Una imagen para decirlo: 63 autores expresan lo que es necesario ser dicho

Ed Impresa 20/05/2022 Por Mauricio Micheloud
La palabra para abordar el horror y ver más allá de lo que una imagen nos dice: 63 autores que expresan lo que la dictadura y los vuelos de la muerte nos quisieron ocultar.
Tapa-fondo-blanco-1
Este libro es un modo de salir de esa oscuridad. gentileza: Ilustración

chapa_ed_impresa_01   

Especial para La Nueva Mañana

Entrar a un avión vacío. Un pasillo frío y desprovisto de asientos o cualquier comodidad. Un pasillo oscuro como un patíbulo. Ver hacia el fondo que hay una abertura con luz, pero resulta ser, más bien, una puerta a la oscuridad. Ver las ventanas sin paisajes solo para estremecerse. Claroscuros solo para distinguir líneas y texturas. Es un avión de carga, un Skyvan, un transporte pequeño que vuela hacia la muerte.

La descripción alude a una foto tomada desde adentro de un avión de carga sacada por el fotógrafo Giancarlo Ceraudo que, en compañía de Miriam Lewin, investigaron el paradero de los aviones utilizados para llevar a cabo los “Vuelos de la muerte”. Este mismo avión fue usado para transportar a personas secuestradas por la última dictadura militar y arrojarlas dopadas al mar. Entre tantos horrores indescriptibles, los de los Vuelos de la Muerte han sido uno de los de más compleja investigación y recuperación de datos. Pero esta y otras instancias de búsqueda de datos, la confesión de Adolfo Scilingo y la lucha permanente de familiares y organismos de DDHH fueron arrojando un poco de luz sobre las sombras.

Reflexionar desde el arte

Pero además de la búsqueda de la verdad se vuelve necesario reflexionar desde el arte. La luz también se encuentra ahí, en las palabras de quienes puedan expresarlas con la potencia de la creación poética. Así lo entendió Mónica Rosenblum quien, desde el dolor de no saber dónde está su hermano secuestrado por la dictadura, movilizó un equipo editorial y un nutrido grupo de escritoras y escritores a partir de la contemplación de la foto de Ceraudo.

La antología, nombrada “Una imagen para decirlo”, cuenta con una importante cantidad de colaboraciones. Poetas, narradores, voces generosas que aportaron su mirada sobre una imagen que sin contexto podría pasar desapercibida pero que en verdad es un documento vital para indagar en el horror de una dictadura que recurrió a recursos inhumanos para sostenerse sin oposición. La imagen como disparador de la palabra. El texto inicial de María Teresa Andruetto ya es impactante, una suerte de descripción técnica del avión y su función práctica. El marco adecuado para armar el esqueleto de la máquina y su acontecer histórico. Lo que sigue son en su mayoría poesías y algunos textos en prosa que da cuenta de las sensaciones de cada participante de la antología.

La elección de quienes participan en la antología es variada en estilos y sobre todo en experiencias. Hay quienes vivieron esos tiempos oscuros más de cerca y lo sufrieron de primera mano y aportan una mirada de una biografía atravesada por ese dolor. Hay quienes no lo vivieron de primera mano, pero se criaron con las consecuencias más o menos directas de ese período. Pero también está contemplada la voz de quienes nacieron en democracia pero se saben herederos de una historia que no se olvida.

Una historia que se cuela en cada rincón

Cada mirada, cada voz está ahí para decir su verdad, su búsqueda entre las líneas que dibujan las luces y sombras de una imagen. Una cabina vacía para el ojo ocasional, pero tan llena de historia que se cuela en cada rincón que no deja de ser un llamado a escudriñar cada centímetro para ver si podemos encontrar ahí alguna respuesta. Al leer este libro no pude dejar de volver a la imagen una y otra vez. Quería leer ahí lo que leía en el poema más reciente. De ahí partieron y nunca volvieron. Solo queda oscuridad, y no solo por un sentido metafórico de lo que los vuelos significan. Hay mucho sin saber, hay mucha información oculta. Justamente porque se trata de un plan de exterminio que buscaba no dejar ningún rastro de la atrocidad.

Entonces, echar un poco de luz a estos sucesos se vuelve imperioso. Este libro es un modo de salir de esa oscuridad y tal como lo dice Mónica Rosenblum en el prólogo: “A estos ensayos de respuesta acerca de la dificultad de hablar de los vuelos - no solo en las producciones culturales, sino, en general - habría que agregar el hecho de que, si bien hay sobrevivientes que han sido testigos de los llamados traslados, y otras personas que han testimoniado acerca de esta práctica de exterminio, la- difícil de adjetivar – realidad es que no hay sobrevivientes de los vuelos; nadie ha regresado de allí.”

Escribir sobre ello, indagar desde una imagen y crear desde allí, es una manera de sacar el velo y transparentar los hechos. Decirlo. Siempre decirlo.

Una imagen para decirlo

Antología
Paisanita Editora
9789874762474
174 páginas

 

 

LNM - Edición Impresa 259

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

 

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"