Se realizó un simulacro inédito en la Central Nuclear Embalse

Ed Impresa 07/10/2022 Por Marcos Villalobo
Fue el 40° Ejercicio de Aplicación del Plan de Emergencias. Por primera vez se desarrolló en conjunto con localidades y comunas de un radio de 10 kilómetros.
simulacro CNE00001
"Este simulacro tuvo una modalidad diferente a la realizada en otras ocasiones”, explicó Marcos Carbonell. Foto: gentileza.

chapa_ed_impresa_01   

 

“Atención. La Central Nuclear Embalse ha declarado alarma roja.... Si ya recibió su comprimido de yodo, ahora ingiéralo. Permanezca en su vivienda, en su lugar de trabajo o en el interior de un edificio. Cierre puertas y ventanas. Reiteramos: cierre puertas y ventanas. Manténgase permanentemente informado sintonizando esta radio...” La voz de la locutora Fabiana Reynoso luce seria, provoca una sensación de alerta, pero al mismo tiempo genera tranquila. Insta a que cualquier oyente se acerque a la radio. Sin embargo, automáticamente, aclara: “El mensaje que acabamos de emitir es parte de un simulacro”.

A primera hora del día miércoles hubo un corte de energía. Duró pocos segundos. Más tarde, de manera intermitente se escucharon sirenas. Gendarmes y bomberos en las calles. Así se vivió el 5 de octubre pasado, de 8 a 14, en varios pueblos de Calamuchita. 

Es que la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN) y Nucleoeléctrica Argentina (NA-SA), entidad responsable de las centrales nucleares en Argentina, llevaron adelante el 40° Ejercicio de Aplicación del Plan de Emergencias de la Central Nuclear Embalse.

“Es un simulacro que tradicionalmente se realiza de forma externa, involucrando a las diferentes comunidades y al personal. Se hace respuesta de la emergencia desde plata, la autoridad regulatoria nuclear, fuerza de seguridad, fuerzas armadas, defensa civil de las localidades involucradas de la provincia de Córdoba, gendarmería nacional y también la policía. En esta oportunidad, vale destacar, que fue el primer ejercicio que realizamos después de la pandemia. Y tuvo una modalidad diferente a la realizada en otras ocasiones”, le explicó Marcos Carbonell, de asuntos institucionales de la CNE a La Nueva Mañana.

A propósito de esa modalidad, fue la primera vez que el simulacro abarcó la participación simultánea de todas las localidades y comunas dentro del radio de los 10 kilómetros alrededor de la central nuclear. Es decir: Embalse, La Cruz, Segunda Usina, Villa del Dique, El Quebracho, Las Sierritas, Villa Quillinzo y Villa Rumipal. Además, en la localidad de Almafuerte estuvo ubicado el Centro Operativo de Emergencia Nuclear (COEN), lugar donde estaban las autoridades y se tomaban las decisiones a nivel local.

Vale recordar que anteriormente se realizaba un simulacro por vez, en cada localidad y luego se iba rotando cada dos años. “Fue un nuevo desafío, ya que se probaron acciones y tiempos para ver si hay que mejorar, cambiar o mantener”, resaltó el funcionario.

Involucramiento

El simulacro tuvo como misión el entrenamiento de las organizaciones de respuesta, que intervienen como primeros respondedores en caso de emergencia nuclear, para que coordinen y practiquen las tareas que tienen asignadas en una emergencia. 

Según explicaron, el ejercicio de aplicación promueve la capacitación y la difusión de información a la población de las localidades vecinas a la central nuclear acerca de las medidas de protección ante una emergencia nuclear, y cómo llevarlas a cabo. En ese marco, la ARN realizó en junio y julio pasados una capacitación en escuelas de la zona sobre las medidas de protección, que alcanzó a más de 4.500 alumnos de 22 instituciones educativas, de todos los niveles (primario, secundario y nocturnos).

En ese marco, Carbonell contó: “La respuesta de los vecinos siempre es favorable. En esta ocasión se hizo un trabajo previo, realizando capacitaciones, especialmente en centro educativos”.
Y resaltó: “Consideramos que los alumnos son el mejor factor de multiplicación en cuanto a la información hacia las familias, vecinos, y todo el círculo social. Tenemos muy buena práctica de capacitación con ese sector y notamos mucho interés, en especial, es este grupo de vecinos”.

Central embalse00002

Ejercicios ante un posible accidente para resguardar la salud y el ambiente

La Central Nuclear Embalse es la segunda planta nuclear construida en Argentina y está unicada en la costa sur del embalse del Río Tercero. Comenzó a construirse el 7 de mayo de 1974; en 1983 se incorpora al Sistema Interconectado Nacional con más de 5.5 millones de MWh al año, y el 20 de enero de 1984 comenzó su operación comercial. Finalizó su primer ciclo operativo el 31 de diciembre de 2015. Posteriormente, tras completar el proyecto de “Extensión de Vida”, la central alcanzó con éxito la puesta a crítico de su reactor el 4 de enero de 2019, iniciando el segundo ciclo operativo por un ciclo de 30 años.

Las centrales deben poseer un plan de emergencia ante la posibilidad de un accidente para reducir las posibles consecuencias para la salud y el ambiente. En ese marco en la CNE existe “un Plan de Emergencia Externo, el cual es uno de los requerimientos de la ARN para que pueda operar”. 

Es por esa razón que se llevan adelante estos ejercicios, llamados “simulacros” que cuentan con la participación de diversos actores locales.

En estos momentos en la Central Nuclear Embalse se está realizando la parada (ver aparte). No obstante, los empleados sí formaron parte de este ejercicio de simulacro.

“Dentro del simulacro externo tenemos lo que es la organización de respuesta a la emergencia, que es un sector que está integrado por diferentes empleados de la planta, que tienen a cargo una guardia y están en la organización. El resto del personal no interviene en la parte externa; y nosotros realizamos ejercicios internos de simulacro y allí se practica con esta organización con respuesta de emergencia y el que no pertenezca a la organización se simula la evacuación de los mismos”, resaltó Carbonell.


La “parada”

Por estas horas se está desarrollando la Parada Programada de Mantenimiento de la Central Nuclear Embalse. Comenzó el fin de semana pasado y durara 52 días. En este período de tiempo se realizan tareas de mantenimiento preventivo y correctivo, más algunas reparaciones de componentes o sistemas que sean necesarios. Luego de este periodo se regresará a las actividades habituales. Esta es la segunda Parada desde la Extensión de Vida. A propósito, de la Parada programada participan unos 900 trabajadores transitorios, que forman parte de las empresas contratistas; además de los mil trabajadores que ya tiene la Central en su planta permanente.


Extensión de vida

La Extensión de Vida de la Central Nuclear Embalse, permite:

  • Aportar energía en forma segura y confiable para más de 3 millones de habitantes.
  • Diversificar la matriz energética, contribuyendo al autoabastecimiento.
  • Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Producir Cobalto 60 para abastecer el mercado interno en aplicaciones medicinales e industriales, y para exportar.
  • Mantener la fuente de trabajo para más de 1000 familias durante los próximos 30 años.  

 

La Nueva Mañana - Edición Impresa 279

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar