La alfabetización digital y los nuevos desafíos del Conectar Igualdad

Sociedad 14/02/2020 Por Fabiana Cuba
En los próximos meses se presentará una nueva política de inclusión digital que abre el debate sobre la necesidad de reforzar la alfabetización desde una mirada heterogénea y regional.
foto_para_conectar_igualdad

chapa_ed_impresa_01


El próximo relanzamiento del programa Conectar Igualdad a nivel nacional, y el anuncio de la puesta en marcha del Plan Provincial de Fortalecimiento en Matemática, Ciencias, Tecnología y Pensamiento Computacional abrieron nuevamente el debate acerca de la importancia de la alfabetización digital de todos los involucrados en las aulas.

Desde el lanzamiento del Conectar Igualdad en 2010, el acceso a las herramientas tecnológicas y la oferta de dispositivos disponibles se modificó. Una década después, muchos realizan un balance de lo que dejó el programa que apuntaba a reducir la brecha digital y que llevó más de 6 millones de netbooks a todo el país. El mismo fue reemplazado en 2015 por Aprender Conectados, fruto de la era Macri. 

“Se abandonó el cuidado de los equipos; estamos haciendo un balance de lo que ha quedado”, sostuvo en declaraciones radiales la viceministra de Educación, Adriana Puiggrós, al anunciar el nuevo programa que apuntará, según las primeras precisiones, al uso de celulares, que “hoy están en mano de todos los chicos”.
 
Por su parte, durante el inicio de las sesiones legislativas 2020, el gobernador Juan Schiaretti confirmó la presentación del Plan Provincial de Fortalecimiento en Matemática, Ciencias, Tecnología y Pensamiento Computacional en todos los niveles y modalidades del sistema educativo provincial. Esta iniciativa contempla la formación docente inicial y continua de esta temática. Asimismo, sobre la base de la conectividad instalada en las escuelas rurales se iniciará la enseñanza de inglés a través de las TIC. Además, prometió la conexión de Internet en el mediano plazo a todos los habitantes de Córdoba.

¿Cuáles deberían ser las directrices del renovado Conectar Igualdad? ¿Es necesario reforzar la capacitación docente? ¿La visión del proyecto debe apuntar a satisfacer las necesidades regionales o debe presentarse desde una perspectiva homogénea? ¿Qué sucede con la conectividad? Estos son algunos de los interrogantes que se presentan en un cambio de escenario que insta a fortalecer la inclusión digital en el sistema educativo.

Adriana Puiggrós
Adriana Puiggrós: “Se abandonó el cuidado de los equipos; estamos haciendo un balance de lo que ha quedado”.

“Se necesita un programa con una visión heterogénea”

Resulta claro que las políticas de inclusión digital deben ir más allá de la discusión de los dispositivos que se pongan en uso en el aula. El foco de la discusión está puesto en las necesidades de los nativos digitales que ya tienen incorporada en su vida cotidiana el uso de ciertas herramientas tecnológicas, y de qué manera esto le permite desarrollar habilidades sociales.

En ese sentido, Débora Brocca, pedagoga y magister en Procesos Educativos Mediados por Tecnologías, aseguró que “lo importante no es que un docente aprenda a programar sino que es necesario evaluar qué le ofrece al alumno”. “Hay que enseñar a trabajar con metas, mostrar cómo se configura el trabajo en equipo y la cooperación. El conocimiento en robótica o programación en el aula debe configurarse desde la visión del aprendizaje de dinámicas de grupo”, remarcó en diálogo con La Nueva Mañana.

Asimismo, apuntó a la importancia del papel de los docentes y de la incorporación de estas nuevas dinámicas a las estratégias pedagógicas. En ese marco, subrayó que las nuevas tecnologías “permitieron hacer visible” lo que ya existía. “Es necesario incorporar estos nuevos conocimientos como una estrategia transversal de aprendizaje en todos los niveles. Esto significa proponer otros desafíos en el aula que va más allá de las cuestiones prácticas o de sólo proponer implementar programación como materia en las escuelas”, afirmó.

En relación al inminente relanzamiento del “Conectar”, Brocca destacó la importancia de proponerse retos superadores que trasciendan el mero debate acerca de los dispositivos a utilizar. 

Nuestro país es heterogéneo y la lógica del programa debería adecuarse a las necesidades de cada región. Hay lugares que requieren algo más que una computadora. Además, en algunas ciudades la alfabetización digital alcanzó altos niveles y los alumnos están demandado algo más; en otras, aún resta por hacer. En esas zonas se hace imposible pensar en incorporar conocimientos de impresiones 3D, ya que deben generarse procesos de alfabetización desde cero”, agregó la especialista quien participó de experiencias de capacitación durante la vigencia del programa nacional.

“Las propuestas educativas quedaron desactualizadas”

Por su parte, Germán Lanfranco, docente de Educación Tecnológica en Villa Ascasubi (Tercero Arriba), una localidad ubicada a poco más de 127 kilómetros de la Capital cordobesa, sostuvo que “la escuela debe enfrentarse a nuevos desafíos que plantean los alumnos y remarcó que las propuestas educativas quedaron desactualizadas”.

“Las propuestas educativas deben modificarse en relación a los lenguajes que los estudiantes están acostumbrados a utilizar en su vida cotidiana. En general, las aulas cuentan solo con una tiza y el pizarrón, por lo que hay que pensar en continuar con el esfuerzo que se viene haciendo para tratar de responder a las necesidades del alumnado”, manifestó.

Ante esa realidad, Lanfranco desarrolló junto a Gerardo Bertea una propuesta lúdica vinculada al aprendizaje en el aula. Mobbyt es una plataforma de videojuegos educativos que nació en 2016 como un proyecto pensado en las necesidades del futuro de los estudiantes cordobeses. “El proyecto se inició pensando en que iba a ser parte del futuro que se venía gestando en materia de educación. Entendimos que teníamos que avanzar en dar a conocer los usos de las tecnologías en el aula”, indicó en diálogo con este medio. 

Para Lanfranco el uso de las tecnologías en el aula aún se encuentra en un proceso de transición y que se requiere seguir avanzando en materia de capacitación. “Ya no se discute más cuáles son las ventajas de estos nuevos paradigmas. Sin embargo, hay que seguir impulsando capacitaciones. Aún estamos en un proceso de transición. Esto no significa que lo viejo sea malo, pero las nuevas tecnologías están haciendo un cambio en las formas de enseñar”, opinó.

Aunque aún no hay fecha cierta sobre el relanzamiento del plan o sobre cuál será su nueva identidad, el debate ya quedó planteado. Conceptos como soberanía digital, conectividad y renovación serán parte de una discusión que hay que dar para entender a la alfabetización digital como un derecho. 

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"