Despeñaderos: largó la carrera por la sucesión del fallecido Cimadamore

Política / Economía 08/11/2019 Por
El sorpresivo deceso del tres veces intendente de Despeñaderos, el pasado lunes 4 de noviembre, adelantó un proceso político que se esperaba recién para 2023.
Cimadamore © Resumen de la Region

chapa_ed_impresa_01


Especial para La Nueva Mañana

La ciudad de Despeñaderos llora a “Rancho”, “El Viejo” o simplemente “Juan Carlos”. Cimadamore, el tres veces intendente de la localidad del Departamento Santa María que falleció sorpresivamente el lunes 4, por una descompensación cardíaca. El hombre fuerte del pueblo desde 2007 se aprestaba a iniciar su cuarto y último mandato a partir del 10 de diciembre, cuando una internación de urgencia en el Hospital Illia de Alta Gracia devino en una muerte imprevista. Un deceso que, además de ser profundamente lamentado, cambió el escenario político de la localidad y abrió la carrera por una sucesión que se esperaba para dentro de cuatro años.

Caudillo local

Como tantos intendentes y jefes comunales peronistas de la zona, Cimadamore cimentó su poderío en dosis iguales de caudillismo local y aceitadas relaciones con el Gobierno provincial. Dueño de un carácter fuerte, gritón, este referente del justicialismo departamental ya había sido secretario de Gobierno antes de lograr acceder al sillón mayor por apenas 130 votos, en aquel lejano 2007. A partir de ese triunfo ajustado sobre el radical Elio Tortone, “Rancho” fue consolidando no sólo su poder en la ciudad, sino que se fue erigiendo en un referente zonal, al punto que presidió la Comunidad Regional Santa María. Un ente cuyas resoluciones son vinculantes en las zonas grises, esos sectores que no tienen comuna ni municipio, y al frente del cual Cimadamore cosechó críticas, especialmente en tema ambientales. El rol de la Comunidad Regional en la instalación de canteras en José de la Quintana y en el megabasural Cormecor fue ampliamente cuestionado por vecinos organizados; en el caso de Santa Ana, además, se criticó a Cimadamore no solo por no oponerse al proyecto oficial, sino además haber ocupado un sitial en el directorio de la Sociedad Anónima, cuando como titular de la Comunidad Regional debía decidir si autorizaba el uso de suelo para el megabasural.

A pesar de su parquedad, y de que no derrochaba carisma, en su pueblo son mayoría quienes estimaban a quien fuera elegido como intendente nada menos que cuatro veces. Entre las obras que destacan como legado del malogrado jefe comunal sobresale un parque industrial en ciernes, la llegada del gas natural, la autovía a Córdoba y Río Cuarto, un Paseo de la Vida y una Escuela Proa. Obras impensables sin ayuda provincial, una realidad similar a la que se vive en todas y cada una de las localidades del Departamento, incluso en la vistosa Alta Gracia. 

Ahora, en la carrera rumbo a la Intendencia –desde el 10 de diciembre hay 30 días para convocar a elecciones- tallan dos mujeres de su riñón, su hija Victoria y Carolina Basualdo. También su ex secretario de gobierno, Hugo Olmos, y figuras del radicalismo local.

Con un estilo duro y pragmático, Cimadamore supo cultivar vínculo con los dos principales factores de poder en Despeñaderos: el empresariado local, ligado al agronegocio, y la curia, en la que talla el religioso Marcelo Siderides, quien pasará a la historia por haberse visto involucrado en la destrucción de un piso original del templo de la Merced de Alta Gracia, Patrimonio de la Humanidad.

Último adiós 

Las exequias del ex intendente convocaron a centenares de vecinos y funcionarios provinciales y de la zona. Durante el martes 5 fue incesante el paso de amigos, familiares y allegados por el salón de actos del municipio, donde los restos reposaron hasta su depósito final en el cementerio de Despeñaderos. Y en las redes se multiplicaron los pésames y los recuerdos sobre el fallecido, un dirigente que evidentemente no pasó desapercibido.

“Quiero expresar mi pesar por la pérdida del compañero Intendente de Despeñaderos, Juan Carlos Cimadamore. Mis condolencias a sus familiares y vecinos”, tuiteó el gobernador Juan Schiaretti. Alejandra Vigo, Natalia de la Sota, Manuel Calvo y  Carlos Massei fueron otros de los dirigentes que despidieron al político en la red. Incluso, Cimadamore fue saludado por opositores: Mariano Vera, de la Coalición Cívica Alta Gracia, y el concejal de Despeñaderos Iván Ruano, quien señaló que “sin importar las diferencias políticas, fuiste un gran hacedor y un gran intendente para nuestro pueblo”.

Con un estilo duro y pragmático, Cimadamore supo cultivar vínculo con los dos principales factores de poder en Despeñaderos: el empresariado local, ligado al agronegocio, y la curia.

En diálogo con La Nueva Mañana, el intendente de Alta Gracia, Facundo Torres, señaló: “Lamentamos muchísimo la pérdida de Cima, que fue alguien que supo transformar Despeñaderos y que consiguió lo que se propuso para la ciudad”. “Fue un gran dirigente justicialista y también un amigo, lo vamos a extrañar y siempre nos quedará grabada su impronta de hacer política, tan frontal, tan sincera, algo que yo personalmente valoré muchísimo”, completó. 

Lo que viene

La muerte del intendente abrió en Despeñaderos un proceso político que no se esperaba para este momento, sino para 2023. En esa carrera rumbo a la Intendencia –desde el 10 de diciembre hay 30 días para convocar a elecciones- tallan dos mujeres de su riñón, su hija Victoria y Carolina Basualdo. También su ex secretario de gobierno, Hugo Olmos, y figuras del radicalismo local.

A Basualdo, ex legisladora departamental y actual Secretaria de Equidad y Promoción del Empleo de la Provincia, se la vio muy compungida por estos días, al punto que en el velorio se le escuchó decir “me dejó sola”. Es que Cimadamore era su paraguas político, el referente con el que la joven desplegó su carrera y con el que conformaba un equipo aceitado, especialmente en lo referente a las gestiones ante el Gobierno Provincial. Superado el luto, podría anotarse en la contienda Victoria Cimadamore, actual concejal, y también el tercero en discordia dentro del peronismo local, Olmos, quien en la pasada elección casi destrona al fallecido Intendente. En esa elección Juan Carlos Cimadamore obtuvo el 41,64% de los votos, contra el 38.88% que sacó su ex secretario de Gobierno. Con el histórico dirigente fuera de carrera, la duda es si Olmos redoblará esfuerzos para lograr lo que a mediados de año le resultó esquivo, por tan pocos votos.

 

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar