Las medidas de Batakis, bajo la lupa del empresariado cordobés

Ed Impresa 15/07/2022 Por Nicolás Fassi
Representantes del sector evaluaron las frenéticas primeras horas de la ministra de Economía. Preocupan la falta de precios, mercado interno, ordenamiento de las cuentas y la ausencia de dólares.
Ércole Felippa - Gustavo Del Boca - Humberto Spacessi
Humberto Spacessi, titular de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme). Gustavo Del Boca, presidente de la Cámara de Industriales Metalúrgicos y Componentes de Córdoba (Cimcc). Ércole Felippa, presidente de la empresa Manfrey y titular del Centro de la Industria Lechera (CIL).

chapa_ed_impresa_01   

Especial para La Nueva Mañana

“Orden fiscal”, “señal a los mercados”, “vivir con lo que tenemos” fueron algunos de los hits que resonaron durante toda la semana tras los anuncios realizados por la ministra de Economía Silvina Batakis, quien inauguró ¿otra etapa? tras la tempestuosa salida de Martín Guzmán.

En el raid de visitas a los distintos medios de comunicación, de un lado y otro de la grieta, la nueva jefa del Palacio de Hacienda ratificó la mirada orientada a la producción en el marco de la escasez de dólares en la plaza y del fuerte golpe especulativo que elevó aún más los precios, cuyo efecto se sentirá en los guarismos inflacionarios del corriente mes.

En igual sintonía a lo sostenido desde las centrales nacionales, las señales lanzadas por el equipo económico fueron recibidas con cautela por referentes de distintos sectores productivos cordobeses, algo previsible teniendo en cuenta el historial de anuncios fallidos, contramarchas y, fundamentalmente, de la falta de certezas.
En concreto, las incertidumbres rondan en torno al volumen del respaldo político, puertas adentro y afuera del Frente de Todos, que tendrá Batakis para concretar la batería de medidas anunciadas. 

Descontando que la madre de las batallas es el combate a la inflación, los empresarios grandes, medianos y pequeños, coinciden en cuanto a los objetivos generales, pero difieren en torno al camino a tomar para llegar a ellos.

Muy distintas son las reacciones de las organizaciones populares y sociales. Después de tomar con pinzas los dichos de Batakis, convocaron de inmediato a la acción con asambleas y movilizaciones, dejando abierto el capítulo acerca del nivel de conflictividad que generarán las medidas.

En tanto, el termómetro inflacionario continúa en subida, achicando el margen de maniobra y de respuesta del nuevo elenco económico.

Entre señales y realidades

“Lo que intentó es tranquilizar los mercados. Había demasiado río revuelto. (Batakis) trató de marcar los ejes generales por los cuales se va a transitar. Esperemos que realmente lo logre, porque si no, no podemos tranquilizar nada”, señala Humberto Spacessi, titular de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme) ante la consulta de La Nueva Mañana.

Para el empresario, la intempestiva dimisión de Martín Guzmán generó una “tormenta complicada, tras la cual se están pagando los coletazos”. “Creo y espero que estas medidas tranquilicen la macro para que nos empecemos a ocupar de la micro”, apuntó no sin antes advertir que las medidas significan “puntos suspensivos” en medio de la crisis y que la incertidumbre es grande.

“Hace falta tranquilizar y generar más mercado y más consumo interno. No sólo hay que cuidar las cuentas públicas y las cuentas externas, sino las cuentas internas que son el consumo que cada vecino necesita y que nosotros tenemos como mercado latente”, aseveró.

“Nuestra mayor preocupación es poder mantener nuestras empresas marchando”

Por su parte, Gustavo Del Boca, presidente de la Cámara de Industriales Metalúrgicos y Componentes de Córdoba (Cimcc), se mostró de acuerdo en torno a la promesa de equilibrio de la balanza de pagos. “Nos parece perfecto. Esperemos que tenga la capacidad política de llevarlo a cabo”, señaló. 

De cualquier manera, criticó la ausencia de medidas en torno a un problema central como la escasez de dólares para la producción. “La imposibilidad de girar divisas al exterior nos tiene muy preocupados. Sobre esto no se expresó absolutamente nada. Si no solucionamos este tema podemos tener paradas y suspensiones de personal”, advirtió el empresario, quien reiteró que “nuestra mayor preocupación es poder mantener nuestras empresas marchando. Hay un sector que necesita de insumos que se compran en el exterior”.

“El tema de equilibrar la balanza de pagos nos parece más que necesario, veremos si se puede hacer. Si no la otra solución es mayor presión tributaria, que es imposible”, indicó Del Boca.

Las medidas son “conceptualmente” acertadas

En la misma línea se expresó Ércole Felippa, presidente de la empresa Manfrey y titular del Centro de la Industria Lechera (CIL), quien además de reclamar “liderazgo político”, opinó que las medidas son “conceptualmente” acertadas porque había que dar una señal a los mercados. 

“Lo que hace falta es liderazgo político en la coalición gobernante. Para mantener el equilibrio fiscal hacen falta una serie de decisiones políticas muy fuertes que el anterior ministro no pudo tomar. La duda que existe es saber si tendrá el acompañamiento político para tomarlas. Acompañamiento que no tuvo el propio Guzmán. Es la cuestión central. Conceptualmente están apuntados en el buen sentido. El tema es cómo llegar a ellas”, sostuvo el empresario lácteo, mostrando una posición intermedia.

“Sí creo que existe la decisión política de normalizar el flujo de insumos necesarios para los procesos productivos que no entran por el cepo a las importaciones, pero el problema de fondo sigue siendo el faltante de dólares. Este tipo de procesos no se normaliza de un día para el otro”, aseguró.

En cuanto al pedido de respaldo por parte del empresariado, Felippa dijo que en general se viene acompañando “a pesar de que manera permanente y sistemática se los apunta y responsabiliza por la situación del país cuando en realidad poder producir en un contexto con tanta incertidumbre y cambio de las reglas del juego no es sencillo”.

El déficit, precios e integración

La manera de abordar el problema del déficit fiscal es quizá la mayor diferencia entre los empresarios. Sin perder de vista el mercado interno, Spacessi sostiene que “el asunto es en base a qué y qué es lo que se va a ajustar. Si van a ajustar gastos suntuosos, van a gastar menos en publicidad, perfecto”. “En cambio, si va a ser la población en general no estoy de acuerdo. Primero porque es injusto, porque siempre pagan los platos rotos, sino porque también las pymes vivimos del dinero de los vecinos”, sostuvo para luego preguntarse: “desde la teoría, ¿quién va a estar en contra de controlar el déficit fiscal?”.

Para Del Boca, en tanto, la cuestión del acceso a la moneda norteamericana para la importación es central, ya que de ello depende la disponibilidad de insumos para la producción. “El mundo está integrado, no podemos vivir aislados. ¿Cómo vamos a seguir importando insumos que nos hacen falta para producir”?, indicó.

En cuanto a los precios, Felippa y Spacessi coincidieron en que la falta de una referencia dañó de manera severa la cadena de comercialización. “El problema de los precios es que no hay. No hay entrega de insumos. Eso dificulta todo, porque produce una escalada de precios, sino que ni siquiera hay cotizaciones”, opinó el titular de Manfrey. “Hay entregas pautadas que no se concretaron, los precios no están consustanciados. Nos tenemos que ocupar de la micro y de la capacidad de los vecinos para consumir”, finalizó el titular de Apyme.

 

 

LNM - Edición Impresa 267

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

 

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"