El “Juanca” Olave y su presente en Las Palmas, un idilio técnico

Deportes 21/02/2020 Por Federico Jelic
El ex arquero y referente indiscutido de Belgrano, disfruta su primera experiencia, desde hace nueve meses, como entrenador en el club del barrio que lo vio nacer.
Olave 01 © KAREN VIDELA
- "Me toca hacer de todo, psicólogo, referente, a veces padre... Lo importante es compartir mi experiencia con el plantel", asegura Olave. Foto: Karen Videla

chapa_ed_impresa_01

De atajar de palo a palo y arengar como loco pasó a negociar refuerzos. Aunque ahora devenido a un líder de vestuario pero dando indicaciones técnicas. Todo en el mismo combo y siempre siguiendo su auténtico instinto pasional. Esos procesos forman parte de la transformación que necesitó Juan Carlos Olave en el circuito del fútbol.

Hoy a punto de cumplir 44 años, el ex Belgrano ahora es DT de su club desde la cuna, Las Palmas, donde desarrolla otra de sus pasiones nada menos que con la responsabilidad de dirigir en el Regional Amateur. Su primera experiencia en esta función.

Aún quedan heridas después de su rol como manager deportivo del “Pirata”, que cayó en la Primera Nacional, pero como todo guerrero y apasionado por la pelota, no tuvo ningún reparo para agarrar las riendas del club del barrio, de toda la vida, donde se inició y cerró su proceso como arquero, sin complejos.

Las Palmas no dudó en ofertarle a Olave la posibilidad de dirigir al equipo y él tampoco puso reparos en aceptar. Un idilio desde la concepción.

“Llevo nueve meses ya con Las Palmas y esperamos ir corrigiendo aspectos, logrando resultados. Cada partido es particular, hay veces que sale lo planificado, otras no. Tenemos que lidiar con eso. Lo importante es el camino para intentar plasmar el pensamiento y trasladarlo a las acciones de juego”, declara Olave, que está acompañado de Darío Cavallo, ex volante de Gimnasia La Plata, también hijo pródigo del barrio del ex camino a La Calera.

- ¿De qué manera sirve tu experiencia en esta categoría? Tu apellido es de peso…

- No te creas. El hecho de haber jugado en Primera muchos años es importante, no sé si en parte sirve para sacarle presión a los jugadores. En Morteros había gente que me saludaba y otros puteaban, son las reglas y eso es lindo también, el folklore. Se arman lindos partidos, con mucho contexto, contra Racing había mucha gente, la cancha estaba llena y eso es un incentivo, todos en el barrio se involucran con el objetivo del club. Aprendemos todos los días, es una linda experiencia. Cada partido es una historia.

- ¿Cómo se fue dando tu adaptación a esta nueva función?

- El fútbol hoy requiere adaptaciones, todo también dependiendo del paso del tiempo. Me tocó hacer de todo en estos últimos años. Nos acostamos y nos levantamos pensando en esto, son aprendizajes, experiencias, y quien quiera seguir caminando por la vida del fútbol, debe acomodarse a estas exigencias. Es lo que más me gusta. Tengo menos de un año en esta función y la estoy disfrutando mucho.

- ¿Qué tiene Las Palmas de tu impronta?

- Conformamos un equipo que tiene con qué pelear, es un proceso, lo tomo como una intención de ayudar a crecer a los chicos, desarrollando su pasión, con sinsabores y momentos dulces también. Lo importante es tratar de hacer llegar el mensaje, acercarnos al proyecto, esta una categoría no profesional y lo mismo los chicos dejan la vida en la cancha.

- Es inevitable tener en cuenta que son trabajadores y a la vez profesionales de sus actividades en esta categoría.

- Es cierto, les pedimos que rindan como profesionales pero son amateurs. Muchos se levantan a las 6 de la mañana para trabajar y acá después les exigimos todo. Y pasa eso, es lógico que por momentos se cansen, que el ritmo los supere, es algo distinto al entorno que venimos acostumbrados.

- ¿Ahí es donde es necesario tu mensaje?

- Busco motivarlos, entusiasmarlos, contarles mi experiencia y cómo es la historia de ser jugador. El hecho de que estén en la Liga o el Regional no es impedimento para que se les pueda dar. Les digo que no deben bajar los brazos, hay que soñar y los acompaño en esa ilusión, de poder conseguir la satisfacción de conseguir los objetivos personales a partir de los generales.

Olave 04 © KAREN VIDELA
"El fútbol es para los perseverantes", sentencia el ex Belgrano. Foto: Karen Videla

- ¿Entrenador y, casi, una contención?

- Me toca hacer de todo, psicólogo, referente, a veces padre... Lo importante es compartir mi experiencia. Estuve en la misma que ellos, me inicié de la misma manera, y me tocó llegar por insistente. Pude mi cumplir mi sueño profesional a los 25 años cuando llegué a Belgrano y Carlos Ramacciotti confió en mí. Eso es lo fundamental para transmitir. De hecho muchos de mis dirigidos fueron testigos de cómo un compañero llegó a cumplir su sueño profesional, como Federico Bessone. A los 27 años lo llamaron desde Panamá y firmó contrato por primera vez. Nos quedamos sin un goleador para el campeonato pero felices estamos que pueda cumplir su sueño. El fútbol es para los perseverantes.

- ¿Te condiciona dirigir a tu hijo en el plantel?

- No, eso está hablado y muy claro. Le dije a Thiago que en casa soy su padre pero en Las Palmas soy su entrenador y él es un jugador más. No me afectan ni me condicionan los lazos. De hecho él era consciente de eso cuando volvió al club. Parece de afuera más difícil de lo que es, pero es saber ubicarse en el contexto.

- De hecho en Morteros hizo un gol y después le tocó no ingresar.

- Exactamente, nos ayudó a todos, al equipo con ese gol porque encima habíamos tenido dos expulsados pero ante Racing no jugó. El partido se presentó con otros requerimientos. Pero tanto él como sus compañeros tienen en claro que al espacio en cancha hay que ganárselos en los entrenamientos y en los partidos. A jugar solo pueden entrar once, no hay más lugares.

Charlas con “Rama”, el “Ruso” y el “Sapito”

Los entrenadores tienen sus códigos, sus lenguajes, sus charlas técnicas y también las motivacionales. El ahora DT de Las Palmas no duda en afirmar que mantiene contacto con otros colegas tanto para aprender. “Juanca” confesó: “Me escribo con otros entrenadores, muchos que fueron referentes míos en los clubes donde atajé, otros que fui conociendo en el ambiente. Hablo con todo el mundo, en este lugar aprendemos de los debates, de comentar partidos o momentos, analizamos todos, intercambiamos ideas. Todos los entrenadores te dejan algo, sigo con buena relación con la mayoría, me preguntan y pregunto”.

- ¿Con quiénes dialogás?

- Sigo en contacto con el “Ruso” Zielinski, me escribo con Ramacciotti también, otro al que consulto seguido es al profesor Mario Gómez. Charlo seguido con el “Sapito” Coleoni. La gente del fútbol es así, no nos cerramos las puertas, nos manejamos de esa manera, saludándonos, o felicitándonos por los triunfos. Nos consultamos ‘por qué hiciste eso’ y nos damos puntos de vista. Siempre son diálogos enriquecedores.

“De Belgrano no me olvido,  ya me voy a sacar la espina”

Juan Carlos Olave no deja de estar cerca de Belgrano, quizás ya no presencial pero siempre con el corazón. Su último paso como manager dejó algunas cicatrices y con el descenso consumado resolvió dar un paso al costado. Hoy a pesar de seguirlo de lejos, no descarta una revancha en unos años.

“A Belgrano no estoy yendo a verlo pero lo sigo siempre, es parte del corazón. Entendiendo este duro contexto... Lo veo más equilibrado al equipo, me gustó”, afirmó, al tiempo que agregó casi inconscientemente, sin que sea necesario preguntarle: “No estoy yendo a la cancha porque generalmente dirijo en Las Palmas los fines de semana y siempre coinciden los horarios, yo tengo que estar dirigiendo. Está claro que todavía me queda una cicatriz. La forma que se dio todo duele, me quedó la espina clavada”.

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar