Las protestas del agro instalaron el debate sobre la política impositiva

Ed Impresa 29/04/2022 Por Facundo Piai
Impuesto a la renta inesperada: el proyecto que generó la reacción de parte de empresarios y políticos opositores y la discusión sobre la estructura tributaria.
Tractorazo © NA
La Sociedad Rural que señala a la iniciativa del Impuesto a la renta inesperada como un “manotazo al sector privado”. (Foto: NA)

chapa_ed_impresa_01   

Especial para La Nueva Mañana

Se trate de una bala de salva más del Gobierno o no, cierto es que el rechazo no se hizo esperar e instaló la discusión sobre la estructura tributaria argentina. Quien no tardó en ponerse al frente del rechazo fue la Sociedad Rural que señala a la iniciativa como un “manotazo al sector privado”. En sintonía, los dirigentes de Cambiemos alegan que no aprobarán la medida en el Congreso porque frena “totalmente” las inversiones. Por su parte, a la espera de conocer mayores precisiones sobre el proyecto, la UIA mantiene la cautela, no sin “preocupación”. En su último reporte aludieron indirectamente al tema al señalar que Argentina mantiene alta presión impositiva y bajo crédito.

Los principales detractores sostienen que Argentina es uno de los países que más impuestos cobran a las empresas y que esta estructura impositiva desalienta a la inversión.  Informes de consultoras privadas cuantifican en más de 160 los diferentes impuestos que deben afrontar los empresarios, un número discutido por los economistas. Además, el Banco Mundial también abona esta narrativa al definir que los impuestos que recaen sobre las empresas representan en promedio un 106,3% de sus ganancias netas. En efecto, lo que el modelo Doing Business del Banco Mundial sugiere es que si una empresa cumple con todas las obligaciones quiebra.

En las filas de los economistas especializados en finanzas públicas, no son pocos quienes descartan ese modelo por presentar limitaciones metodológicas. Los críticos del Doing Business sostienen que el modelo para comparar las diferentes presiones impositivas define una empresa en abstracto, común a cualquier economía, a la cual somete a un sistema tributario definido grosso modo. Por tanto, al tratarse de un modelo de simulación dibujado, alejado de la realidad, las conclusiones son objetables. 

Tractorazo 23A © gentileza
“La presión impositiva en el país “es elevada solamente para los estratos de menores ingresos y patrimonios, y no lo es para grandes empresas y patrimonios”. (Foto: NA)
Magdalena Rua, contadora y magister en Economía Política.

En el mismo sentido, el reporte de la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que mide presión fiscal, también coloca a la Argentina por arriba del promedio regional. Según la OCDE, Francia y Dinamarca lideran el ranking al recaudar entre el 45 y 50% del producto. Mientras que la presión fiscal de los 38 países de esta organización internacional (mayormente potencias) es de 34%, acá se recauda el 28% del producto. Según estas estimaciones, Argentina supera al promedio de la Región en cinco puntos porcentuales, pero se encuentra por debajo de Brasil y Uruguay.

Sin embargo, estas mediciones también tienen inconsistencias metodológicas. Especialistas en finanzas públicas señalan que en el afán de poder comparar sistemas impositivos homogeneizándolos, el cálculo de la OCDE también termina por desatender la singularidad del sistema tributario.  Por caso, este análisis no desagrega de la presión impositiva nacional los impuestos que van a las arcas provinciales, en función de nuestro sistema federal de impuestos, entre otras exenciones y devoluciones. Lo que hace que la presión impositiva real sea algo menor a la señalada por la OCDE. 

En diálogo con La Nueva Mañana, la contadora y magister en Economía Política, Magdalena Rua, señaló que la presión impositiva en el país “es elevada solamente para los estratos de menores ingresos y patrimonios, y no lo es para grandes empresas y patrimonios”. Esto obedece al carácter regresivo de la estructura tributaria argentina que tiene al IVA como el impuesto con mayor peso en la recaudación tributaria nacional. En otras palabras, se grava más a la actividad y al consumo (indistintamente de la capacidad económica del contribuyente) que a las rentas y ganancias. Además, quien también es docente de la Universidad de Buenos Aires aclaró que no es acertado afirmar que hay 160 impuestos. Ese número mezcla impuestos nacionales con provinciales, junto a tasas, derechos y diferentes contribuciones, por tanto “no es representativo”.

Un sistema tributario a contramano del mundo

Contrariamente a lo que ocurre en las potencias occidentales en donde los impuestos progresivos explican el 55% de la recaudación total, en Argentina los tributos a los grandes patrimonios solo explican el 38% de lo recaudado, según un estudio del Centro de Economía Política Argentina. Inclusive, este último informe señala que Uruguay y Chile gravan impositivamente a quienes más tienen que la Argentina. Frente a esto, Magdalena Rua añade que, además, “las grandes empresas y altos patrimonios” suelen “eludir el pago de impuestos a través de maniobras complejas y vericuetos legales”. Por otro lado, quienes no pueden evitar el pago de sus tributos son “las pequeñas empresas” y “los asalariados”; que “sufren retenciones del Impuesto a las Ganancias en sus recibos de sueldo y del IVA en sus consumos”.

En el mismo sentido, un informe realizado por el economista especializado en tributo José María Rinaldi para la jornada de finanzas públicas demuestra que más del 70% de los impuestos son trasladables a precios. Otra particularidad del sistema tributario que incide en la planificación de muchas empresas nacionales tiene que ver con que la tasa de ganancia para una pyme o una empresa grande no tiene distinción. En consecuencia, una empresa familiar paga el mismo gravamen que una multinacional.

Para corregir las asimetrías entre las diferentes empresas de acuerdo a la capacidad contributiva real, hay países que tienen regímenes especiales. Por caso, en Brasil, las micro, pequeñas y medianas empresas tributan con un régimen simplificado. Otros países tienen sistemas con tasas diferenciales según diferentes criterios como puede ser escalones de ventas u otros criterios que abonan a que haya mayor justicia contributiva. 

 

 

LNM - Edición Impresa 256

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

 

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"