A 30 años de la caída del Muro de Berlín, el testimonio de Jorge Lewit

Sociedad 08/11/2019 Por
LNM conversó con Jorge Lewit, quien estuvo exiliado -luego de haber estado detenido secuestrado en Campo de la Ribera- en la República Democrática Alemana (RDA) entre 1978 y 1979.
Jorge Lewit
Después de estar detenido secuestrado en el Campo de la Ribera, Jorge Lewit partió al exilio en 1978. - Foto: gentileza

chapa_ed_impresa_01

Especial para La Nueva Mañana

En el marco de un nuevo aniversario de la caída del muro de Berlín, que marcó un antes y un después en la historia contemporánea, La Nueva Mañana dialogó Jorge Mario Lewit, que además de su participación en medios de comunicación cordobeses es parte del comité provincial del Partido Comunista (PC).

Un cordobés en Berlín del este

Entre noviembre del 76 hasta setiembre del 77, Lewit estuvo detenido secuestrado en el Campo de la Ribera. En 1978 partió al exilio.

-¿Por qué se fue del país?

-Por desesperación. Para salvar la vida. Demoré una semana para llegar a Berlín. 

-¿Con qué se encontró?

-Con un país pequeño, próspero y relativamente nuevo. 

-¿En qué se ocupó allí?

-Me asignaron un trabajo y me anoté en la universidad. Estudie filosofía. 

El lado este del muro

-Cuénteme un poco de la aquella economía…
-Monetarismo. Salario: 550 marcos. Necesidades: 95% provisión estatal. También incitativa privada. Peluquería (1 marco)  almacenes (todos con precios unificados) bares, comedores, etc.

-¿Y el trabajo?

-La RDA era  potencia industrial y había alto nivel de vida entre sus habitantes. Desocupación 0%. Obreros: de todas partes del mundo (socialista). Yo alimentaba cerdos los sábados y domingos. Un caso: una lavandera trabajaba 2 horas en el local y luego 2 en el correo y luego 2 en un kiosco. Faltaban trabajadores. 

-¿Había entretenimiento?

-Todo por 1 ó 2 marcos. Cines, teatros, discotecas.  Entre las 18h y las 22,30h.  Se bebía mucho schnapps (aguardiente) y una gaseosa espantosa marca: …¡ASCO COLA! Literal.
 
-Cuénteme sobre la vivienda y el transporte.

-Había viviendas para la totalidad de su pueblo.  Alquiler: el 5% de los ingresos familiares. Mantenimiento: llamabas por teléfono y en 30 minutos llegaba una cuadrilla y te solucionaba lo que fuera. ¿Ventana rota? Llamabas, y llegaban con una ventana ya reparada. En cuanto a los autos: pésimos. Transporte público: perfecto (frecuente, cómodo y puntual). A la noche solo urgencias (policial u hospitalaria) Lo que abundaban eran las bicicletas. Todo el mundo se movía en ellas.

-¿Qué pasaba con los alimentos?

-Todo menos  fruta y  carne vacuna. Pescados, carnes de pollo y cerdo -y de animales de caza-  a voluntad.  Café: pésimo. Gaseosa, ya te dije.  Cerveza(s): riquísima(s) y a 0,50ctv.

-¿Y la energía y los servicios?

-Todo Ok y a muy bajo precio (electricidad, gas y agua). Cuando se congelaban los ductos del gas se lo reemplazaba con hulla.

-¿Indumentaria?

-Ropa: fulera pero resistente. Sábanas y toallas: excelentes. Todos los días ibas a la lavandería y cambiabas las sucias por limpias pagando 0,25 marcos.

-¿Información pública y educación?

-Diarios de Berlín y de los demás países del bloque. Revistas: de todo tipo (deportes, mecánica, etc.) Había televisores. Se veían programas de la RFA. Había uno de concursos en que el presentador le preguntaba a un zapatero por el nombre de la capital de Francia, este respondía: París! Y se ganaba un Mercedes Benz nuevo. Pura propaganda. Los de la RDA se la creían y se querían matar. En cuanto a educación,  0% analfabetismo. Para ir a la universidad desde los 45 días del bebé había guarderías que los cuidaban. Tenías que trabajar un año en el área escogida antes de ir a la universidad para evitar la deserción.

-¿Salud y tecnología? 

-De primera. Medicación total, pronta y gratis. Curaron a camaradas latinoamericanos, africanos, etc. de dolencias graves, con toda dedicación y sin costo alguno. Por su parte, en tecnología había cosas buenas, cosas malas. Los avances científicos no se los trasladaba inmediatamente al desarrollo de la industria de consumo como hizo el capitalismo. 


El derrumbe: causas y consecuencias

Lewit accedió a un sucinto análisis sobre las causas y las consecuencias del  derrumbe del muro. 

Muro Berlin
-¿Cuáles son las contribuciones históricas de la experiencia comandada por la URSS?

-Hay un antes y un después de la Revolución Rusa. Obligó al sistema capitalista a instalar la política del estado benefactor para contener a las masas. Y evitó un retorno a la barbarie (el nazi fascismo de Hitler) También promovió el respeto a la autodeterminación de los pueblos. Se vivieron varias décadas sin guerras a escala planetaria. Pero se formó dentro una protoburguesía que licuó el protagonismo obrero y popular que vació de contenido a la revolución y la llevó al colapso. La revolución rusa sigue influyendo en la política mundial y en el análisis creativo de los revolucionarios. Demostró la existencia de regularidades históricas ineludibles, de carácter internacional. El carácter depredador del capitalismo en su faz imperialista y la complejidad de la transición desde la liberación nacional a la “sociedad libre de productores libres”, sin clases y sin Estado: el comunismo.

-¿Cuál es el sentido actual del PC?

-El capitalismo actual es concentración extrema acompañada de exclusión masiva; implica recesión prolongada con fenómenos inflacionarios, burbuja financiera, caída bursátil y agudización inaudita de las tendencias guerreristas. Está en crisis civilizatoria de decadencia que no permite ni siquiera ofrecer un mínimo sustentable a la inmensa mayoría de la humanidad.

-¿El apoyo a Fernández-Fernández?

-Un partido revolucionario no debe ser una “vanguardia iluminada”, ni “bajador de  línea”. Tiene que descubrir las tendencias centrales de la época y acompañar al movimiento real del pueblo trabajador a construir su proyecto, su programa y su accionar y contribuir a unificar y actuar en torno a los ejes principales de sus aspiraciones para transformar a fondo el actual estado de cosas y lograr una vida digna para todos, sin explotación económica ni opresión cultural, sin exclusiones ni discriminaciones.

-¿Cuál es el objetivo estratégico del PC ruso actualmente?

-Es la segunda fuerza política del país y tiene representación parlamentaria. Plantea nacionalizar los recursos naturales, la agricultura y los grandes monopolios, en el marco de una economía mixta que permita el crecimiento de pequeñas y medianas empresas. Su programa estratégico es volver a construir el socialismo.

RDA. Ayer y hoy, ¿reflexiones?

El capitalismo monopolista se apoderó de la RDA  y su economía a precio vil. Una reflexión es que el constante incremento de las condiciones económicas de vida, el mayor consumo y el acceso a bienes materiales prescindibles, no alcanza para que una sociedad se mantenga dinámica, no se estanque y burocratice. Faltó un mayor empeño en desarrollar la subjetividad del pueblo, profundizar y consolidar valores tan importantes como la solidaridad, la fraternidad, la democracia popular, el protagonismo en la vida social y política, ahondar en fortalecer la conciencia de que nunca más se debe dejar que la vida se mercantilice y el ser humano viva solo para el consumismo enajenante.


La caída del Muro desde el nacionalismo criollo 

El abogado Víctor Hugo Saiz, ex candidato a vicegobernador en 1973 por el Frente de Izquierda Popular (FIP), y de vasta trayectoria política y académica, nos acerca su visión sobre las consecuencias actuales de la caída del muro.

Víctor Hugo Saiz
 Víctor Hugo Saiz, ex candidato a vicegobernador en 1973 por el Frente de Izquierda Popular.

El muro de Berlín se erigió para impedir la migración desde la Alemania del Este hacia la otra Alemania. Cuando esta puja se tornó insostenible, cayó el muro. La unificación de Alemania, hizo resurgir el poder económico industrial y tecnológico de esta, que, junto al de Francia e Inglaterra, permitió la creciente unificación federativa de Europa, basada en la idea de la “Europa de las Patrias” de Charles De Gaulle. La unificación alemana representó el triunfo de las potencias occidentales hegemonizada por Estados Unidos -que logró el predominio como potencia occidental y la preeminencia del dólar como moneda  comercial universal- aprovechando las profundas diferencias existentes, por entonces, entre  la Unión Soviética y China.

Su caída (9 de noviembre de 1989) fue el comienzo definitivo también de la caída del socialismo real, en la Unión Soviética. Sin socialismo, y con el surgimiento del liderazgo de Vladimir Putin, Rusia se  fortaleció como potencia,  y el crecimiento exponencial de China con la apertura de su inmenso mercado interior a las inversiones extranjeras, favoreció un descomunal crecimiento de su economía.  La creciente aproximación de ambos países amenaza a  los, EEUU. 

Este proceso de creación de un nuevo bloque político económico, entre los dos grandes gigantes, comenzó a expandirse por Asia, África y, en la medida de los posible, América del Sur. 

Esto ha generado las bases para un nuevo mundo multipolar, más equilibrado, que genera espacios de crecimiento más autónomos e independientes, de los países menos desarrollados. Asumir esto implica la toma de conciencia de la posibilidad del potencial de crecimiento e integración regional. A esto se le suma el hartazgo de los pueblos por la imposición que propone un nuevo sistema de esclavitud moderna. De su lucha depende el logro de su independencia, su creciente desarrollo y progresivos niveles de justicia social. 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar