Atenas e Instituto, entre encantos, desafíos y proyectos

Ed Impresa 14/01/2022 Por Federico Jelic
El “Griego” y la “Gloria” caminan por la misma Liga Nacional pero con diferentes objetivos institucionales y deportivos. Miradas con dos protagonistas: Cantón y Cuello.
Basquet - Omar Cantón - Martín Cuello
Omar Cantón y Martín Cuello (Foto: Leandro Bustamante)

chapa_ed_impresa_01  

 

Son casi dos mundos diferentes en el mismo plano. Dos proyectos opuestos, presupuestos desmesurados entre uno y otro, dos realidades que compiten en un planeta paralelo pero que no se entrecruzan en los objetivos. Atenas e Instituto transitan la Liga Nacional de Básquetbol luego de superar los aislamientos y las burbujas sanitarias aún sin encontrar el rendimiento ideal pero desde lo deportivo e institucional los separan abismos entre sus  proyectos, porque mientras que por Alta Córdoba sueñan con llegar a la gloria y al campeonato, por el lado del “Griego” continúa imperando la necesidad de una transición desde lo económico para acomodar sus finanzas y no desfasar su economía, formando un equipo casi de cabotaje con más intención de formación que de aspiración.

Y con el sueño de una vez por todas poder inaugurar su estadio propio en la sede. 

Instituto con su DT Lucas Victoriano apuntan al título, buscando repetir los laureles conseguidos en el Súper 20, primera copa en sus vitrinas, pero a ello lo justifican con jugadores de jerarquía como Tayavek Gallizzi, Romano, Luciano “Chuzito” González y Martín Cuello, entre otros, aunque las lesiones le han pasado factura, ya que figura en mitad de tabla, pero en proyección no hay dudas de que terminará discutiendo el protagonismo hasta el final. Atenas, en cambio, la línea editorial es no hipotecar su patrimonio ni su cartera aunque evidentemente deberá cambiar su rumbo, debido a que ya no cuenta con referentes que tuvo en el armado del plantel. Partieron el DT Sebastián Saborido (reemplazado por Claudio “Pepa” Arrigoni) , el base Diego Gerbaudo y el escolta Eduardo Gamboa. ¿A qué se debe esa inestabilidad? El equipo marcha último, las dos pasadas temporadas disputó el repechaje para no descender y si no logra enderezar su rumbo, esta campaña luce comprometida y con el mismo destino final si no produce un cambio de timón en su rumbo deportivo.

“A pesar de todo, Atenas es como Disney” 

Omar Cantón (39 años, 2,08 cm.) llegó a Atenas como pilar desde la experiencia y de la zona pintada. Y lejos de analizar el presente con desánimo, el pivote entiende que esta oportunidad en barrio General Bustos le llegó como broche de oro para su carrera, comparando (a otra escala) su estadía en el club como “Disney”. 
“El equipo de a poco muestra síntomas para empezar a remontar, vamos entendiendo de que la reacción va también desde lo espiritual y actitudinal, nos quedamos trabajando entre Navidad y Año Nuevo para reforzar detalles y sabemos que será difícil pero no nos vamos a quedar de brazos cruzados”, le confió a La Nueva Mañana. 

- ¿Qué análisis hacés de Atenas y su objetivo en la Liga? 

- Queremos ser protagonistas, peleamos contra equipos de mucho mayor presupuesto, pero la Liga es muy pareja y debemos aprovechar. Nos vamos acomodando, le podemos ganar a cualquiera y si con un plantel corto hemos podido competir, ahora con dos hombres más (Pacheco Ortíz y Mc Clenton) vamos a dar el salto. Nos van a dar más aire, más fuerza y potencia en la rotación y eso es importante. Nos tenemos que hacer fuerte de local sobre todas las cosas. 

- ¿Te sorprende este momento de Atenas? 

- Es que para mí es un cierre de lujo de mi carrera, porque la rica historia de Atenas no la tiene nadie. En serio te digo, ya vamos a remontar porque este club se lo merece. Está en otro escalón por razones circunstanciales, pero yo crecí viendo que Atenas era el equipo más importante y ganador de la Liga Nacional, venir a jugar al Cerutti era un lujo, un desafío, un incentivo espectacular y lo sigo viviendo de esa manera. Es el más grande de Argentina por lejos. Y cuando me llamaron para venir, no lo dudé. Venir a enfrentar a Atenas era como un paseo, como ir a Disney. 

- ¿Lo decís por las figuras que tenía? 

- Sí, te juro que ya uno se preparaba días antes para venir al Cerutti. Como ir a Disney (Risas). Enfrentar a Marcelo Milanesio, “Pichi” Campana, Leandro Palladino, Diego Osella, Fabricio Oberto, a uno desde afuera lo motivaba. Miraba las tribunas y no lo podía creer. Atenas conserva su mística, ahora vamos a defender nuestro lugar en base a esos pergaminos que cosechó esta institución. Me da mucha felicidad. Todos los días me alegro de haber venido, el cariño de la gente es hermoso y ahora que formo parte, mucho más. Independientemente de que no es la misma situación ahora, la mística de Atenas va a estar siempre. 

- ¿Quién era tu ídolo o jugador favorito? 

- Oberto. Qué jugadorazo por Dios. Un tremendo referente de la posición bajo el canasto. Me encantaba enfrentarlo a pesar de su fuerza, es un fenómeno.  Lo admiro por sus movimientos y carácter. Recuerdo cuando regresó de la NBA, la gente lo seguía a todos lados. Fue una locura. 

- ¿Cuál es la virtud que te gustaría imitar de Oberto? 

- El movimiento de los pies. Era un jugador muy inteligente en ofensiva. En el último tramo de su carrera no parecía un jugador muy ofensivo porque tenía monstruos al lado que lo hicieron fortalecer en defensa. Lo seguí siempre, entrené con él cuando estuve en España, encima es un caballero. Parecía que no tenía tantos recursos ofensivos pero era tan bueno en defensa que parecía que atacaba poco.  Y nada que ver. No tenía tanta talla ni altura como los pivotes dominantes de Europa pero lo mismo se destacaba con otras facetas. Lo pude saludar, es muy atento. 

-Te podría tocar ser el plantel que inaugure el estadio propio, la casa de Atenas… 

-Sería un honor, veo que están trabajando mucho, nosotros vamos poco pero cuando pasamos por el club vemos que están avanzando, no estoy al tanto, pero si se da la inauguración, sería lindo quedar en la historia.  

- ¿Qué se puede esperar de este Atenas? 

- Estamos ansiosos de que llegue el despegue que tanto necesitamos. Que estos partidos que vienen sean el trampolín para ser protagonistas. Ya tenemos más juego con los nuevos extranjeros, va a ser un enchufe de energía para estar completos y salir a pelear con todo. 
 
Cuello: “No debemos relajarnos después de ganar el Súper 20” 

El escolta Martín Cuello (28 años, 1,93 cm.) es uno de los argumentos principales para que este Instituto sea candidato permanente en la Liga Nacional, a pesar de que cuenta el equipo con repertorio variado para seguir entre los protagonistas. Haberse consagrado campeón del Súper 20 le dio al club su primera corona que sirvió además para potenciar el objetivo de alcanzar la Liga, proyecto que desde la dirigencia, con Juan Manuel Cavagliatto, vienen apostando desde hace varios años. Sin embargo, hoy marcha en un octavo puesto que no era de esperar. 
 
“Instituto está recuperando su identidad, estos partidos tienen que servir de envión porque veníamos mal. Habíamos perdido cuatro de los últimos cinco partidos, notamos que nos estábamos quedando sin fuerzas al final para cerrar los juegos y nos vimos superados en defensa. Ahora acomodamos la cabeza y vamos para cambiar la historia y meternos de lleno en la lucha por el campeonato”, comentó el “Loku”. 
“Necesitábamos volver a confiar en nosotros. Somos un equipo largo que tiene mucha intensidad y nos encontramos más vulnerables. En estos últimos partidos esa actitud cambió”, agregó el ex Libertad de Sunchales. 

- ¿A qué le atribuyes ese bajón deportivo? 

- Estamos a tiempo, me parece que hubo varios factores, desde que los rivales te conocen más a las bajas. No es excusa, pero construimos una base para ser campeones y nos afectaron las lesiones de Tayavek y Mateo (Chiarini). Tuvimos algunos partidos donde nos metieron más de 90 puntos y es algo que no debe volver a pasar si queremos conservar la llama. No queremos eso. Vamos a volver a ser el equipo que permite no más de 75 puntos a los rivales, como nos propusimos. 

- ¿El hecho de haber sido campeones del Súper 8, los relajó un poco? 

- Creo que es algo inconsciente eso. Puede pasar. Uno se relaja porque viene de festejar el primer título de la historia de la institución, por más que sea de transición, pero no nos queremos quedar festejando eso y no avanzar en el objetivo real. Es cuestión de cambiar el chip y la cabeza. Debemos evitar relajarnos. Es hora de avanzar y con el apoyo de la gente vamos a recuperar la identidad. 

- ¿Es el año del título? 

- Es el año de intentarlo más fuerte que nunca, el aliento de la gente te lo hace sentir, es hora de avanzar y el deseo es seguir siendo siempre candidatos. Estos jugadores van a dejar todo para lograrlo. 

- Imagino que a la par disfrutás de las convocatorias a la Selección Argentina en las ventanas FIFA… 

- Sí claro, disfruto a mil. Es un sueño hecho realidad. En las ventanas de Sudamérica la oportunidad de mostrarse es clave y me está tocando. La idea es seguir formando parte, es una ilusión, así que bienvenido sea, siempre voy a estar para participar. 

- Se te nota más cómodo que nunca en Instituto… 

- Es como mi segunda casa, o la primera (risas). Me siento uno más de la familia, la gente te muestra afecto, te manda mensajes, te sigue en redes sociales, te da su aliento y en cancha me siento cómodo, me puedo desenvolver como lo siento y quiero. Ya son tres temporadas en Instituto, me siento identificado. El salto ya se va a dar.  

 

 

LNM - Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más 
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los viernes en tu kiosco ]


Te puede interesar

Boletín de noticias

 

 

Te puede interesar

data-matched-content-ui-type="image_card_sidebyside" data-matched-content-rows-num="4" data-matched-content-columns-num="1"