Flisol, un festival para pensar los paradigmas libres

Cultura 23/04/2019 Por Barbi Couto
Este 27 y 28 de abril tendrá lugar en Córdoba el Festival Latinoamericano de Instalación de Software Libre (Flisol), que celebra su 15° edición y promete charlas, talleres, feria, proyecciones, jam de animación y hasta tango.
Flisol03
- El programa de la Flisol recorre temas como sociedad, tecnología , educación, cultura, derechos humanos, etcétera. Foto: Gentileza Flisol

chapa_ed_impresa_01

Especial para La Nueva Mañana

Preparamos el mate y nos sentamos, cuaderno y grabador en la mesa, listos para una conversación desafiante, con resquicios y líneas de debates tangenciales y transversales que ya desde el comienzo sabemos que desbordará el espacio de esta entrevista. Matías Bordone es docente, formado en la Licenciatura de Ciencias de la Computación aunque no se dedica a la programación sino al vínculo “tecnología y educación”, más específicamente a la formación docente en tecnologías.

Curioso y con un background de datos históricos y debates actuales, reconoce una pregunta que apuntala su trabajo: “¿Tecnologías para la educación o educación sobre las tecnologías?”. Es el coordinador de la edición cordobesa 2019 del Festival Latinoamericano de Instalación de Software Libre (Flisol), evento que tiene lugar el 27 de abril en 54 ciudades de Argentina y más de 200 sedes en toda Latinoamérica, y que en nuestra ciudad está organizado de manera colectiva por un grupo de organizaciones y voluntades que promueven y trabajan cotidianamente desde la perspectiva de la cultura libre.

-¿Qué es el Flisol y qué implica que hoy esté cumpliendo 15 años?

En la década del noventa en varios lugares del mundo se hacían ‘fiestas de instalación de software libre’ porque cuando alguien quería instalar en su computadora algo que no fuera Windows, era complicado. Estos eventos se llamaban Installfest. Hace 15 años invitaron a otras ciudades a que lo hagan el mismo día y así nació básicamente el Flisol, como un festival de instalación de software libre, de gente que se junta en muchos lugares al mismo tiempo, lo que le agrega al evento una gran sinergia.

Hoy en día instalar una versión de un sistema operativo libre no es más complicado que instalar Windows, entonces cualquier persona que tenga conocimientos técnicos puede hacerlo. Es así que el Flisol ya no tiene la carga de hacer algo que no se pueda fuera de ese contexto y se fue convirtiendo en un festival de encuentro, un momento para compartir. Desde el 2000 un grupo de gente se le ocurrió que los principios que tiene el software libre -de poder usar, poder compartir, poder modificar y poder compartir las modificaciones-, podrían valer para otro montón de cosas e inventaron las licencias Creative Commons que básicamente son esos mismos principios pero aplicados a producciones culturales. Desde entonces comenzó una movida bastante grande que empezó a mezclar los temas, cultura libre, software libre, semillas libres, paradigmas libres.

Matías Bordone
Matías (segundo desde la izquierda) y parte del equipo de la edición 2018. Foto: Gentileza Flisol

-¿Qué tienen en común esas temáticas? porque a simple vista y mirando el cronograma muchos de los contenidos del Flisol parecen ser muy diferentes...

Hay una cosa de la cual no somos del todo concientes, que es cómo regulamos las interacciones humanas en el mundo, que básicamente son los marcos legales que definimos, -leyes, contratos, licencias-. Hablar de software libre, cultura libre, semillas libres, intenta pensar que hay ciertas leyes, las de propiedad intelectual, cuyo espíritu -de promulgar los bienes comunes y brindar a los autores unas ciertas garantías para que pudieran recuperar la inversión original de investigación que tuvieron para desarrollar sus ideas- con los años desbordó. Porque en aras de justificar el derecho de autor se le da un dominio absoluto al autor (o los herederos) de decisión sobre el objeto.

Después, el resto de la sociedad, que tenemos que interactuar con ese objeto que fue creado, perdemos absoluto control. Un ejemplo es el derecho a la cultura, a la educación, al conocimiento, a la ciencia, que se vulnera entre otras cosas porque la fotocopia -o la copia digital- es ilegal, ya que en la legislación argentina no existe la excepción por estudio como existe en otras legislaciones del mundo. O el caso de las revistas científicas donde además de cobrarle a los autores por la publicación de sus artículos no le permiten conservar los derechos sobre los mismos para poder compartir ese conocimiento en otros espacios. Entonces termina ocurriendo que por ejemplo en los congresos no se puede publicar algo antes que salga en las revistas.

Lo que intentan hacer la movida de cultura libre, software libre, semillas libres, es tratar de ver qué alternativas podemos encontrar para el mundo que queremos, donde si bien podamos respetar la autoría, o el derecho de autor, ese derecho no pase por encima de otros derechos que a nuestro entender son importantes como el derecho a la cultura, a la soberanía tecnológica, o a la soberanía alimentaria...

-¿Por qué creés que este tipo de temáticas que tienen una repercusión sobre la vida cotidiana de todos, no forma parte de una preocupación social?

Creo que es una deconstrucción más que tenemos que hacer. Como en la historia del feminismo, que está llena de luchas parciales, donde alguien reconocía algo que no estaba bien, por ejemplo que las mujeres no voten, y entonces entraba en agenda esa discusión puntual. Hasta ese momento estaba tan naturalizado que las mujeres no votaban, porque era parte de lo cotidiano. Y se piensa que ‘las cosas son así’. La pregunta entonces es ¿por qué no pueden ser las cosas distintas? En este caso es igual, ¿por qué no podemos guardar o compartir las semillas? ¿por qué no podemos estudiar y compartir los programas que hacemos? ¿por qué no podemos compartir lo que escribimos?

En el caso de los derechos de autor por ejemplo, se desconoce otro principio, el de que uno siempre construye a partir de lo que ya conoce, entonces inclusive hay una construcción artificial de la idea de que uno es un autor absoluto y único de lo que hace y así se despega la idea de que uno por ejemplo fue a la escuela y aprendió de otros. Muchas veces pregunto a mis estudiantes: “¿qué pasaría si a Pitágoras se le hubiera ocurrido la idea de registrar el triángulo?”. Hay un autor que se llama Quintanilla que escribió el libro “Tecnologías entrañables” donde plantea que la tecnología que uno construye y crea -la tecnología como construcción cultural- se adapte y le sirva a uno y no uno a la tecnología. Puede sonar romántico pero ¿hasta dónde es utópico? La ciencia se mueve por utopías, plantea primero que llegar a la luna es utópico y ahí después estuvo el hombre en la luna. O “son imposibles de ver los agujeros negros”, y alguien se planteó la utopía y esta semana se construyó la primera foto de un agujero negro.

Flisol01
La propuesta de la feria es La pregunta entonces es ¿por qué no pueden ser las cosas distintas? para repensar los paradigmas libres. Foto: Gentileza Flisol.

“Lo mejor que puede pasar es que vaya gente que no sea experta a hacer preguntas”

Siendo un evento con un objetivo histórico tan preciso como es la instalación de software libre, el público general podría pensar que es un evento destinado con cierta exclusividad a programadores. Esto no podría ser más desacertado. Matías recorre el cronograma de charlas y talleres con más de treinta propuestas sobre las temáticas más diversas: “Las actividades del sábado 27 están pensadas para conocer, divulgar y discutir los temas que nos reúnen: sociedad, tecnología , educación, cultura, derechos humanos, etcétera. Para eso pensamos un ciclo de charlas, tres talleres uno sobre tecnología y diversidades, uno de materiales educativos para docentes educativos y uno de radio. Los que traigan su computadora van a poder participar de la jornada de instalación de Software libre. Hay charlas técnicas y otras que no. Open Space, Open Science o Ciencia Abierta, programación y robótica en la escuela, producción musical, artística con SL, Blockchain y las implicancias sociales tecnologías de este tipo.

Habrá una sala de proyecciones donde se pueden ver películas y cortos producidos con las licencias que hablábamos. Las editoriales que publican con licencias Creative Commons o les interesa hacerlo se encontrarán para debatir las posibilidades de la circulación editorial en épocas de Internet, va a venir gente del proyecto de Wikipedia.

Habrá gente produciendo animaciones, computadoras para que la gente traiga su pendrive y pueda  llevarse libros, programas, música, películas, publicados con licencias libres. Habrá una feria de libros y stands de diversas organizaciones… Creo que casi cualquier persona que se sienta en sintonía con algunas de estas discusiones que estamos trayendo a debate, va a encontrar algo de su interés”.

Matías cierra con una invitación entusiasta: “Todas las charlas del Flisol se pueden dividir en dos: una es cómo funcionan ciertas cosas, y la otra es cómo podemos cambiar las reglas de juego.

Lo importante del Flisol es el encuentro, durante el resto del año muchas veces estamos re dispersos, entonces poder encontrarnos en espacios para poder discutir los temas es construir y está buenísimo ir construyendo ese espacio entre todos. Por el otro lado las discusiones no son siempre las mismas, todos los años van cambiando y se van sumando cosas. Lo que yo diría es que vayan con curiosidad, la idea es precisamente que podamos ir empezando a discutir estos temas como sociedad, pero todos, entonces lo mejor que puede pasar es que vaya gente que no sea experta a hacer preguntas”.

Flisol Córdoba 2019

La edición 2019 del FLISOL en Córdoba Capital tendrá lugar el día 27 de abril desde las 9hs y se extenderá toda la jornada con un cronograma muy completo.

El evento tendrá lugar en la Biblioteca de Facultad de Ciencias Económicas (UNC) ubicada en Ciudad Universitaria. El domingo 28 tendrá lugar en la sede de Adiuc Ciudad Universitaria una segunda jornada de encuentro, destinada a organizaciones o personas interesadas en conocerse, compartir su experiencia, desafíos y problemáticas y agruparse para planificar un año de trabajo desde la mirada de los paradigmas libres en nuestra ciudad.

Para obtener más información sobre esta jornada es necesario escribir a:  [email protected]

Enlaces

Toda la información del Flisol

Para inscribirse en la InstallFest 

Fotos de la edición 2018

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar