“Los peronistas llevamos años soportando la violencia institucional”

Ed Impresa 30/12/2022 Por Flavio Colazo
El general retirado César Milani tuvo un extenso diálogo con La Nueva Mañana, en el que se refirió a temas que lo involucran como hombre de la política y de las FFAA.
Milani 01 © BA
"Los peronistas llevamos años soportando una violencia institucional que no tiene límites", dijo Milani. Foto: NA

chapa_ed_impresa_01   

Especial para La Nueva Mañana

ENTREVISTA AL EX JEFE DEL EJÉRCITO CÉSAR MILANI

Palabras tergiversadas.

Luego del escándalo de lago escondido –que involucra a jueces, ministros de JXC y empresarios de medios- usted se expresó fuertemente mediante tuits. ¿Qué quiso decir con que “esto va a terminar de la peor forma” y que “no será pacífica”? 

-  Tergiversan mis dichos los pseudo periodistas -operadores explícitos del macrismo- y los “dirigentes” de JxC. Jamás llamé ni sugerí que el camino sea la lucha armada: la guerra -y sobre todo entre hermanos- es el peor de los caminos, aun cuando la situación sea crítica. Mi planteo fue claro: los peronistas de diferentes vertientes llevamos años soportando una violencia institucional que no tiene límites. El 90% de los medios audiovisuales nos insultan a diario y mienten sistemáticamente sobre nuestras personas. Pero lo más grave es que han instalado que el peronismo es mala palabra, denostando nuestra ideología, pisoteando nuestro sentido de pertenencia y nuestros valores todos los días. Todos los procesos judiciales de los ex funcionarios macristas se disuelven, no hay uno solo elevado a juicio oral. Tienen causas gravísimas y todas quedan en la nada. Apartan fiscales, denuncian jueces y como última opción se profugan de la justicia como si nada pasara. Por otro lado, apenas asumió el macrismo encarcelaron a decenas de peronistas por la doctrina de un juez que presumía en todos nosotros “poder residual”. Las prisiones ilegítimas e injustas fueron a diestra y siniestra. Muchos de esos compañeros tuvimos la fortuna de caer en manos de jueces honorables e incorruptibles que respetaron el debido proceso y no se dejaron amedrentar por los medios ni por el poder económico, resultando absueltos de culpa y cargo. Otros no corrieron la misma suerte. Nadie puede explicar racionalmente que esa doctrina haya dejado de aplicarse apenas terminó el régimen mafioso macrista y que sus funcionarios no sean tratados ante la ley de la misma forma que nos trataron a nosotros. Mientras estuvimos presos nos espiaron a nosotros y a nuestras familias, nos intentaron humillar y quebrar de todas las formas habidas y por haber. Pero para una parte de la justicia aquí no ha pasado nada. Como si todo esto fuera poco el poder económico concentrado nacional e internacional les responde porque ellos mismos lo conforman. Saben que con sus gobiernos se rifan el patrimonio nacional y los recursos estratégicos de nuestra patria con total impunidad y sin rendirle cuentas a nadie. El macrismo, avalado por todo este Estado paralelo, es profundamente antidemocrático. Se sirve de la corrupción de la justicia y del poder mediático para encarcelar y destruir a sus opositores. Ha nombrado incluso jueces de la Corte Suprema a dedo como si nada. Tienen el grado de impunidad más alevoso que se haya visto, pero ahora resulta que los violentos somos nosotros. Son cínicos y mafiosos. Hay un solo poder –el judicial- que debería terminar ya mismo con esta situación juzgando a todos con la misma vara, sometiendo a los funcionarios macristas a los juicios que deban someterse, y desplazando de sus cargos a funcionarios judiciales que cometieron arbitrariedades y mal desempeño. Si eso no ocurre y se continúa con este grado de odio, desprecio, ensañamiento y violencia mediática y judicial, no creo que la reacción sea de paz y amor. No incito a nadie a tomar las armas ni ninguna barbaridad de las que se viene diciendo, los violentos siempre fueron y son ellos. Pero eso no quita que semejante grado de injusticia no genere reacciones sociales y protestas, tensiones y conflictividad en nuestra patria. Repito: el que debería poner ecuanimidad es el poder judicial. Es mi opinión y mi lectura de la realidad basada en lo que he vivido en carne propia y lo que veo a diario. Los peronistas siempre daremos la batalla en las urnas, porque somos profundamente democráticos. Los adictos a la violencia y los golpes de Estado en nuestra patria jamás hemos sido los peronistas, han sido siempre ellos, la derecha más rancia -encarnada en los sectores de poder económico, político, mediático y, lamentablemente en el pasado, en nuestras FFAA-, como así también la izquierda reaccionaria que generó violencia en los 70 desoyendo las órdenes del General Perón.

Como hombre de las FFAA… ¿Qué es lo usted puede percibir hacia el interior de la fuerza en vinculación a sus tergiversadas expresiones? 


- Las Fuerzas Armadas están subordinadas a las autoridades constitucionales y no promoverían ni intervendrían en cuestiones políticas o cuestiones internas que tengan que ver con tensiones internas o malestares sociales, creo que han aprendido las lecciones de la historia habiendo sido ya utilizadas por la derecha para sus fines criminales. En la región hemos visto en los últimos años alguna intervención de las FFAA por acción u omisión ante conflictos políticos, por eso es imprescindible contar con un ejército al servicio de su pueblo, de los grandes intereses nacionales y descolonizar ideológica y culturalmente a parte de sus integrantes, porque hay potencias que han influenciado fuertemente a las FFAA argentinas por intereses ajenos a los nacionales.

¿Hay jueces (u otras personas) –entre quienes se reunieron en lago escondido- que hayan participado en causas que lo llevaron a su encarcelamiento? 


-Bueno,  está Ercolini -quien en 2013 ordenó el allanamiento del Edificio del Ejército a partir de las denuncias de Morales y Santoro-. Un hecho inédito cuya operación subyacente funcionó a la perfección en el marco del lawfare. Pero como en el allanamiento no se encontró absolutamente nada no pudieron procesarme, que era su objetivo.  

milani dos

A dos manos.


 “La derecha apátrida más rancia y la izquierda reaccionaria traidora a la causa nacional, ambas y en igual medida son el motivo de los peores varones de nuestra patria”. Esta expresión reciente (acompañada de una foto de Myriam Bregman y Cristian Ritondo intercambiando afectos) también le pertenece. ¿Qué tiene para decir de cada sector político señalado y de su comunión de intereses?

- Algunos sectores de izquierda siempre han actuado como aliados de la derecha en contra de los grandes intereses nacionales por acción u omisión. Yo sufrí una persecución inédita de desprestigio calumnias e injurias -en causas absolutamente armadas como se demostró después- provenientes de sectores de Cambiemos (Macri, Bullrich, Carrio, y otros.) que contó con el apoyo de sectores de izquierda (Bregman, el PO, etc.) preparando el terreno electoral para que se instale el corrupto, nefasto y mafioso gobierno macrista del 2015 al 2019. 

¿Por qué ha  escrito tuits sobre Laura Alonso y Fernando Iglesias particularmente? También ha tenido un fuerte cruce –en tuits- con Ritondo. 

-Simplemente les contesté porque son grandes propagadores del odio e incitadores permanentes a la violencia, y sinceramente estoy hastiado de ver como los peronistas debemos mantener siempre las formas, si elevan la voz creo que también hay que elevar la voz, aplaudo el ver que algunos peronistas, del Norte por ejemplo, lo están entendiendo y ya no se quedan callados viendo como pisotean el nombre de nuestro movimiento. Ritondo, Alonso e Iglesias simplemente no tienen autoridad moral para hablar de violencia. Mi reacción obedeció a sus acusaciones infundadas contra mi persona.


El asedio judicial y el injusto encarcelamiento.

 

Milani Juicio © NA

¿Por qué debió rendir cuentas ante la justicia? ¿Cuál es su situación judicial actual? 

-Porque cuando me hice cargo del Ejército y manifesté mi convicción de que el mismo debe estar fuertemente consustanciado con un proyecto auténticamente nacional -y no cooptado ideológica y culturalmente por potencias extranjeras- comenzó sobre mi persona una fenomenal campaña de desprestigio, hostigamiento y estigmatización que se continuó con un proceso de persecución política, mediática y judicial inédita contra un jefe del Ejército. Fueron treinta o cuarenta tapas de los principales medios de comunicación escrita, horas de TV, radio, etc. Los operadores políticos como Carrió, Bullrich y Ocaña en CABA, Luis Juez (el bufón de Macri) y Oscar Aguad en Córdoba y Martínez en La Rioja (dos ineficientes e inútiles ministros de Defensa); Martínez además realizó declaraciones falsas vinculadas a la causa de La Rioja e introdujo a amigos suyos en el juicio, todos con mentiras y falsos testimonio como quedó demostrado. También participaron en la farsa Cano y Bussi en Tucumán y en Jujuy Gerardo Morales, un calumniador y difamador profesional, encargándose de traducir en denuncias lo que los medios publicaban.

¿Cuáles causas diría usted que son las más inconsistentes?

-Algunas causas llegaron a juicio oral por  la corrupción de algunos jueces (como Piedrabuena) en La Rioja, o por miedo acomodaticio (como Rafecas en CABA y Poviña en Tucumán). Las dos primeras por causas inventadas de lesa humanidad que luego con más de tres meses de juicio y 150 testigos en cada una, resulté absuelto por tribunales intachables y durante el mismísimo gobierno de Macri, caracterizado por perseguir y meter preso con prisiones preventivas a sus opositores. Otra tercera causa, también inventada, por enriquecimiento ilícito, tuvo meses de juicio y cerca de 50 testigos; absuelto otra vez. Hubo otras causas que no llegaron a juicio y ni siquiera presté declaración indagatoria, pero me tuvieron siete años en proceso. Finalmente, después de siete años y sin ninguna prueba que me involucre en acciones ilegales, me dictaron la falta de mérito y el sobreseimiento definitivo. 

¿Hasta qué punto fue arbitrario su encarcelamiento? 

-Mi detención fue absolutamente arbitraria ya que el juez federal de La Rioja en el acto en que me tomo declaración indagatoria introdujo artificialmente y en ese mismo momento la figura de asociación ilícita entre el subteniente Milani y el General Menéndez en el año 1977, un dislate absoluto carente de argumentación fáctica y jurídica. Es decir me llamo para indagarme por delitos por los que no me podía encarcelar ni por la gravedad ni por la pena que implicaban, una supuesta detención ilegal y me termino indagando por la asociación ilícita con Menéndez. Para cometer semejante aberración jurídica, obviamente conto con el apoyo y el aval de la sala federal de Córdoba, (sala 2 presidida por Sánchez Torres), y por los mafiosos operadores judiciales del macrismo como Garavano.

¿Cuáles son los roles de Jaime Stiuso y Miguel Ángel Toma en la causa Nisman en relación a su persona?  

-En la causa Nisman, nunca fui involucrado por nadie -aunque mediáticamente lo quisieron hacer por dos comunicaciones telefónicas que tuve el día del suicidio de Nisman con un funcionario de la SIDE por el robo de un proyectil del Ejército-. Por otra parte nada de lo que diga Stiusso me puede afectar en lo más mínimo porque soy absolutamente ajeno a la causa; y Toma, es un ex funcionario del Estado que opera como vocero de segunda o tercera categoría de una embajada extranjera y de los multimedios, y hace el ridículo en los tribunales. La intención de estos dos personajes es que no se cierre la causa y no se concluya lo evidente: que Nisman se suicidó.


El hombre político.


¿Cómo se define usted políticamente y cuál será su participación política durante el 2023? 


-Soy profundamente nacionalista, y esa bandera guiará mis pasos, pues no tengo ataduras de ningún tipo dentro del movimiento nacional justicialista ni vinculación con ninguna corriente interna dentro del peronismo, y tengo una profunda vocación política. Después de haber servido a mi patria como soldado durante 45 años creo que puedo seguir aportando -desde el campo nacional y popular- todo lo necesario para sacar a la Argentina del delicado momento histórico que atraviesa. En ese camino me van a encontrar en el puesto y lugar de lucha que el peronismo y el pueblo argentino me asignen. Yo considero que nuestro país se encuentra acosado por los poderes concentrados, de carácter nacional e internacional, en todos sus aspectos. En este contexto se necesitan hombres decididos a aportar y materializar soluciones estructurales y materiales a la patria. Esas soluciones deben incluir a todos los sectores: la industria, el campo, la pequeña y mediana empresa, el comercio, los sectores de Defensa y Seguridad, y para ello se necesitan hombres y mujeres sin miedos, que tengan la templanza y la firmeza necesaria para hacer verdad los principios de soberanía política, independencia económica y justicia social.


La mirada sobre CFK.

Intento de magnicidio

¿Cómo dimensiona el intento de magnicidio del 1 de septiembre y sus consecuencias? 

- El atentado fue gravísimo desde el punto de vista institucional, más allá de la figura de Cristina Fernández. Si se hubiera concretado el magnicidio, nada hubiera sido igual después, y posiblemente hubiera ocurrido un baño de sangre en nuestra querida patria. Por eso es increíble que se haya tomado todo con una liviandad absoluta, con la oposición y los medios hegemónicos tratando el hecho como un intento de asesinato común por un grupo de loquitos o algo parecido, limitándose todo a eso. Nos olvidamos del odio que JxC viene inculcando en la sociedad, desde los insultos permanentes en los medios, el hostigamiento a Cristina, etc. En la pandemia, las manifestaciones que lideraban los integrantes del PRO con bolsas mortuorias, horcas, antorchas y guillotinas. Lo único que puede generar eso es odio y como en este caso actos de violencia directa, como efectivamente sucedió. 

¿Qué opinión le merece el comportamiento de los servicios de inteligencia antes, durante y después del atentado contra la vida de CFK? 

-El accionar de la custodia de la vicepresidenta y en general de la Policía Federal, así como el de la Policía de la Ciudad, fue desastroso. No se cumplió ninguno de los protocolos establecidos. Respecto al accionar de los servicios de inteligencia nacionales (AFI), de la Policía Federal y de la Policía de la Ciudad en su deber de adelantarse a los hechos, prevenir, detectar células terroristas y demás funciones, el resultado fue desastroso, directamente inexistente. Esto es producto de la improvisación y de la inexistencia de un servicio de inteligencia profesional dedicado históricamente a operaciones berretas. 

¿Qué tipo de repercusiones sociales -y dentro del ámbito político -especula usted que puede acarrear la decisión de CFK de no postularse en las próximas elecciones? 


-Le guste a quien le guste, es indudable que Cristina Fernández es la dirigente más importante de la política argentina de los últimos 20 años. Por lo tanto, su proscripción supone la existencia de un enorme vacío en el peronismo, pero también impacta en los demás espacios políticos. Sea como fuere, Cristina Fernández seguramente ejercerá un liderazgo decisivo sobre los demás dirigentes dentro del movimiento; ese será un liderazgo insoslayable o de mínima imposible de ignorarse, de modo tal que su influencia se hará notar en las próximas elecciones sin cuidado de si es o no candidata.

Un balance.

¿Se arrepiente de algo vinculado a su accionar como hombre político y miembro de las FFAA?


-No me arrepiento de nada, soy un soldado, y si por defender mis convicciones e ideales debiera volver a soportar tamañas injusticias lo volvería a hacer. Me siento profundamente orgulloso de haber podido lograr en mi gestión como Jefe del Ejército el reequipamiento y recuperación de capacidades más importante en los últimos 40 años dentro del Ejército Argentino. Orgulloso de haber elevado el nivel de racionamiento y uniformes de los oficiales, suboficiales y soldados. De haber recorrido todas las unidades del Ejército en todo el país de extremo a extremo, de haber comenzado un proceso virtuoso que lamentablemente quedó trunco con el gobierno Macrista, que optó por el camino opuesto, el de la desinversión, la falta de equipamiento, la venta y concesión de terrenos e inmuebles pertenecientes a las Fuerzas Armadas, la disolución de Grandes Unidades y el feroz achicamiento de su presupuesto. La Defensa ha sido relegada por muchos años y eso ha producido un estancamiento y un retroceso en las capacidades que deberían tener las Fuerzas Armadas para defender los recursos estratégicos, nuestros recursos naturales, es decir, la soberanía de la patria. Creo que el peronismo, movimiento defensor de la soberanía nacional por excelencia debe pagar esa deuda con la sociedad y reincorporar a las FFAA a un proyecto de desarrollo nacional.

  

 

La Nueva Mañana - Semanario de Edición Impresa 291

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

360-x-360

 

 

HINS-Energía---360x150

 

PyL_Neum-360x150

 

2022-09-01 - Muni VM - 360x150

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"