"Lacrimosa es la obra más representativa de los 15 años del coro"

Cultura 29/11/2019 Por
La Cantoría de la Merced cumplió 15 años y lo festejó con su primer videoclip, una obra que acompañó al coro a lo largo de toda su historia y emocionó a infinitas audiencias.
Clip 02
- Cantoría de la Merced estrenó su primer videoclip: “Lacrimosa”.

chapa_ed_impresa_01


Especial para La Nueva Mañana

Un coro de voces masculinas comienza un canto sacro formados en círculo. Irrumpe la voz de Paula estremecedora en un solo yoruba, de raíces ancestrales. Y la obra fluye, en un contraste de sonidos y culturas.

Cuando nadie lo espera el canto yoruba resuena en las voces de tantas más mujeres que se acercan a escena. Hay unos segundos, entre que la obra acaba y el público ofrenda un aplauso, en los que el silencio se eleva más allá de la música, es emoción profunda, muerte y vida, en un tiempo breve y eterno a la vez. El 16 de noviembre pasado el coro cordobés Cantoría de la Merced estrenó su primer videoclip: “Lacrimosa”, del compositor cubano Calixto Álvarez.

videoclip

“Hace tiempo pensaba en hacer un video con parámetros diferentes al típico video de un coro”, explica el director Santiago Ruiz y sigue: “sin duda Lacrimosa es la obra más representativa de los 15 años del coro. Ha servido para movilizar en nosotros y en el público algo que sólo esa obra puede movilizar… y cuando descubrí eso, me aferré. Cada vez que sentí la necesidad de sacudirnos un poco y de sacudir a una audiencia o un jurado recurrimos sincera y devotamente a una obra que nos da tanto como nos pide. Tener una obra emblemática tan definida hizo todo bastante claro y fácil”. 

SANTIAGO-RUIZ
Santiago Ruiz (gentileza).



Paula Piazza, la solista, cuenta: “Hurgué y leí mucho, escuché los cantos originales y aprendí un montón de cosas que me ayudaron a poner en contexto la obra. El desafío mayor era acompañar la visión de Santiago de lo que la obra podía contar. Sin saber exactamente qué decía el texto, las interpretaciones podían ser muchas y la propuesta era mostrar un contraste, el encuentro de culturas diferentes y cómo el dolor nos atraviesa como humanidad sin distinciones. Después, mi desafío personal era hacerlo distinto cada vez, aunque sea un poquitito”. 


El videoclip

Santiago: “Armé un grupo de grandes amigos que son grandes profesionales. Gente que comparte esta mirada ‘trascendente’ de la actividad que hacemos. Todo fue fácil: juntarnos en torno a la obra varias veces, invitarlos a un ensayo, sentarlos y cantarles la obra una y otra vez…, luego imaginar y trabajar. El equipo técnico de este proceso (dirección de Leonardo Magallanes y Mateo Massanet; grabación, mezcla y masterización de Manuel Ruiz; asesoramiento escenográfico de Kirka Marull; asesoramiento actoral de Gonzalo Marull) fue un lujo total”.

Equipo
De izquierda a derecha: Manuel Ruiz, Santiago Ruiz, Mateo Massanet, Paula Piazza y Leonardo Magallanes (gentileza).



Paula: “Al videoclip lo vimos todos juntos en la previa de un concierto, muy emocionados. Había, hace rato, una fantasía de experimentar fuera de nuestra zona de confort que es el escenario, el concierto, el público. Buscar nuevas maneras de llevar la música. Me emocionó mucho poder compartir algo que ya es parte de mí misma con gente de cerca y de lejos. Ha sido para mí la mejor manera de cerrar una etapa en mi vida y el puntapié perfecto para la búsqueda de lo que sigue”




La Cantoría de la Merced

Cuando se escucha a la Cantoría de la Merced, en muchos de sus proyectos hay algo que emociona, moviliza especialmente, más allá de lo musical. Santiago lo define así: “Podría decir que ese ‘algo más’ es anteponer a todo lo que hacemos el amor sincero, del que se desprenden algunos valores centrales que son parte del armado de cada obra, del saludo en cada ensayo, de cada sonido en un concierto, de la manera en la que atravesamos los momentos más complejos (de una obra o de nuestra vida). Aunque suene abstracto, es vivir un amor por la música como una manera de amor por el otro (el compañero, el otro coro, el público….) muy concreta y muy traducible a cada gesto que compartimos”.


Entre Santiago y Paula arman un recorrido por los momentos ejes en la historia del coro y la lista es extensa. Ambos recalcan que cada año hay un par de proyectos centrales. Nombran los concursos corales y las giras internacionales. “‘Salir’ nos hace ponernos en perspectiva en muchos niveles y crecer”, dice Santiago.

Poli recupera proyectos que la movilizaron a nivel personal en muchos niveles: “Viajé por primera vez a Bs As. Hay una foto que me encanta, mi primera vez en subte, cada vez que la veo pienso en lo lejos que el coro me ha acompañado. A partir de ahí fueron muchas ‘primeras veces’: el mar, los aviones, escenarios, celebridades (se ríe)”. La lista continúa con proyectos de nombre propio: La Misa Cubana en 2004, el Certamen de Coros de Trelew en 2009, el Simposio Mundial de Música Coral en 2011 en Puerto Madryn, los proyectos compartidos con la Barroca del Suquía y siguen más postales: Ansilta, el CCK, Barcelona. Paula dice: “cada silencio post ‘Lacrimosa’, las caras conmovidas y las devoluciones emocionadas…” Santiago cierra: “La Cantoría ha sido el proyecto que me ha definido como músico y como director. Ha marcado igualmente mi vida personal y es como un hogar para mi alma de músico. Sólo tengo gratitud y entusiasmo cada vez que escucho decir CANTORIA DE LA MERCED”.

La Cantoría en las redes

Instagram

Facebook 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"