Argentina le ganó a Italia 2 a 0 y suma certezas

Actualidad deportiva 24/03/2018 Por
Sin una producción brillante pero siendo oportuna en momentos claves, el elenco de Jorge Sampaoli salió victorioso del duelo jugado en Manchester. Los goles fueron anotados por Banega y Lanzini. Sin Messi, Argentina demostró que se las puede ingeniar.
Lanzini Banega
Lanzini y Banega fueron los goleadores del partido - Foto: Reuters

Metió el gol cuando peor la estaba pasando y supo reaccionar, administrando la ventaja  y por eso se lleva el festejo al vestuario. Argentina superó 2 a 0 a Italia, en un amistoso jugado en Manchester, que sirvió de examen para varios jugadores que se disputan un pasaje la mundial, y donde Jorge Sampaoli podrá sacar conjetura estructurales del equipo, a tres meses de la cita en Rusia 2018.

Fue casi un tiempo para cada uno, donde en el monopolio de cada equipo el arquero rival se lució, sin embargo, siempre fue Argentina el equipo que pareció predominar con una idea más fina de juego. Así y todo, le costaba tomar decisiones vinculantes con la pelota en los pies. La defensa lució unos metros más adelantados, casi a la altura de mitad de cancha. La línea de cuatro parece ser ya una faceta instalada por el cuerpo técnico, con dos laterales que buscan más proyección que equilibrio.

Pero faltaba Lionel Messi y entonces quien dio la cara fue Ángel Di María, alternando buenas y malas como acostumbra, pero asumiendo el liderazgo. Algo de Manuel Lanzini y pocas dosis de Giovanni Lo Celso, sin colaboración de Paredes. Higuaín había tenido dos claras que chocaron contra el muro de Buffón, la figura estelar de ese primer capítulo.

En el complemento fue Italia la que salió más decidida, convirtiendo a Wilfredo Caballero, en su debut en el arco argentino, en el héroe de la jornada. Sampaoli entendió la necesidad de romper líneas un poco y lo logró a cuenta gotas con Ever Banega, quien por contrapartida, se asoció con los delanteros y generaron mayor control.

Y el propio Banega abrió la cuenta a falta de quince minutos para el cierre, con una presión alta y pelota recuperada, combinación con Lo Celso y remate que venció a Buffón. En el momento que más lo asediaban, el combinado nacional pudo llegara a la red.

Cristian Pavón entró con espacios para liquidarlo no tuvo participación. La defensa siguió cumpliendo con sus anticipos (una de las virtudes fundamentales en el partido) y solo restaba la estocada final. Higuaín corrió treinta metros con la pelota, con ambas opciones de pase, pero eligió a Lanzini que a diferencia de Perotti en la jugada previa, la mandó al ángulo para sellar el resultado. 2 a 0 y tranquilidad.

Apuntes hay de sobra. Este equipo luce más compacto, con toque y tenencia pero sigue adoleciendo en la creación en los metros finales. Y paga por tener la pelota y jugarla atrás, perdiendo improvisación, sumando previsibilidad. Italia no estará en el mundial pero siempre es un rival a respetar y estuvo a la altura.  Sin Messi, Argentina demostró que se las puede ingeniar (sin la misma eficacia) para lastimar. El siguiente ensayo del laboratorio de Sampaoli será el martes, contra España. Y allí se definirán moralmente algunos boletos para Rusia, como parece haber adquirido hoy Lanzini.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"