La (mini) revolución de Canals y el crimen de un periodista “combativo”

Sociedad 21/02/2020 Por Flavio Colazo
En 1924, los sucesos políticos generaron un episodio extraordinario en este pueblo del sudeste cordobés. El protagonista principal, el periodista asesinado Arturo López Dozo.
López Dozo
Arturo López Dozo, editor del periódico “El Alma del Pueblo” en Canals.

chapa_ed_impresa_01


Especial para La Nueva Mañana

CURIOSIDADES EN LA HISTORIA DE CÓRDOBA

En  febrero de  1930 ocurrió en nuestra provincia un crimen -de similares características al del asesinato del periodista bonaerense José Luis Cabezas- el cual se encuentra cronicado en Pioneros, Bandidos y Doctores, título de reciente aparición del historiador cordobés Roberto Ferrero. El autor del libro accedió a una entrevista con La Nueva Mañana en atención al episodio del asesinato del colega y su vida política, a la vez que nos comenta sobre su reciente obra.

López Dozo, un periodista

¿Quién fue López Dozo?

- Un periodista combativo que mientras estuvo vivo denunció constantemente las trapisondas y contubernios del poder en cualquiera de sus formas, desde políticos a estancieros y /o policías.

¿Cuál fue su desempeño en nuestra provincia?

- En la comunidad de Canals, en los años 20 del pasado siglo, fundó y dirigió el periódico El Alma del Pueblo. Desde allí denunció constantemente el comportamiento fraudulento promovido por las autoridades y caudillos demócratas (el radicalismo estaba proscripto en la provincia). 

Situémonos en el momento político en el que actuó López Dozo.

- Era presidente Marcelo T. de Alvear y gobernador provincial Julio Argentino Roca (h). López Dozo, radical de izquierda, apoyaba al gobierno nacional y a Amadeo Sabattini en la provincia -enfrentado al radicalismo azul (el de la aristocracia cordobesa, de doble apellido). Roca con los conservadores realizaban un sinfín de maniobras turbias para controlar el poder provincial. En ese ámbito el radicalismo pergeñó un plan de varios levantamientos comunales coordinados tendientes a exigir una intervención en la provincia por parte del gobierno nacional. 

¿Por qué pagó prisión López Dozo?

- Por la (mini)revolución de Canals.

Lopez Dozo, un revolucionario

¿De qué se trató la (mini)revolución de Canals?

- Dentro del plan de pequeños alzamientos comunales coordinados, López Dozo comandó, en enero de 1924, el de Canals –que fue finalmente el único que se concretó-. Durante casi 48 horas la gente comandada por él (150 hombres) tomó la comisaría y retuvo a un estanciero, a quien se le exigió la entrega de algunas reses que fueron faenadas y repartidas entre la tropa y población pobre del lugar. Pero en poco tiempo la sedición fue aplacada por fuerzas represivas policiales. Algunos de los dirigentes se fugaron, otros, como López Dozo, fueron a prisión. Su periódico entonces vio suspendida la tirada. Pero pese  a estar encarcelado logró desde la prisión fundar un partido con varios seguidores. Recuperada la libertad retomó la actividad periodística.

¿Qué repercusión tuvo la (mini)revolución de Canals?

- A nivel nacional se le prestó atención a los sucesos fraudulentos en Córdoba, siendo publicado el suceso en la prestigiosa revista Caras y Caretas. La prensa provincial lo presentó de modo diverso: Los Principios habló en contra del alzamiento mientras La voz del interior se mostró favorable a la sedición. Por otra parte, el gobernador Julio A. Roca (h) no pudo eludir el tratamiento del episodio y se refirió al mismo condenándolo en su mensaje anual en la Legislatura.

Lopez Dozo, un crimen

¿Quién asesina a López Dozo?

- El juez del Crimen de Villa María señaló como autor intelectual al juez de Paz González (Cepeda), y al sicario Javier Tissera como el asesino material (le disparó fatalmente por la espalda).

Javier Tissera
Javier Tissera es señalado como sicario y autor material del asesinato.

¿Por qué lo matan? 

- Porque ya libre volvió a editar El Alma del Pueblo y en el nº 6 denunció por salvajismo y abuso de autoridad a un comisario, a un sargento y al juez de Paz González (Cepeda).

¿Por qué usted rescata su figura?

- Al abordar la confección de este libro que da cuenta de ciertos sucesos y personajes de finales del siglo XIX y comienzos del XX en el que yo denomino “salvaje este cordobés” (en relación al “wild far west” de los EE.UU.) este tema me pareció de gran relevancia, ya que la magnitud y lo luctuoso del hecho no coinciden con la ausencia de memoria que se ejerce para con el mismo.

 “El salvaje este cordobés”: Pioneros, Bandidos y Doctores

¿Cómo surgió este libro?

- Habiendo nacido cerca de San Francisco, y viendo cómo se desatiende nuestra historia del pago chico, me pareció un temario interesante para los oriundos de la zona a la vez que para los actuales habitantes y para todos los comprovincianos.

¿A qué se debe la elección de las tres tipologías?

- Para mí son tres tipos fundamentales en la conformación actual de la región y la provincia.

Pioneros, ¿cuál fue su rol?

- Demarcaron y defendieron el territorio, sobre todo en la zona de la laguna de Mar Chiquita, frenando malones e invasiones de los indios guaycurués y abipones provenientes del Chaco, y  moldearon la economía de la región. Estos pioneros: estancieros, pequeños dueños de tierras o militares con operatividad local, cada uno a su modo, fue un actor fundamental. Sin valoración moral sobre estos actores expongo, a través de los sucesos escogidos, comportamientos que signaron nuestro presente desde aquel pasado.

“Dentro del plan de pequeños alzamientos comunales coordinados, López Dozo comandó, en enero de 1924, el de Canals –que fue finalmente el único que se concretó”.

¿Y el papel de los Bandidos?

- Aclarando que me refiero a los bandidos rurales y no a los citadinos, digo que para mí ellos fueron una especie de Robin Hood local. Gentes de a caballo que no pudiendo adecuarse a pos nuevos modos de dominio de la tierra y el ganado, y de la restricción de sus libertades personales en aras de una retribución económica, se hicieron a los caminos de abigeato y el matrerismo, compartiendo mucho de lo obtenido con la gente humilde de la zona. Ya que la historiografía y el cancionero popular, como en el caso de León Gieco, recuerdan a los bandidos del tipo con renombre nacional, yo decidí darles su lugar en nuestra historiografía provincial.

Quedan los Doctores…

- Fueron un fenómeno emergente en aquel tiempo. Vinieron a ocupar en política el viejo lugar de los caudillos terratenientes y/o militares en la dirigencia de los partidos políticos protagonistas de nuestra conformación como estado provincial.

Según su criterio, ¿puede darnos un nombre destacado de cada tipo?

- Desde mi perspectiva: un pionero, Marcos Juárez; un bandido, el Gringo “Lino” Racca (bandido piamontés); y un Doctor, Amadeo Sabattini. 

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar