"Hay una crisis de representatividad en el sindicalismo cordobés"

Córdoba 08/11/2019 Por
El nuevo secretario general de ATE Córdoba, Federico Giuliani, dialogó con La Nueva Mañana antes del acto formal de asunción. Desafíos de los trabajadores estatales frente al cambio de gobierno nacional.
Federico Giuliani by gentileza
"Hay dirigentes enquistados en sus lugares de conducción desde hace décadas", afirmó Giuliani. - Foto: gentileza LV16.

Con 1.138 votos sobre 2.500 afiliados, Federico Giuliani se convirtió en el nuevo secretario general de la Asociación de los Trabajadores del Estado (ATE) en Córdoba. Además, en el primer riocuartense en ser electo para dirigir al gremio que representa a los empleados estatales en 94 años de historia.

Trabajador de Sanidad Animal en el Senasa desde hace 17 años y secretario general de la CTA Autónoma Córdoba, Giuliani asume con el desafío de renovar la conducción del gremio en medio de la transición nacional y frente a lo que él mismo considera como una notable "falta de representatividad" en el sindicalismo de Córdoba.

De cara al nuevo gobierno de Alberto Fernández y mirando atrás cuatro años de macrismo, el dirigente gremial dialogó con La Nueva Mañana antes del acto formal de asunción junto al secretario general de ATE Nacional, Hugo "Cachorro" Godoy.

- ¿Qué desafíos tiene ATE Córdoba tras cuatro años de Cambiemos y frente al gobierno de Fernández?

La elección del 7 de agosto en ATE, Día de San Cayetano, patrono de los trabajadores con o sin trabajo, era el punto de partida para despedirlo a Macri el 27 de octubre. Se trató de un Gobierno en retirada con un discurso ligado al de (José) Martínez de Hoz, que hablaba de un "Estado chico". Estos cuatro años fueron una pesadilla, con más de 50.000 despedidos. Muchos se reincorporaron, otros no están porque lamentablemente tomaron la decisión de acabar con sus vidas mientras que otros se nos fueron por enfermedades relacionadas al stress laboral o pos despidos.

Entendemos que el gobierno que entre en diciembre debe sacar un decreto de reparación histórica y que esos compañeros despedidos injustamente por Cambiemos vuelvan a sus puestos de trabajo. Pero esto tiene que ver con la visión de estado que tenga Fernández. Si quiere gobernar para las mayorías, reivindicando el control del Estado, va a necesitar mano de obra y la mano de obra está. También vamos a pedir urgente la recomposición salarial. Convengamos que el gobierno anterior generó condiciones de precarización porque hoy tenemos a la mitad de la planta de estatales nacionales trabajando en negro.

- ¿Cuáles son las dependencias estatales que más sufren eso que comentás?

Todos los organismos que dependían de Agroindustria, principalmente la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF). Eso implica una retirada territorial del Estado en el campo y en el vínculo del pequeño productor. También en Fabricaciones Militares, con 178 despidos, 100 de ellos en Río Tercero. Son despidos y paralización total en la producción. Es difícil pensar en un país soberano si tus organismos de defensa no producen. Aparte, le das lugar al privado y a sus negocios. Y en el Senasa, por ejemplo, se produjo un retirada que llevó a digitalizar trámites como el documento de tránsito animal, que lo hace el propio productor. Se dan condiciones claras de hacienda en negro y falta de control. El Inta y el Inti también tuvieron bajas en el presupuesto. Por ejemplo, ya no se realizan mapeos de las plagas de langostas en el norte de Córdoba.

- El ministro Aguad hablaba de una "reconversión" de Fabricaciones Militares, ¿qué opinás?

Nosotros necesitamos la reactivación de esas plantas, porque es bien heterogénea la producción y Aguad tuvo una gestión nefasta como ministro de Defansa. Vamos a seguir peleando para que FM sigan aportando a un país soberano y no dependiente, exigiendo la reincorporación inmediata de todos los despedidos. Por suerte, estamos a poco tiempo para que Cambiemos se vaya y ya hay un proyecto para las fábricas que espero Alberto Fernández lo cumpla.

- ¿Se puede generar un sindicalismo unido en Córdoba?

Sí, las posibilidades están. Lo que yo veo es la crisis de representatividad en la clase dirigente de Córdoba. Hay dirigentes enquistados en sus lugares de conducción desde hace décadas y eso no le hace bien al movimiento obrero. Yo pienso que los mandatos no deben tener más de dos períodos, lo que genera la renovación de cuadros políticos necesaria para esta nueva etapa. Los trabajadores de hoy no son los mismos que hace 20 años. No digo tirar a todos por la ventana, pero bueno, también hay otros dirigentes cuestionados por casos de corrupción. Eso no le hace bien al sindicalismo en general, pero hay cientos de ejemplos de dirigentes honestos, combativos y que viven como hablan, no como empresarios. Los gremios son la herramienta natural para cambiar la realidad y la mayoría de los jóvenes en vez de buscar la agremiación, se vuelcan a otros movimientos. Si los sindicatos no abren las puertas, van a seguir siendo ocupados por dinosaurios.

Te puede interesar