ministerio de Vivienda con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) buscan habilitar la promoción de políticas flexibles y ágiles de intervención en los barrios populares para colaborar en la prevención y mitigación de los efectos sociales y sanitarios.

Dichas acciones suponen una reorientación para la emergencia de hasta el 30 por ciento de los saldos restantes de tres de los préstamos ya asumidos con el organismo de crédito internacional: Pisu, Promeba IV y Dami II.

También se convino con el Banco Mundial la necesidad de agilizar los procesos de gestión conjunta en el marco del programa Birf (Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento) y se propuso priorizar aquellos proyectos que puedan colaborar en el desarrollo de zonas afectadas por los efectos del virus.

Fuente: Agencia Télam

Te puede interesar