Preocupaciones opositoras en una Legislatura con amplia mayoría del PJ

Opositores analizan el escenario marcado por la hegemonía del peronismo. La relación con el Gobierno nacional, la voluntad de diálogo y la movilización social.
LegislaturaCba_01

chapa_ed_impresa_01

Mañana sábado, el gobernador volverá al recinto de la Unicameral para abrir el 142º período de sesiones ordinarias del Poder Legislativo provincial. El discurso de Juan Schiaretti será su segunda intervención en el coqueto edificio que desde diciembre pasado los cordobeses denominan Casa de las Leyes. 

Cuando el pasado 10 de diciembre asumió su tercer mandato no consecutivo al frente del poder político de la provincia se especulaba que el dirigente cordobés nacido en barrio Talleres Oeste había decidido “guardar” los anuncios para el inicio de las sesiones de febrero que tendrá lugar este sábado. Aunque también era de suponer que el gobernador estaba comenzando a leer el nuevo mapa político para de esa forma proyectar el inicio de su nueva gestión a partir de los vaivenes de los escenarios nacionales y los realineamientos dentro del PJ a nivel país. En cuestión de horas, ese misterio se develará.

Aunque suene exagerado y remanido, todavía vale decir que la mayoría casi agravada del oficialismo en la Unicameral le basta para aprobar prácticamente todo lo que se proponga sin necesidad de sentarse a conversar y abrir el juego con la representación de las fuerzas minoritarias. 

En el peronismo cordobés lo tienen claro, tanto así que el gobernador arrancó  su discurso de asunción en diciembre hablando de “una doble responsabilidad”, para advertir que “el haber sido elegido con casi el 60 por ciento de los votos” no lo haría “caer en ninguna arbitrariedad”.

“Ni por asomo esa diferencia nos hará creer que tenemos la verdad en nuestras manos”, había dicho Schiaretti en aquella noche de diciembre en la que le habló a una cámara que inauguraba el ciclo con mayor presencia legislativa peronista en la historia contemporánea. 

Hegemonía y dependencia

“Cuando uno ve cómo está conformada la nueva Legislatura, lo hace con un dejo de preocupación porque no sabemos de qué forma vamos a poder trabajar con tanta superioridad numérica enfrente”, le dice  Patricia De Ferrari a La Nueva Mañana. 

Para la ex diputada que integra el bloque en el que conviven radicales y macristas (Córdoba Cambia) “hay una gran preocupación respecto a lo que está pasando a nivel nacional y cómo va a ser el derrotero para Córdoba teniendo en cuenta la dependencia respecto a algunos temas (N.R: la Caja de Jubilaciones parece como ejemplo central) y el alto endeudamiento en dólares de la Provincia”. Esa realidad –señala- abre un doble desafío político, porque si bien se reconocen opositores al gobierno provincial, entiende que están “obligados a posicionarnos con firmeza ante la existencia de políticas nacionales que perjudican a los cordobeses”. 

Para Dante Rossi, más que una preocupación, que la administración Schiaretti avance en el desarrollo de una buena relación con el Gobierno nacional es una buena noticia. “Ojalá que haya una buena sintonía entre el Presidente y el gobernador porque Córdoba es dependiente de la Nación. Forman parte de la misma fuerza, por lo que yo espero que no primen las cuestiones políticas internas ya que lo que necesitamos como argentinos y cordobeses es poder salir de la situación en la que estamos”, afirma en diálogo con La Nueva Mañana. 

Desde el radicalismo esperan que el discurso de Schiaretti tome algunas de las propuestas que el bloque dio a conocer la semana pasada y que, básicamente, sugerían imitar la decisión tomada por la administración nacional en materia de congelamiento de tarifas. “El gobierno nacional está haciendo un esfuerzo importante para llevar un alivio a la gente que hoy está sufriendo más la crisis. Sería bueno que existan anuncios en esa sintonía y que busquen llevar algún tipo de alivio para la gente que tanto lo necesita por estos días”, señala uno de los representantes del bloque radical “más puro” en la Unicameral. 

Límites y estrategias

Tenemos que ver si el oficialismo va a seguir trabajando para que la Legislatura sea una escribanía de lujo o si van a comprometerse a trabajar para que exista el debate y, de esa manera, honrar al parlamento”, asegura Rossi, que también anticipa “un trabajo de articulación con los demás sectores opositores para intentar que la voz de la disidencia se escuche con un poco más de fuerza”

En las experiencias legislativas anteriores, esos acuerdos de ocasión encontraron aliados en fuerzas como Encuentro Vecinal Córdoba (que amplió su base representativa en la última elección) y una parte de los ahora inexistentes juecismo y kirchnerismo. También el FIT se sumó a algunos reclamos, aunque para la izquierda el problema sea que “el programa político del PJ, del PRO, del radicalismo y del kirchnerismo es idéntico porque todos plantean seguir bajo la tutela del FMI”. “Nosotros creemos que el debate a nivel nacional es cómo se hace para seguir pagando esa deuda fraudulenta en base a recetas que vienen generando hambre, pobreza y desocupación”, señala Soledad Díaz García.

El eje central va a estar trazado por la movilización de los trabajadores. En ese sentido creemos que las bancas de izquierda deben ser una herramienta de organización para llevar al recinto las discusiones y proyectos que surjan desde las bases que conforman los trabajadores”, afirma la legisladora que, en ese lineamiento coincide con su par del MST Luciana Echevarría. 

La hegemonía legislativa del oficialismo existe desde siempre, se puede haber profundizado pero nada ha cambiado. Lo nuevo son los contextos. Yo creo que ya no hay cheques en blanco para nadie y Schiaretti sabe que si el ajuste se profundiza, vamos a estar en las calles. Ahí van a sostenerse las iniciativas de la izquierda en la legislatura y el oficialismo sabe que no hay mayoría que alcance cuando la presión viene desde afuera y se moviliza a partir de reclamos legítimos y genuinos”, asegura Echevarría.

Molinos Minetti 

En la preocupación urgente por la defensa de los intereses de los trabajadores, las representantes de la izquierda ponen una especial atención en el conflicto que mantiene en vilo a las 150 familias de Molinos Minetti. “Hace meses que el gobierno mira para otro lado mientras la patronal se jugó la plata en la timba financiera. Queremos que la Provincia expropie esa planta, no puede ser que en un momento en que todos dicen que hay que combatir el hambre y la pobreza, una empresa que produce un bien esencial como es la harina, haga lo que quiera, paralice su actividad y, encima deje a 150 trabajadores sin sus puestos de trabajo”, dice Echevarría. Sin demasiada confianza en lo que puede llegar a decir el gobernador, las fuerzas de izquierda movilizarán junto a un grupo de trabajadores en momentos en que Schiaretti se encuentre realizando su tradicional discurso. 

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"