La industria automotriz proyecta incrementar 30% la producción

Ed Impresa 28/01/2022 Por Facundo Piai
Desde la entidad que nuclea a las automotrices prevén un aumento de las exportaciones de 34% respecto al 2021. El ritmo de producción local se asemeja al promedio nacional.
Ed 243 © Pito Campos_b
En comparación con el 2019, la industria automotriz argentina es de las que más creció, puesto que la mayoría de los países contrajeron su producción, tales como Alemania, España, Brasil y México. (Ilustración: Daniel "Pito" Campos)

chapa_ed_impresa_01  

 

Especial para La Nueva Mañana

La información oficial dada a conocer recientemente corrobora lo que se presumía: el rebote de la actividad económica del año pasado permitió recuperar los diez puntos porcentuales de recesión del 2020. Desde luego que no todos los sectores de la economía rebotaron al unísono.  Más bien, algunos lograron revertir la merma sufrida durante la coronacrisis, otros, inclusive, pudieron robustecerse aún más, mientras que distintas actividades todavía no recuperaron lo suficiente. Dentro de los que muestran buena performance se destaca el sector industrial que lleva trece meses consecutivos de números positivos en la comparación interanual.

La performance de las unidades fabriles sorprendió a propios y extraños, al mostrar un nivel de recuperación de los más acelerados en el mundo, según consigna un informe de la cartera de Producción. Así, la industria manufacturera superó la performance del año anterior a la pandemia en un 7%. Se trata de la variación positiva más alta de la región; y por arriba “de Europa Occidental, India, Japón y Estados Unidos”, de acuerdo al último reporte del Centro de Estudios Para la Producción. Dentro de los sectores relevados, la rama fabril que se destacó por sobre el resto fue la industria automotriz que, por su dinamismo, traccionó a diferentes actividades conexas.

El sector fabril se destacó por sobre el resto

En comparación con el 2019, la industria automotriz argentina es de las que más creció, puesto que la mayoría de los países contrajeron su producción. El informe evidencia que Alemania, España, Brasil y México son, “dentro de los países con información disponible”, los que más se contrajeron. Mientras que, por otro lado, Argentina con un crecimiento del 38% es junto a China el único país que produce más que antes de la pandemia; patentando más autos que Malasia y Rumania, plazas con una capacidad de producción similar a la Argentina. Destacándose también la incorporación de autopartes nacionales por cada vehículo producido, pese a la reticencia de algunas terminales a desarrollar proveedores locales y que hacen lobby para aumentar las importaciones, según trascendidos del sector.

El último informe de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa) da cuenta de que en el 2021 produjeron casi un 70% más que el año anterior. En diálogo con este medio, Leonardo Destéfano, Gerente de Relaciones Externas de Stellantis (ex Fiat), enfatizó que el liderazgo del grupo es determinante. Stellantis es el resultado de la fusión de Fiat Chrysler y Groupe PSA, responsable de Peugeot y Citroen, celebrada en 2021. En efecto, opera con seis marcas en este mercado logrando que uno de cada tres autos vendidos en el país sea de este grupo. 

En la planta emplazada en barrio Ferreyra, explicó Destéfano, donde se produce el Fiat Cronos, líder del mercado, lograron duplicar “los volúmenes respecto al 2020”. Mientras que en la planta bonaerense ubicada en El Palomar, desde donde producen el Peugeot 208, abrieron un segundo turno y la producción creció hasta por seis veces en relación a años anteriores. Desde el comienzo de la pandemia, el grupo busca que “los vehículos de producción nacional” tengan mayor presencia en el “mercado local” e internacional. Objetivos que seguirán buscando este año, fortaleciendo la posición en ambos frentes.

Destefano
Leonardo Destéfano, gerente de Relaciones Externas de Stellantis (ex Fiat): “Los autos de producción nacional de Stellantis son de los que más cuentan con componentes locales, lo que permite una gran participación de proveedores locales y genera un círculo virtuoso”.  

Más componentes nacionales

Asimismo, el gerente de relaciones exteriores del grupo ítalo-franco-estadounidense explicó que en los últimos años pudieron incorporar más autopartes hechas en el país. “Los autos de producción nacional de Stellantis son de los que más cuentan con componentes locales”. En el caso del modelo más elegido por los argentinos (el Fiat Cronos), la integración nacional llega al “48% del total de componentes”. “Esto permite una gran participación de proveedores locales y genera un círculo virtuoso de producción local y crecimiento de la cadena de valor del sector”.  

El aumento de componentes nacionales por vehículo patentado junto a la integración vertical de la cadena son objetivos claves para el equipo económico del gobierno. Frente a una Argentina en donde los dólares siempre son escasos, la reducción del déficit de la balanza comercial en dólares de la industria automotriz es nodal para el gobierno. En efecto, la contracara del aumento de la producción de vehículos y el incremento de las exportaciones (del 88% en relación al 2020) es la creciente importación de autopartes. El último reporte de la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (Afac) informa que la buena performance de la industria automotriz traccionó las importaciones de autopartes alcanzando los USD 5.988 millones durante los primeros 9 meses del 2021. Mientras que las exportaciones del sector autopartista se cuentan por USD 1.033 millones.

Optimismo del sindicato

Por su parte, desde el sindicato que nuclea a los trabajadores de las automotrices confían en que las terminales incorporen más autopartes nacionales. El vocero de Smata aclaró a LNM que mientras continúen las políticas de estímulo para el desarrollo de proveedores locales, se sigan sancionado normativas que resguardan al sector, “siga habiendo un cuidado de los dólares y eso restrinja el ingreso de vehículos importados”, el 2022 también será un buen año. “No solo por la producción de autos sino por la incorporación de autopartes nacionales que es lo que tanto estamos buscando”, señaló. 

Almada
Leonardo Almada, secretario de prensa de Smata: El sindicato que nuclea a los trabajadores del sector se muestra optimista con la incorporación de más autopartes locales, lo que repercute en más empleo.

Leonardo Almada explicó que la experiencia durante el gobierno anterior evidencia que sin una política económica integral a favor de la producción la industria automotriz se debilita. “Lo primero que hizo Mauricio Macri” fue sancionar una ley de autopartes, “que veníamos reclamando”, reconoció. Sin embargo, la “apertura indiscriminada” de las importaciones terminó por perjudicar al complejo automotriz. Así, durante aquella gestión el déficit del sector autopartista llegó a superar los 8 mil millones de dólares. Actualmente, Iveco y Fiat son quienes más componente nacional incorporan. La fabricante de camiones tiene “mucho” componente local porque al tratarse de “vehículos pesados”, “el chasis” que representa más del 50% del vehículo “se hace acá”. 

Incremento del 30% de la producción

Para este año, desde la asociación que nuclea a las automotrices proyectan un incremento de la producción cercana al 30% para este año y un aumento de las exportaciones de 34%, en relación al 2021. Mientras que desde el sindicato aclaran que aún no están trabajando a tope; Renault lo está haciendo en un turno y medio; Iveco “está trabajando mucho”, pero en un turno y medio; “Volkswagen dos turnos de seis horas”; y Fiat también produce en un turno y medio. Si bien no hay anuncios concretos sobre nuevas inversiones, en el sector no las descartan. Por su parte, desde la planta de Santa Isabel, la nipona Nissan que viene de invertir más de USD700 millones en los últimos años anunció que sumará a Chile y Colombia como nuevos mercados para exportar el modelo Frontier.

Guy Rodríguez
Guy Rodríguez, director para Nissan de América del Sur: “En solo cinco años pusimos en marcha este ambicioso proyecto que hoy se consolida con la apertura de nuevos mercados”.

Así las cosas, todo parece indicar que la crisis de semiconductores que afecta a la industria en términos globales, las amenazas de una crisis sanitaria aún no superada y la incertidumbre económica local lleva a las empresas del sector a tomar estrategias cautas en lo que respecta a producción, uso de capacidad instalada y nuevas inversiones. 

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

 

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"